Imprescindibles de la Toscana

Hay lugares en los que ya no es que uno regrese todas las veces que pueda sino que da la sensación que uno nunca se ha marchado de ellos. Los campos floridos de la Toscana, así como las muchas ciudades y pueblos medievales que forman parte de ella, son como un sueño vestido con el halo de la clásica neblina matutina que deja después resurgir todo su color.

Un cappuccino bien espumoso a horas tempranas y el paso lento de las hojas rosadas de La Gazzetta dello Sport nos indican que es momento de partir y descubrir algunos de los rincones de la Toscana que no podríamos perdernos bajo ningún concepto. Simplemente porque ya estamos en ellos todos y cada uno de los días del año.

  1. Florencia, cuna del Renacimiento

    Florencia es sabedora de que probablemente se trate de la ciudad más bella del mundo. El retorno a los clásicos tuvo su origen en ella.

    Los genios se arrimaron a su esplendor medieval para dejar su impronta y dotarla con el don de la inmortalidad. Miguel Ángel dejó a su David, Brunelleschi diseñó la madre de todas las cúpulas y así sucesivamente hasta dejarnos Il Duomo, el Baptisterio y Piazza della Signoria a nuestros pies.


    Subiendo por el Puente Viejo hasta el Forte Michelangelo obtenemos las mejores vistas de una ciudad llena de gloria que se erige como la capital de la Toscana y de un concepto artístico nacido en sus entrañas.

     

  2. Siena, la Plaza de la Toscana

    Si Florencia es Renacimiento, la ciudad de Siena es todavía un callejón estrecho donde pervive el aroma de la Edad Media.

    Alrededor de Piazza del Campo, en forma de abanico, surgen miles de miradas que cada verano presencian el Palio di Siena, una carrera de caballos que se lleva celebrando en el mismo lugar durante siglos y en la que todavía tienen valor los estandartes que levantan los caballeros. Al fondo la Torre del Mangia, el gran campanario, aporta sombra a la plaza como si la aguja de un reloj situado en el cielo estuviese moviéndose siempre. 

     

  3. San Gimignano, la Manhattan del medievo

    Antes que Nueva York hubo en la Toscana una pequeña ciudad que en la Edad Media ya presumía de tener algo más de 70 rascacielos. 

    Se trataban en realidad de largas torres medievales que formaban parte de los palacios que las familias con más dinero de la ciudad poseían en esta localidad. Una manera de rivalizar entre ellos y hacer pública su ostentación era disponer de las torres más altas de San Gimignano. Sucedió algo similar en otras ciudades italianas, pero aquí tras guerras y terremotos sobrevivieron nada menos que quince. De ahí que cuando uno llega entiende la denominación de “La Manhattan del medievo”.


    Situada a tan sólo media hora de Siena, San Gimignano es uno de los pueblos más hermosos de la Toscana. Y también de los más visitados, por lo que no está de más madrugar (o quedarse a dormir) para disfrutarla lo más solitaria posible.

     

  4. Monteriggioni

    Para Dante en la Divina Comedia la colina amurallada de Monteriggioni eran un círculo de gigantes alrededor del abismo infernal.

    Para los jóvenes (y no tan jóvenes ya) del siglo XXI uno de los escenarios más alucinantes de la saga de videojuegos Assassin´s Creed (2º y 3ª parte).


    A 15 km de Siena surge un pueblo medieval circundado por gruesas murallas con quince torres de forma cuadrangular y dos puertas de entrada. En el interior Piazza Roma marca el lugar idóneo para tomar un buen café y respirar siglos de Historia. Se puede hacer además el camino de ronda y sentirse un centinela de los campos de la Toscana en 360 grados.

     

  5. Volterra, hogar de Vulturis

    Entramos ya a la provincia de Pisa. Volterra, de corazón medieval, ha visto crecer la presencia de turistas en sus tortuosas y estrechas calles, después de ser el hogar de los Vulturis, los poderosos vampiros de la saga Crepúsculo.
    Y no sólo se sitúan algunos pasajes de la novela sino que los actores se trasladaron hasta aquí para rodar también, lo que la hizo más popular. Uno de los lugares que aparece, por ejemplo, es el Palacio de los Priores, que recuerda bastante al de la Signoria de Florencia, rematado en una torre almenada. Pero Volterra es mucho más que un libro o una película, ya que tiene huellas de los etruscos, los romanos y posee aún de magníficas huellas góticas o renacentistas. Una amalgama que resume la historia de la Toscana apenas a media hora de San Gimignano y el doble a Pisa.
  6. Pisa y la postal más típica

    La plaza de los milagros es el bellísimo nombre del lugar más conocido de Pisa. Allí tenemos a la vista la catedral, el baptisterio y el mítico campanile inclinado que muchos turistas se empeñan en sostener para hacerse la foto. Hay que reconocer que este lugar es donde se sitúa la postal más típica de la Toscana.

    Galileo Galilei ha sido el pisano más ilustre, y se puede seguir su huella en algunos recodos de la ciudad que no sólo se basa, por mucho que haya quien lo diga, en la plaza de los milagros. Pisa tiene más. Basta con perderse en los callejones de su casco viejo para darse cuenta de que hace falta mucho más tiempo de lo que nos habíamos pensado.

     

  7. Lucca, la perla secreta

    Hay quien asegura que quien no ha visitado Lucca no ha estado nunca en la Toscana, que se ha perdido la ciudad más hermosa de Italia. Si bien es cierto que no tiene el protagonismo, ni de cerca, de las vecinas Pisa, Florencia o Siena, se trata de uno de los conjuntos medievales amurallados más excepcionales de toda la región. 

    Más de 4 kilómetros de muralla la protegen. En su interior encontramos fachadas porticadas magníficas como la de la catedral de San Martín, con elementos del románico y el gótico. O la torre y el palacio de la familia Guinigui, ricos banqueros de Lucca que mandaron construir en 1390 esta gran torre de 44 metros de alto y donde, como hemos visto en San Gimignano, trataban de exponer públicamente el prestigio de su apellido. Aunque mi favorita es la Plaza del anfiteatro, donde la vida surge en lo que se supone es el el interior de un imponente coliseo de la época romana. El cómo la ciudad lo ha hecho suyo es algo admirable.


     

    Por supuesto Toscana cuenta con numerosos nombres más que hacen que debamos recorrerla con pausa y buen tino, a sabiendas de que siempre nos estará esperando para conquistar su territorio y quedarnos para siempre. Montepulciano, Pitigliano, San Miniato, Bolgheri y sus vinos… En realidad hay mil y un viajes a la región más prolífica de Italia. Pero por algún sitio hay que empezar, ¿no creéis?

     


    Sele en Bam

    José Miguel Redondo (Sele), Ha viajado a más de 80 países del mundo y lleva 8 años contándolo en el blog www.elrincondesele.com. En él narra sus experiencias y ofrece consejos prácticos a otros viajeros independientes como él.
    Experto en viajes HomeAway


Casas y apartamentos en La Toscana

Reserva ahora!
7  Noche/s mínimo
3 Habitación/es, 2 BaÑo/s, Persona/s 6

#8158700

(3)
7  Noche/s mínimo
5 Habitación/es, 3 BaÑo/s, Persona/s 11

#1085549

(6)
6 Habitación/es, 3 BaÑo/s, 1 Aseo/s, Persona/s 12

#6185539

(7)
Reserva ahora!
3 - 7  Noche/s mínimo
1 Habitación/es, 1 BaÑo/s, Persona/s 4

#2482769

(0)