La aventura africana de Verónica - Un paseo por los recuerdos de Zanzíbar

por Verónica Álvarez Ezponda, HomeAway España

 


Qué más da celebrar el cambio de año con m&m`s y una botella de vino calentorro sobrevolando El Cairo y rodeado de rusos adormilados …

 

… que a la llegada a Dar es Salam el termómetro marcara 35 grados, cuando eran tan solo 2 los que hacía cuando dejamos Madrid

…  que el visado para entrar en el país fuera un trozo de papel para envolver carne

…  que un listillo del lugar te engañe para coger un autobús a precio de oro para recorrer 400 kilómetros en 8 horas

…  quedarse dormid@ (a pesar de la música repetitiva y machacona al más puro estilo african power del autobús), y que al parar en un pueblo cercano a Moshi haya un señor con tu nombre en un cartel esperando a recogerte (señor al que sólo le habíamos escrito un mail para pedir información sobre safaris pero que dio por hecho que ya lo habíamos contratado…ojo a esto)

…  terminar viendo un partido de la premier bebiendo una Kilimajaro en un bar lleno de hombres enloquecidos por ver jugar al cabra de Tévez

… despertar y tomar un café horrible (con efectos inmediatos y muy malos) contemplando el Kilimanjaro y su nevada cumbre

… compartir un todoterreno con un vividor argentino de 70 años, una pareja de canadienses muy happies  e hippies , un cocinero mudo y un guía llamado Mosha (que curiosamente no dormía con nosotros porque se iba con su amante…lo que hacen las largas horas de viaje en el 4x4...)

… cruzar el Serengueti esquivando cebras, ñus, hienas… y no evitar recordar al pequeño Simba cuando se vio atrapado en la estampida…pobrecillo

… comer pescado en mitad del Serengueti, no darte cuenta que no hay un mar cerca y sufrir sus terribles consecuencias (me hice amigo de un bichillo que me acompañó todo el viaje y unas cuantas semanas en Madrid)

… dormir al raso oyendo las hienas, leones y demás bichos de la zona

… visitar el cráter del Gorongoro a pesar de haberte levantado a la 5 de la mañana y pensar que algunas veces despertarse al alba merece muchísimo la pena

… creerte Isak Dinesen (más conocida por Karen Blixen) pensar en vivir  tus propias “Memorías de África” y no encontrar a ningún Robert Redford que te lave el pelo en el rio

… esperar durante más de una hora a que el león que se había sentado junto a la rueda del jeep decida marcharse

… volver a Moshi y descubrir que en el primer hotel te han tomado un poco el pelo con el precio

… volar a Stone Town pensando que el avión turbohélice no llegaría a su destino por su aspecto frágil y las turbulencias

… descubrir que el hostal no está en la mejor zona de la ciudad pero que tiene el encanto especial del África de la década de los 40

… que el mercado de Darajani es lugar colorido donde los aromas de las especias embriagan al visitante … o más bien anestesian para poder soportar el hedor de los pescados “frescos”

… visitar  la casa del Dr. Livingstone y al entrar decir al guardia de seguridad “Dr. Livingstone, ¿supongo?" y te lance una mirada asesina

… que el Old Dispensary y el Palacio del Pueblo sean joyas desconocidas

… cantar Radio Ga Ga de Queen  al más puro estilo Freddy Mercury en el bar al que “en teoría” era asiduo y que te inviten a irte

… descubrir que viajar en un minibús con los lugareños hasta el norte de la isla mola cuando terminas charlando animadamente con ellos sintiéndote uno más del lugar

 

 

Qué más da todo lo que te toca vivir, cosas buenas y menos buenas, durante el camino si finalmente llegas aquí….

 

… un 6 de enero

… sin ningún turista más

… y descubrir el auténtico significado de la palabras PARAISO

Nungwi

 

 

Hakuna Matata

Qué más da celebrar el cambio de año con m&m`s y una botella de vino calentorro sobrevolando El Cairo y rodeado de rusos adormilados …  … que a la llegada a Dar es Salam el termómetro marcara 35 grados, cuando eran tan solo 2 los que hacía cuando dejamos Madrid …  que el visado para entrar en el país fuera un trozo de papel para envolver carne …  que un listillo del lugar te engañe para coger un autobús a precio de oro para recorrer 400 kilómetros en 8 horas …  quedarse dormid@ (a pesar de la música repetitiva y machacona al más puro estilo african power del autobús) y que al parar en un pueblo cercano a Moshi haya un señor con tu nombre en un cartel esperando a recogerte (señor al que sólo le habíamos escrito un mail para pedir        información sobre safaris pero que dio por hecho que ya lo habíamos contratado…ojo a esto) …  terminar viendo un partido de la premier bebiendo una Kilimajaro en un bar lleno de hombres enloquecidos por ver jugar al cabra de Tévez … despertar y tomar un café horrible (con efectos inmediatos y muy malos) contemplando el Kilimanjaro y su nevada cumbre  … compartir un todo terreno con un vividor argentino de 70 años, una pareja de canadienses muy happies  e hippies , un cocinero mudo y un guía llamado Mosha (que curiosamente no dormía con nosotros porque se iba con su amante…lo que hacen las largas horas de viaje en el 4x4...) … cruzar el Serengueti esquivando cebras, ñus, hienas… y no evitar recordar al pequeño Simba cuando se vio atrapado en la estampida…pobrecillo … comer pescado en mitad del Serengueti, no darte cuenta que no hay un mar cerca y sufrir sus terribles consecuencias (me hice amigo de un bichillo que me acompañó todo el viaje y unas cuantas semanas en Madrid) … dormir al raso oyendo las hienas, leones y demás bichos de la zona … visitar el cráter del Gorongoro a pesar de haberte levantado a la 5 de la mañana y pensar que algunas veces despertarse al alba merece muchísimo la pena … creerte Isak Dinesen (más conocida por Karen Blixen) pensar en vivir  tus propias “Menorías de África” y no encontrar a ningún Robert Redford que te lave el pelo en el rio … esperar durante más de una hora a que el león que se había sentado junto a la rueda del jeep decida marcharse … volver a Moshi y descubrir que en el primer hotel te han tomado un poco el pelo con el precio … volar a Stone Town pensando que el avión turbohélice no llegaría a su destino por su aspecto frágil y las turbulencias  … descubrir que el hostal no está en la mejor zona de la ciudad pero que tiene el encanto especial del África de la década de los 40 … que el mercado de Darajani es lugar colorido donde los aromas de las especias embriagan al visitante … o más bien anestesian para poder soportar el hedor de los pescados “frescos”  … visitar  la casa del Dr. Livingstone y al entrar decir al guardia de seguridad “Dr. Livingstone, ¿supongo? y te lance una mirada asesina … que el Old Dispensary y el Palacio del Pueblo sean joyas desconocidas  … cantar Radio Ga Ga de Queen  al más puro estilo Freddy Mercury en el bar al que “en teoría” era asiduo y que te inviten a irte … descubrir que viajar en un minibús con los lugareños hasta el norte de la isla mola cuando terminas charlando animadamente con ellos sintiéndote uno más del lugar   Qué más da todo lo que te toca vivir, cosas buenas y menos buenas, durante el camino si finalmente llegas aquí….  … un 6 de enero … sin ningún turista más … y descubrir el auténtico significado de la palabras PARAISO … Nungwi   Hakuna Matataerónica en Nungwi

 

 

Vive tu próxima aventura en África en un alojamiento HomeAway

Abidjan Holiday Apartments

APARTAMENTOS DE VACACIONES ABIDJAN Estas instalaciones ofrecen diferentes tipos de alojamiento en alquiler para vacaciones. La nueva construcción apartamento de un dormitorio totalmente amueblado que tiene aproximadamente 60 m2.  Wi-fi ilimitado,...

Beau T3 cerca de todo

T3 apartamento en el 3er piso de un edificio que se terminó le ofrece la proximidad de Saint Denis y el aeropuerto (10 minutos) para vacaciones y negocios. Compuesto de una sala de estar y cocina, está ganando dos dormitorios de 12m² (extravagante...

Bungalow de alquiler

el bungalow se encuentra en una pantalla verde, calma completa en una propiedad cuyo jardín con vistas a las vistas panorámicas de la bahía de San Pablo hasta el comienzo de la carretera de la costa; Cuenta con aire acondicionado y está equipada c...

Su próximo sueño de vacaciones a Mbour, 5 min del océano

En el corazón de la Pequeña Costa, a 65 km al sur de Dakar, entre el típico puerto pesquero de M'Bour y la zona turística de Saly, Villa Dolmen con un jardín de flores y árboles, es un remanso de paz una zona residencial, a 5 minutos a pie de la p...

Apartamentos frente al mar en Grand Bay

Su nueva dirección para unas vacaciones idílicas junto al mar! Ubicado en el corazón de Grand Baie, el balneario más popular de la isla, con vistas al mar Apart'Hotel ofrece elegantes apartamentos muy confortables y decoradas con buen gusto en un...

Síguenos

Facebook España Twitter España Pinterest España Google+ Portugal

Encuentre su casa de vacaciones

Encuentre la perfecta casa de alquiler para sus vacaciones
 ¡Obtenga beneficios de su casa de vacaciones! Anúnciela ahora »
¿Es usted propietario? Acceda a su cuenta