Vacaciones en Alicante: mucho más que sol y playa

Akra Leuka para los íberos, Leukante para los romanos o Al-Laqant durante el dominio islámico... han sido muchas las civilizaciones que a lo largo de la historia han codiciado dominar las costas que bañan Alicante. Temperaturas que superan los 20º casi todo el año, pocas precipitaciones y muchísimas horas de luz al año quizá tuvieran la culpa de ese deseo. Lo que sí ha quedado claro a lo largo de los siglos es que el dios griego del clima, Kairós, ha bendecido con su gracia a esta ciudad para la eternidad.

Para añadir más pimienta al guiso, el Mediterráneo atraviesa la ciudad de norte a sur pintando su litoral de azul y adornándolo con seis playas realmente increíbles. Las más famosas de todas quizás sean la urbana playa del Postiguet o la playa de San Juan, aunque el viajero también podrá disfrutar de la tranquilidad de la playa del Saladar, ubicada cerca de Urbanova, las calas del Cabo Huertas, la playa de la Almadraba o la playa de la Albufereta.

alicante.jpg


En Alicante se vive muy bien y eso también lo va a notar el turista que viene a disfrutar del sol y la playa durante todo el año, especialmente en verano. Como la calidad del mar y la arena se vende por sí misma, vamos a recomendarte unos cuantos planes alternativos para que puedas descubrir otra cara de la ciudad, eso sí, siempre con aromas y vistas al Mediterráneo.

 
castillo-santabarbara.jpg
 

El Castillo de Santa Bárbara

Yo soy de esos viajeros a los que les gusta subirse al punto más alto de una ciudad nada más aterrizar. Siempre es bueno orientarse y desde arriba es mucho más fácil. En Alicante ese lugar elevado es el Castillo de Santa Bárbara emplazado sobre el monte Benacantil. Las panorámicas desde este enclave (que se divisa desde muchos kilómetros a la redonda) son magníficas y en el castillo siempre suele haber alguna exposición interesante. Sin ir más lejos, en estos momentos se exhibe una muestra relacionada con El Señor de los Anillos titulada "La Fortaleza del Anillo". En los meses de julio y agosto hay visitas teatralizadas nocturnas al Castillo de Santa Bárbara.

 


El Barrio Viejo y la Plaza Gabriel Miró

Me sorprende bastante que las callejuelas y cuestecitas del Barrio Viejo estén casi siempre vacías de turistas, tienen un encanto extraordinario para el viajero que le gusta salirse de las sendas más habituales. La gente suele pasear por la famosa Explanada de Alicante, pero a muy pocos metros pueden hallar un barrio muy pintoresco. Fachadas de colores, casitas bajas, calles estrechas, rejas de forja y azulejos que engalanan una ruta en la que es obligatorio perderse hasta llegar a la ermita de la Santa Cruz. Además, el itinerario está lleno de miradores y rincones muy fotogénicos. Fuera de esta ruta, también es imprescindible una visita a la Plaza de Gabriel Miró.


 

Una buena colección de museos

En todo viaje siempre tiene que haber una parte cultural, ya sea porque seamos unos apasionados del tema o por si el tiempo nos juega una mala pasada (cosa bastante improbable en Alicante). La colección de museos alicantinos es muy interesante y variada. El MARQ para descubrir el pasado, el MUBAG muy cerquita del ayuntamiento con una colección pictórica extraordinaria, el MACA en el Barrio Viejo para los amantes del arte contemporáneo o la Lonja del Pescado frente al puerto deportivo son algunos de mis favoritos. También es espectacular el Centro Cultural Las Cigarreras.

puerto-alicante.jpg


Degustar el mejor arroz del mundo

paella.jpgLos alicantinos solemos decir sin vacilación que en nuestra "terreta" se cocina el mejor arroz del mundo. Quizá sea porque tengo el paladar acostumbrado al que se prepara en Alicante pero no he catado ninguno mejor en otra parte del planeta. Ya sea "A Banda", "Del Senyoret", con conejo y caracoles o con bogavante. El truco está en la calidad de los productos que se utilizan y en un punto de cocción sin parangón. Existen muchísimos restaurantes que lo cocinan de maravilla, pero mis favoritos quizá sean el Piripi (muy cerquita de la Avenida Maisonnave y la zona comercial de la ciudad) y el Rincón del Varadero en el puerto pesquero.


No digas fiesta, di tardeo

Pronto te darás cuenta que las terracitas están a tope en Alicante y que hay un gran ambiente callejero. Desde hace unos años se ha instaurado la moda del "tardeo" que no es otra cosa que salir de copas por la tarde al igual que si se tratara de madrugada. No hablamos de un botellón, ni mucho menos. La gente se pone guapa y después de comer sale por la zona que hay cercana al Teatro Principal a disfrutar de la buena música y de un ambientazo increíble. No te puedes ir de Alicante sin probar el tardeo.


Isla de Tabarca

En Tabarca también hay playa, pero puede ser un plan diferente para conocer un lugar muy curioso de Alicante. Se trata de una pequeña isla ubicada a muy pocas millas de la ciudad y a la que sólo se puede acceder en barco. Se trata de la única ínsula habitada en toda la Comunitat Valenciana y es un enclave realmente encantador. Se puede comer un arroz muy rico y disfrutar de su escaso pero bien conservado patrimonio. También es recomendable que lleves un pequeño equipo de buceo para disfrutar de su espectacular reserva marina.

tabarca-viajablog.jpg

FOTO DE ISLA TABARCA CEDIDA POR VIAJABLOG


Pau-entre-torii-rojos.jpg

Pau García Solbes Pau García Solbes es autor de elpachinko.com y responsable de comunicación de BuscoUnViaje.com. Licenciado en Periodismo, papá de dos niños y miembro de la agrupación de blogueros Travel Inspirers y de la Professional Travel Bloggers Association.

Experto en viajes HomeAway