El Camino de Santiago con niños

 

El Camino de Santiago es una bella aventura de descubrimiento personal y espiritual que cambia la vida y estrecha lazos de amistad y amor entre sus peregrinos. Éste viaje hasta la tumba del apóstol en Santiago de Compostela es muy popular entre viajeros y parejas de todas las edades, pero acostumbra a crear muchas incertidumbres entre los padres de niños pequeños

Si te gustaría hacer el Camino estas vacaciones pero dudas si es una buena idea embarcar a tu hijo en esta aventura ¡no te preocupes! Ésta es una ocasión única para compartir una experiencia inolvidable en familia y guardar en tu corazón el mejor viaje de tu vida en compañía de tus seres queridos. Para disfrutar al máximo del peregrinaje hasta Santiago junto a tus hijos, tan sólo debes tener en cuenta las siguientes sugerencias:

caminosantiagoniños.jpg

Antes del viaje El Camino de Santiago es todo un reto para los niños de vida sedentaria pues gran parte del trayecto lo pasarás haciendo turismo rural recorriendo los recovecos más bellos del país. Para evitar el agotamiento de los más pequeños de la casa, asegúrate de llevarles de excursión y hacer caminatas con ellas semanas antes de empezar el viaje. De este modo se acostumbrarán a andar  y a disfrutar del aire libre en tu compañía. Es importante que durante estas caminatas los niños utilicen el mismo calzado que utilizarán para el Camino, pues de este modo te asegurarás que los pies no les duelan y que las botas que lleves estarán totalmente adaptadas a sus piececitos.

Elige la época del año perfecta A diferencia de los adultos, los niños pequeños están sujetos a un estricto calendario escolar sin poder solicitar vacaciones cuando ellos lo desean. Planea tus vacaciones en Semana Santa o los meses de verano, pues disfrutarás de las mejores temperaturas del año y evitarás las inclemencias de los meses de invierno. Si optas por verano, elige la primera quincena de julio o la segunda de agosto, pues las temperaturas suelen ser más agradables y el Camino no está tan abarrotado de peregrinos.

Lleva lo indispensable

paseoenfamilia.jpg

Viajar con niños requiere de un equipaje mucho más estudiado que el de un adulto pues éstos tienen más necesidades y no acostumbran a llevar bien las esperas. Elige un calzado cómodo y una ropa adecuada para la época del año que elijas, preferiblemente de algún material que elimine el sudor y se seque con facilidad. Piensa que las temperaturas suelen cambiar mucho de primera hora de la mañana a última de la noche, por lo que lleva siempre alguna prenda de abrigo. Tampoco olvides llevar el juguete favorito del pequeño pues un niño necesita su tiempo de diversión.

No te excedas en la ruta El Camino de Santiago tiene muchas rutas distintas, todas ellas hermosas pero también de envergaduras muy variables. Independientemente de la que elijas, recomendamos que empieces tu peregrinaje a medio camino, pues piensa que tu hijo ya se sentirá feliz con hacer tan sólo los últimos 100 kilómetros a pie. Aprovecha al máximo tu tiempo en familia y visita los alrededores de Santiago en lugar de dedicar todas tus vacaciones a caminar por los senderos de España.

Haz etapas cortas Un niño camina a una velocidad muy distinta a la de un adulto y se cansa también con mayor facilidad. Haz etapas cortas y realiza paradas continuas en las localidades que encontrarás en tu ruta.  Ve ampliando las etapas y el número de kilómetros a recorrer, pero no te obsesiones en llegar antes, el Camino de Santiago es una experiencia, no una carrera contrarreloj.

Divertíos explorando juntos Aprovecha el Camino de Santiago para conocer un poco más a tu pequeño y divertirte explorando los pueblos y alrededores de España. Una buena recomendación es caminar desde la mañana hasta el mediodía y comer en el pueblo en que vayas a hacer noche. Dedica las tardes a pasear, explorar el municipio y descansar en sus alrededores.

Opta por un alojamiento acogedor

familia descansando en una casa de vacaciones

El típico alojamiento del peregrino son los albergues, aunque te desaconsejamos que optes por ellos viajando con niños. Éstos acostumbran a estar abarrotados durante los meses de verano y resultan incómodos para los más pequeños por el escándalo y la falta de privacidad en su interior. Una de las mejores opciones para familias es alojarse en una casa rural o pasar la noche en un apartamento de alquiler en Galicia. En HomeAway disponemos de una amplia selección de alojamientos muy económicos donde no sólo tendréis de una mayor intimidad para compartir en familia, sino también disfrutareis de pequeños lujos como disponer de cocina propia para no tener que comer cada día en un restaurante.

Santiago de CompostelaPasa unos días en Santiago de Compostela La mejor forma de cerrar tus vacaciones en familia es pasar unos días en la capital gallega. Alquilando un apartamento en Santiago de Compostela podrás disfrutar al máximo de esta bella ciudad y pasar unos días llenos de encanto explorando sus calles, admirando su Catedral y Botafumeiro y dejarte mimar junto a los más pequeños de las muchas atracciones que ofrece la ciudad. Piensa que los niños estarán cansados después del largo camino ¿por qué no premiarlos de unos días de diversión en esta extraordinaria urbe?

¡Atrévete a vivir la mayor aventura de tu vida junto a tus seres más queridos!

>> Mira qué bien se lo paso Juan Antonio del blog Somosviajeros en Santiago de Compostela con su familia

Síguenos

Facebook España Twitter España Pinterest España Google+ Portugal

Encuentre su casa de vacaciones

Encuentre la perfecta casa de alquiler para sus vacaciones
 ¡Obtenga beneficios de su casa de vacaciones! Anúnciela ahora »
¿Es usted propietario? Acceda a su cuenta