Navegando en la costa de Alicante

¡¡Arr grumetes!! ¡¡Sentaos!! Voy a contaros mi travesía a Tabarca. ¡Tabernero! ¡Una ronda para todos!


Sabed, grumetes, que tabarca esta en Alicante, a 3 millas y poco al sureste del cabo de Santa Pola, y por si habéis cogido el vicio del GPS os diré que las coordenadas son N38º 10’, W0º 28’.


Como supondréis, a Tabarca se puede llegar en ferry, que si “La tabarquera”, que si “El super delfín verde”… Y además salen de Torrevieja, Santa Pola y Alicante, pero, ¿qué tipo de marinero sería si no hubiera ido en mi barco, grumetillos?

SalidaDeTorrevieja.jpg

 

Así que llené mi barco de pertrechos y me eché a la mar. Tened en cuenta que ese día el levante (viento del este) soplaba con ganas así que pude ir a todo trapo y en cosa de tres horas, desde Torrevieja, me presenté en Tabarca.

 

 

Tabarca tiene dos playas, la playa del sur, que es la playa de Tabarca, y la playa del norte, que es la playa de puerto viejo. Como fui desde el sur, acabé en la playa de Tabarca y además como el el viento de levante soplaba con ganas, la playa ofrece un resguardo bastante majo a los barcos que ahí fondean pues tiene forma de bahía y es bastante amplia.

PlayaDeTabarca-resize800x533.JPG

 

El fondo marino de esta playa tiene bastante posidonia y mucha pero mucha fauna así que para descansar de la paliza me di el primer chapuzón entre peces.

ChapuzonPostTravesia-resize600x450.jpg

 

Dejé mi barco fondeado a unos 5 metros de profundidad y la verdad es que el fondo de arena hace que el ancla agarre perfectamente así que sin sobresaltos empezamos con la comida. Ay cofrades, no nos dejaron comer solos.


A poco de empezar llegaron un montón de peces exigiendo su parte del botín. Así que nada, se nos ocurrió que las patatas fritas serian de su agrado y así fue.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


De todas formas, grumetillos, de no haber llevado comida no habríamos pasado hambre porque varias lanchas de restaurantes patrullan la zona buscando barcos con gente hambrienta y por no más de un cuarto de vuestro riñón, os harán una suculenta paella que os llevaran a vuestro barco calentita. Si no os apeteciera comer flotando, las mismas lanchas te acercan a la playa para comer en tierra firme. Eso sí, cada una a su restaurante.


Al final la tarde se fue acabando y poco a poco los demás barcos abandonaban la playa por lo que pudimos disfrutar de una estupenda puesta de sol.

PuestaDeSol-resize900x675.jpg

Y esto es por lo que por mucho que te haga sufrir, cuando el mar te engancha siempre vuelves, porque lo que te dá siempre es más de lo que te quita.

 

El viento empezó a cambiar, y como sabéis, grumetes, hay que buscar el mejor resguardo para dormir por lo que al anochecer levamos ancla (no sé por qué se dice en plural si la mayoría solo tenemos una) y fuimos a la cara norte, a la “playa de puerto viejo” porque la profundidad es menor y el resguardo con el viento era muy bueno porque venía sur­‐sureste.


Por lo general os aconsejo fondear en la playa de puerto viejo para dormir. Todo es más tranquilo y la flora es bastante mas frondosa así que las sorpresas con snorkel son mucho mejores. Además, si hay mar de fondo, sufriréis menos las consecuencias.


Ya para la cena la luna llena nos hizo el siguiente regalo del viaje

LunaLLena-resize900x675.JPG

 

Y con esto nos fuimos a dormir. Os aconsejo poner una boya de señalización con el ancla, cofrades, pues como sabéis hay mucho inconsciente que es capaz de echarte el ancla sobre la tuya y a la mañana siguiente puedes tener la sorpresa de tener un nudo de cadena y otro casco chocando contra el tuyo.

Y de hecho así fue. Un marinero de agua dulce se presento de madrugada y echó el ancla debajo del nuestro por lo que, como era de esperar, al rato ya estábamos casco con casco. Ay cofrades, cuánto tuercebotas hay en el mar. El tipo encima le echaba la culpa al viento… AL VIENTO! Pero alma de cántaro! TU QUE RESPIRAS? GASEOSA?

 

ChapuzonPostTravesia-resize600x450.jpg
A la mañana siguiente despertamos y vimos llegar hordas de barcos desde Santa Pola. Por lo menos nos juntamos 30 barcos. ¡Y no exagero!


Así que venga, chapuzón para refrescarse. Último saludo a los peces y con mucho cuidado pasamos entre las hordas de barcos para abandonar la isla sin olvidar la promesa de volver otro día a este pequeño paraíso tan cerca de la costa.

 


La vuelta fue tranquila y con viento estable de levante por lo que con rumbo directo y de ceñida, volvimos suavemente a Torrevieja

VueltaACasa.jpg


Probablemente me preguntéis si se puede bajar a la isla fácilmente y esta claro que sí. Si tenéis auxiliar la podéis dejar en la playa con toda tranquilidad ya que no suele haber robos. Y si en cambio sois de nadar os esperan 100 metros de nado para llegar.


En la isla hay algunas cosillas que visitar como la Iglesia de San Pedro y San Pablo, el faro de Tabarca y la puerta de la Trancada. Además el pueblo tiene un rollito ibicenco bastante molón aunque sin discotecas, cosa que yo agradezco grumetillos, sobre todo a la hora de dormir. Como no confiaba en mi bolsa estanca no me lleve material de captura pero os recomiendo el chapuzón.


¡Hasta otra!

Apartamentos y casas de vacaciones en Santa Pola

Reserva ahora!
7  Noche/s mínimo
3 Habitación/es, 2 BaÑo/s, Persona/s 7

#1694364

(2)
Reserva ahora!
3  Noche/s mínimo
3 Habitación/es, 1 BaÑo/s, Persona/s 6

#1673800

(0)
Reserva ahora!
7  Noche/s mínimo
2 Habitación/es, 2 BaÑo/s, Persona/s 6

#950356

(7)
Reserva ahora!
4 - 14  Noche/s mínimo
4 Habitación/es, 2 BaÑo/s, Persona/s 8

#6573056

(33)
Desde  EUR50 /noche
Reserva ahora!
2  Noche/s mínimo
2 Habitación/es, 1 BaÑo/s, Persona/s 6

#6503379

(0)