En Semana Santa 2016 visita Brujas

La belleza y la magia que Brujas desprende fascina a todo el que tienen la fortuna de visitar esta ciudad. l paréntesis vacacional de Semana Santa es una ocasión de oro para visitarla. Pues si bien existe la creencia a priori de que es una ciudad pequeña que puede visitarse en uno o dos días, la realidad es bien diferente. Cierto que se puede “recorrer” en un corto espacio de tiempo pero Brujas, no admite ese trato.

Canales de Brujas

Hace 800 años, Brujas ya era de las más importantes ciudades comerciales de Europa. Su pasado esplendoroso y medieval, está escrito en los numerosos monumentos que contiene. Y sin embargo, su influjo, va más allá de sus preciados monumentos.


Toda la ciudad podría compararse con un gran pastel de praliné en el que las casitas de caramelo fueran el escenario de un magnífico cuento de hadas en el que ser feliz eternamente.


En Semana Santa, la excelente tradición chocolatera de Brujas, renueva sus diseños para incluir los famosos huevos de Pascua, las gallinitas de chocolate y también, como es de rigor, los conejos que transportan los huevos que cualquiera, no solo los niños, desea saborear en estos días de Pascua. Y el chocolate en Brujas, es exquisito.


Visitar The Chocolate Museum, es entrar en este mundo genial. El museo está ubicado en la St. Jansplein, en la zona central de Brujas en una bella casa del siglo XV que tiene, inusual para la época, cuatro pisos. Un enorme huevo de Chocolate preside la entrada y desde el primer piso el origen del cacao y las anécdotas de su elaboración como bebida y como se extendió por el continente, hacen gozar mientras desfilan calidades, especies y un sinfín de utensilios, tazas, chocolateras y piezas delicadas usadas por la realeza.


El nombre de Brujas procede del noruego Bryggia, cuyo significado enlaza con muelles y atracaderos y también con puentes. Por eso Brujas es conocida como la Venecia del norte. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 Un patrimonio que en Semana Santa despliega sus colores primaverales lo cual es una invitación para conocer Brujas a pie.

Paseando por Brujas en Semana Santa

Perderse sin rumbo y recorrer sus insólitos rincones y por supuesto sus emblemáticos lugares. Las bicicletas son también un medio de transporte ágil y funcional que en Brujas puede utilizarse sin problemas. Igualmente hay que considerar el pasear en bote por sus canales.


El Lago del Amor, no puede quedar fuera de este circuito romántico. Y si el tiempo alcanza, un paseo en coche de caballos por el centro medieval, será una experiencia deliciosa. El Beaterio, El Ayuntamiento, la Plaza Mayor, la del Burg, el Market junto al Gran Canal, la Torre de los Hallen... Desde lo alto del Campanario la panorámica de la ciudad despliega su maravilloso encanto. Y al caer la noche, Brujas iluminada se convierte literalmente en un lugar con un apasionante.

Brujas de noche