5 Ciudades de Europa para decir "Te quiero"

Las flechas de San Valentín tienen tanto efecto en los enamorados como en la sucesión infinita de ideas románticas con las que pretender celebrar el mero hecho de estar juntos. Sin duda viajar apela tanto a las emociones que hacerse una buena escapada, mejor aún si es una sorpresa, es la mejor propuesta para esas parejas que o bien empiezan a dibujar sus primeros momentos (los del encantamiento) o que después de muchos años continúan con el entusiasmo del principio.

Para todos ellos hay ciertos lugares que no fallan, escenarios románticos a más no poder a los que marcharse en un viaje cargado de pasión. Y aunque es cierto que basta el amor de dos personas para que la escapada sea especial, he escogido cinco ciudades de Europa donde decir te quiero suena aún mejor.

  1. PARÍS JE T'AIME

    Empezamos por los tópicos típicos referidos a lugares románticos se refieren. Porque, ¿quién no ha escuchado alguna vez que París es la ciudad del amor?
    Montmartre, un destino romántico
    Nadie duda que es un indiscutible del romanticismo mundial. Y es que un te quiero en lo alto de la Torre Eiffel, un barquito por el Sena, compras en los Campos Elíseos y esos atardeceres únicos en las escalinatas del Sacre Coeur con música callejera de fondo, conforman una declaración en toda regla.

    El poeta y cineasta francés Jean Cocteau dijo una vez que estaba convencido de que en París, todo el mundo quería ser un actor y que nadie se contentaba con ser un mero espectador. Los viajeros así lo sienten, tanto en la primera vez en que descubren la ciudad, como en las demás en las que regresan y se ven como Denis Lavant y Juliette Binoche en “Los amantes del Pont-Neuf”, el artista entusiasta en busca de musas y genialidad de “Midnight in Paris” dirigida por Woody Allen o la gran Amélie tratando de mejorar la vida de los demás en el barrio de Montmartre.

     

    Encuentra en París el alojamiento perfecto para tu escapada más romántica

  2. Pasión por Lisboa

    Quizás no tenga la fama de las calles parisinas pero Lisboa es la más pasional de todas. El desgaste de la Alfama regado de fados llorados en coquetas tabernas convierte el desencanto en el más hermoso de los cuentos.
    Un fin de semana lisboeta nos llevará a perdernos en el olor de las castañas asadas de la Baixa, en el vaivén de las últimas ondas de un río Tajo (Tejo en portugués) a punto de convertirse en mar y en los atardeceres desde lo alto del Castelo de São Jorge. Pero en el Mirador de Santa Luzía, en el corazón de Alfama, las palabras suenan a poesía mientras la noche hierve en los tejados del antiguo barrio de los pescadores. Es ese, sin duda, el lugar más romántico de todos, donde acaricia un melancólico solo de guitarra y se escuchan latir los corazones. Lisboa, tan dulce como los pastéis de Belém, y tan amarga como un vinho añejo… te regalará su saudade en cuanto te vea partir.

    La casa que buscas para dos en Lisboa

  3. Verona: Escenario de Romeo y Julieta

    Dos familias enfrentadas, los Montesco y los Capuleto, y el amor que Shakespeare hizo inmortal en las figuras de Romeo y Julieta, tienen su escenario en Verona, en el norte de Italia. 
    El ambiente más romántico pulula por las calles monumentales de una ciudad que vio nacer la Leyenda de enamorados más popular de toda la Historia. Realmente no se sabe a ciencia cierta si existieron o no, pero el tópico del amor prohibido subyace en el imaginario de todos. Y en Verona está su casa, el hogar de una posible Julieta que todavía parece languidecer en cada larga espera desde el balcón.

     

    La ciudad se encuentra bien comunicada por tren y carretera con Venecia, que también merecería formar parte de esta lista de rincones románticos. No tengo duda que sería una grandísima idea sería combinar a las dos dentro de una misma escapada.
     

    Encuentra tu casa con balcón en Verona

  4. ČESKÝ KRUMLOV: Joya al sur de Bohemia

    Sería harto evidente mencionar a Praga como una de las ciudades más románticas de Europa. Y no tengo duda de que lo es. Pero tuve la suerte de conocer recientemente una auténtica joya en la región checa sur de Bohemia en la que si se va en pareja uno se enamora doblemente de la persona y de la puesta de largo de una ciudad hermosa a rabiar.
    Cesky Krumlov.jpg
    Český Krumlov es medieval toda ella con aderezos góticos, renacentistas y barrocos, con un río como el Moldava que se revuelve en tres meandros y hace que tenga uno de los emplazamientos más excepcionales que podamos encontrar en Europa.

     

    Cesky Krumlov de nocheAsomarse a la torre de su enorme castillo (el segundo en tamaño de la República Checa) es sinónimo de volverse loco con sus vistas, aunque lo mejor, como siempre, está en perderse entre callejuelas con encanto, esas tabernas que sirven vino de Moravia hasta la medianoche y esperar entonces a escuchar cómo rebotan tus pasos sobre el empedrado. Momento idílico para pronunciar dos palabras mágicas como son “Te quiero”.
     

    Alojamiento para dos en el sur de Bohemia

  5. Florencia: Romance de película

    Si hay un país sugerente y altamente sensible al romanticismo basta con nombrar a Italia. Antes hablé de Verona, pero ahí están Venecia, Siena, Pisa o un pueblo pequeño de la Toscana llamado Volterra que fue altamente inspirador en la saga vampírico-amorosa de Crepúsculo. Pero si tuviera que escoger otra ciudad italiana para una escapada en pareja no tengo dudas que sería Florencia.
    Simplemente porque la ciudad del arte es tan perfecta que cuesta creer que exista realmente. Hay escenarios como el Ponte Vecchio que son sencillamente de película, pero mi favorito se encuentra en un alto conocido como el Fuerte de Miguel Ángel desde el que se observa una panorámica fascinante de toda Florencia, con la mítica cúpula de Brunelleschi deslumbrando tejadillos y torreones. Desde allí os podría asegurar que la magia existe y que pocos lugares en el mundo son mejores para confesar un amor o tocar el suelo con la rodilla para sacarse de la chistera un anillo que ponga el lazo definitivo a un viaje para toda la vida.

     

    Escápate en una casa para dos en Florencia