Los encantos del sur de la Selva Negra en Alemania

Cuando los Hermanos Grimm describían en sus cuentos los paisajes de bosques encantados donde reposaban bellas durmientes, eran atravesados por caperucitas rojas que huían del lobo o se escondían muchachas blancas como la nieve junto a un grupo de enanitos, seguramente se referirían a los extraordinarios paisajes de la Selva Negra en Alemania.

Este precioso territorio que debe su nombre al macizo montañoso sobre el que se asienta es célebre por la deliciosa tarta homónima, su frondosa vegetación y arboledas o unos lagos idílicos rodeados por pueblecitos encantadores repletos de casitas con bellas fachadas y relojes de cuco de todos los colores y tamaños (me pregunto de dónde vendrá esta obsesión).


Es un destino perfecto para desconectar del mundanal ruido, aunque se necesitarían un par de semanas para disfrutar de todos sus atractivos, así que si estás pensando en una escapada corta para combinar con otras zonas de Alemania te recomendamos una ruta por el sur de la Selva Negra.

 

Entre picos y lagos: Feldberg y Titisee

Lago Titisee

Al que le gusten los paisajes boscosos y los valles que quitan el hipo disfrutará de lo lindo con esta escapada. La ruta puede empezar desde arriba, en las faldas (o la cima) del pico Feldberg de 1493 metros de altitud. Se trata del punto más elevado de la Selva Negra y en invierno se convierte en un importante centro de esquí. Cuando las nieves se funden en verano van a parar al turístico lago Titisee. Sus alrededores suelen estar hasta la bandera, pero puedes alquilar una barquita a pedales para alejarte de todo y disfrutar de unas vistas excepcionales.

 

Friburgo, la ciudad más cálida de Alemania

Friburgo-resize

Visitando esta hermosa ciudad se puede comprender perfectamente la esencia de la Selva Negra. Tiene un casco urbano realmente delicioso, posee uno de los Altstadt más bellos de Alemania donde su Münster o catedral juega un papel fundamental. Las calles comerciales siempre están animadísimas con sus terracitas que reciben más de 2.000 horas de luz al año. La guinda del pastel la ponen los espectaculares paisajes montañosos y los bosques que rodean Friburgo. Una visita imprescindible.

 

En búsqueda de tu pueblecito de cuento

Catedral de St Blasien (2).jpg

Una de los divertimentos más especiales de una escapada a la Selva Negra es ir de pueblo en pueblo sin ninguna pretensión, sólo disfrutar del camino y encontrar algún rincón que te enamore. Breisach rodeado de viñedos, el tradicional St Peter y su antigua abadía benedictina, la vetusta Rottweil, Schluchsee y su lago, el bucólico Lenzkirch o encontrar catedrales dignas de papas en St. Blasien. Da igual el camino que escojas, seguro que acabas en un pueblecito muy poético.

 

Tartas y cataratas en Triberg

 

Triberg es probablemente el pueblo más conocido de la Selva Negra. La localidad en sí no es nada del otro mundo, pero fue en el Cafe Schäfer donde nació el pastel internacionalmente conocido como tarta Selva Negra. En esta pastelería Claus Schäfer conserva la receta original de su afamado postre que le transmitió Josef Keller en 1905. Antes de contentar a tus instintos más golosos puedes abrir el apetito caminando hasta las cataratas más altas de Alemania o visitando los que compiten por ser los relojes de cuco más grandes de todo el mundo.

 

Cascadas en la Selva Negra

 

Divertirse en el Steinwasen Park

Steinwasen Park-resize850x562.JPG

 

En uno de esos valles tan característicos de la Selva Negra está ubicado el Steinwasen Park. Es una especie de parque temático de la naturaleza que combina atracciones propias de este tipo de centros con la visita de un zoo con especies que habitan en las montañas. Una de las actividades más divertidas es deslizarse por un enorme tobogán al que debes subir con un teleférico. Imagínate lo emocionantes que son los varios minutos de descenso. Lo mejor de este lugar es el entorno.

 

Si te sobra tiempo... viaja al Lago Constanza

Meersburg en el Lago Constanza-resize860x569.JPG

 

Aunque no está dentro de los límites de la Selva Negra, merece la pena conducir unas horitas y acercarse hasta el magnífico Lago Constanza. Se trata del tercer lago más grande de Europa y baña territorio de la propia Alemania, pero también de Italia y Suiza. La propia ciudad de Constanza o localidades como la medieval Meersburg son lugares fascinantes para pasar uno o varios días rodeados del glamour de la alta sociedad europea. Está a sólo 3 horas de Friburgo y el entorno es realmente idílico. Si vas en verano procura madrugar para encontrar aparcamiento.

 


Pau-entre-torii-rojos.jpg

Pau García Solbes Pau García Solbes es autor de elpachinko.com y responsable de comunicación de BuscoUnViaje.com. Licenciado en Periodismo, papá de dos niños y miembro de la agrupación de blogueros Travel Inspirers y de la Professional Travel Bloggers Association.

Experto en viajes HomeAway


Casas y apartamentos en Selva Negra