Ribera de Duero - Ruta del vino por Castilla y León

Ribera del Duero es sinónimo de naturaleza, folklore, gastronomía, pero sobre todo de buen vino. Es por ello que no es de extrañar que éste sea uno de los destinos estrella a la hora de practicar el enoturismo por tierras españolas.

Recorriendo sus hermosas localidades encontrarás viñedos y bodegas familiares donde iniciarte en la cultura vitivinícola de la región además de descubrir los orígenes de los caldos de esta zona y poder catar el néctar de sus vides. También encontrarás extraordinarios castillos llenos de historia, hermosas localidades llenas de encanto y podrás degustar delicias gastronómicas tan apreciadas como el sabroso lechazo. Para acompañar esta relajante experiencia, nada mejor que una copa de su vino con denominación de origen, aplaudido alrededor del mundo por su corpulencia como por sus matices sedosos. Suena bien ¿verdad?

Si quieres vivir unos días de ensueño practicando enoturismo por esta hermosa comarca pero no sabes ni por dónde empezar. ¡No desesperes! Desde HomeAway te hemos preparado una pequeña pero completa guía con algunos de los puntos clave que no pueden faltar en una ruta por Ribera del Duero.


Aranda de Duero

Aranda de Duero

 

Una parada obligada durante cualquier ruta enoturística por la Ribera del Duero es Aranda de Duero. Disfruta al máximo de esta bella localidad desde una casa rural y visitar algunas de las piezas clave de su patrimonio como son la Iglesia de Santa María y la Iglesia de San Juan. Para empezar a abrir boca respecto a los vinos con denominación de origen de la localidad, recomendamos que visites la Oficina de Turismo de Aranda de Duero y visites sus famosas bodegas subterráneas ¡éstas se encuentran en el mismo subsuelo de la localidad!

Para acompañar a un buen vino, asegúrate de acudir a alguno de sus famosos asadores para degustar sus platos de cordero al horno.

 

Encuentra el mejor alojamiento para hacer enoturismo en Aranda de Duero


 

 

Peñafiel

En la pequeña pero hermosa localidad de Peñafiel se encuentran algunas de las mejores bodegas de toda la región de Ribera del Duero. Aquí, además de catar sus preciados vinos podrás visitar el famoso Castillo de Peñafiel. Éste no es sólo un auténtico regalo para los amantes de la historia y la arquitectura, sino que además podrás visitar el interesante Museo del Vino que alberga su interior.

 

Alójate en Peñafiel y disfruta de la Ribera del Duero

Castillo de Peñafiel


Valladolid

Visitar Valladolid

 

La capital de Castilla y León es también una excelente parada para disfrutar del patrimonio, la cultura y el vino de la región de Ribera del Duero. Algunas de sus visitas más apreciadas son sus templos religiosos y en especial sus monasterios. Es aquí donde se forjo la tradición del vino en la localidad y lo que animó a que se formara el gremio vinícola de los Herederos del Vino. Recomendamos que para pasar una velada exquisita en Valladolid, recorras los bellos jardines a orillas del rio y termines la jornada en alguno de los típicos mesones de la localidad degustando uno de sus sabrosos vinos.

 

Casas y apartamentos en Valladolid



Langa del Duero

Muy cerca de Burgo de Osma encontrarás la localidad de Langa del Duero, un remanso de paz y belleza donde podrás disfrutar de unos días en plena naturaleza. Si viajas hasta esta localidad durante los meses de septiembre y principios de octubre podrás disfrutar de las Jornadas de la Vendimia, una extraordinaria fiesta con el vino como principal protagonista. Recomendamos que para conocer algunos de los mejores caldos de la región, visites las Bodegas Valdeviñas, un lugar excelente para conocer los secretos del tinto de crianza o de su extraordinario rosado.

Ribera de Duero
Pesquera de Duero

Conocido popularmente como el pueblo de las grandes bodegas, en Pesquera podrás disfrutar de un agradable y hospitalario ambiente, una rica historia y por supuesto, buen vino. Recomendamos que reserves con antelación una visita a las famosas bodegas de Alejandro Fernández Tinto Pesquera y a las de Emilio Moro, dos de las más importantes del lugar. Aprovecha también tu estancia para descubrir su patrimonio religioso, entre el que destaca su Ermita de Nuestra Señora de Rubialejos, la del Cristo del Humilladero y la Iglesia de San Juan Bautista. Para cerrar el día, nada mejor que degustar algunos de sus platos típicos como son el pichón estofado o los níscalos a la molinera.

 

Apartamentos y casas en Castilla y León