Escapada de fin de semana a Gandía

¿Aburrido del ritmo estresante de la ciudad? ¿Agobiado por el trabajo? ¿Necesitas desconectar y no te quedan vacaciones?

No te preocupes, la desconexión se encuentra muy cerca de ti…mucho más de lo que te imaginas. ¿Crees que un fin de semana no sería suficiente como olvidar todo y empezar desde cero y con las pilas cargadas? Tenemos la solución: Viaje relámpago a Gandía.


Antes de nada, me gustaría presentarme. Mi nombre es Nemo y soy un pez payaso. Muchos de vosotros me conoceréis por la película “Buscando a Nemo”, en donde yo únicamente quería huir de mi padre y la pesada de Dori para siempre, y Pixar se lucró con ello... ¡Malvados!


Soy un pez aventurero y me abure la monotonía. Siempre estoy deseando encontrar nuevos lugares que me llenen. La ciudad me raya (aprovecho este post para saludar a mi amiga La Raya) y decidí huir, esta vez sin avisar a Pixar, y pregunté: “¿Cuál es la playa más cercana?”


Perla, la pulpa, me dijo que la playa más cercana a Madrid era Gandía Playa, así que nos lanzamos al Manzanares y seguimos nadando, seguimos nadando…y no sabemos muy bien cómo, muy creativamente supongo, llegamos al Mediterráneo.

Nemo-horizonte.jpg


Llegar a Gandía ya fue una aventura en sí misma, pero lo bueno estaba por llegar. Nos alojamos en una casa de vacaciones con piscina, para poder nadar agustito y fresquitos, cerca de la playa para poder ir a visitar a nuestros amigos peces de los suburbios. Nemo no discrimina, tú tampoco lo hagas.

nemo-playa


Nada más llegar, nos encontramos con Crush, la tortuga, que aunque siempre vaya lenta, llega a todos los sitios. Nos saludó con su ya famoso “perdón por el retraso” y nos fuimos de bares.


Éramos un grupo muy raro, la verdad, pero bien avenido. Aun siendo peces y con nuestras pintas, nos dejaron entrar a la discoteca Coco Loco, ellos tampoco discriminan. Movimos nuestras aletas al ritmo del musicote hasta altas horas de la noche. El poder salir de fiesta sin tener cuidado por el dress code, es una ventaja muy grande. ¡Imaginaros las pintas que llevábamos después de trabajar toda la semana y nadar más de 400 km!


La noche del viernes acabó muy bien y nos quedamos agustito durmiendo en la piscina del apartamento.


Crush nos dijo que el sábado era el cierre de una de las discotecas más conocidas en Gandía: Wonderwall. Así que decidimos ir para allá, ya que pese a su lentitud, es el que conocía mejor la zona. Salimos de la piscina hacia la playa, pero tuvimos que parar a repostar fuerzas. Descubrimos que hay multitud de restaurantes de buffet libre por menos de 10€, y paramos en uno de ellos, el único que no servía como plato principal a los míos.


Los peces también se echan la siesta, y un pez-bloguero-viajero como yo está acostumbrado a dormir en los lugares más dispares. Esta vez fue en la playa muy agustito, cuando Crush dijo a las 16h: “hay que ir saliendo ya, que Wonderwall empieza right now” (soy un pez viajero con idiomas) y cierran la piscina pronto (Pronto?? También sé italiano)


Emprendimos el camino a Wonderwall y no lo encontrábamos. Cada vez que preguntábamos ¿cómo llegamos a Wonderwall? La gente nos decía: La primera redonda no, la segunda…justo antes (en valencià se llaman así). No tenían en cuenta que yo era un pez y la complicación que suponía para mí cruzar una carretera.

nemo-vasito.jpg

 

Tras perdernos varias veces encontramos la famosa segunda redonda , y vimos el oasis a lo lejos rodeado de “cocotales”. Tuvimos cuidado con los cocos, porque si te cae un coco, te rompe el coco.

cocotal.jpg


Una vez en Wonderwall, me encontré que la vida puede ser maravillosa, y en el escenario principal al aire libre estaban todos mis amigos: Unicornios bailones, Dorothy (que no Dori), el Sr. y Sra. Bola de discoteca, la Sra. Lechuga, dos break dancers, unos niños extraños con sables láser, pistolas de agua con misterio y un asturiano que vendía sidra (¿Y para qué quiero yo sidra? le dije,¡ si soy un pez!, aunque alguna copita me tomé, sinceramente.)

Doro-resize400x298.jpglechu-resize222x298.jpg

todos-resize630x472.jpg


Wonderwall tiene su propio huso horario: cuando te piensas que son las 6 de la mañana, realmente no es más de la una. Para reponer fuerzas, hay un restaurante de fast-food dentro del recinto. Mi memoria de pez, no me permite recordar más. El médico me ha diagnosticado síndrome de Dori agudo.

Photo 13-09-14 20 09 59-resize900x1200.jpg


Me levanté en la piscina de Crush, muy agustito la verdad, y sacamos fuerzas para aprovechar las horas que nos quedaban en Gandía volviendo a Wonderwall, pero esta vez de día. El escenario parecía diferente, ya no estaban todos mis amigos, pero la piscina estaba vacía para disfrutarla en plan privado con cóctel en la mano. Todo ello gratis, únicamente había que presentar la entrada de la noche anterior.


Nos quedamos un par de horas, y partimos rumbo a Madrid.


¡Ciao Gandía, hasta el año que viene!

 

 

Apartamentos en Gandía

Reserva ahora!
3  Noche/s mínimo
2 Habitación/es, 1 BaÑo/s, Persona/s 4

#4232765

(0)
7  Noche/s mínimo
3 Habitación/es, 2 BaÑo/s, Persona/s 8

#6089007

(7)
Reserva ahora!
6  Noche/s mínimo
3 Habitación/es, 1 BaÑo/s, Persona/s 6

#1755813

(1)
Reserva ahora!
3  Noche/s mínimo
2 Habitación/es, 1 BaÑo/s, Persona/s 6

#1706967

(0)
Reserva ahora!
7 - 8  Noche/s mínimo
3 Habitación/es, 2 BaÑo/s, Persona/s 6

#1732146

(6)