La aventura africana de Verónica - Un paseo por los recuerdos de Zanzíbar

por Verónica Álvarez Ezponda, HomeAway España

 


Qué más da celebrar el cambio de año con m&m`s y una botella de vino calentorro sobrevolando El Cairo y rodeado de rusos adormilados …

 

… que a la llegada a Dar es Salam el termómetro marcara 35 grados, cuando eran tan solo 2 los que hacía cuando dejamos Madrid

…  que el visado para entrar en el país fuera un trozo de papel para envolver carne

…  que un listillo del lugar te engañe para coger un autobús a precio de oro para recorrer 400 kilómetros en 8 horas

…  quedarse dormid@ (a pesar de la música repetitiva y machacona al más puro estilo african power del autobús), y que al parar en un pueblo cercano a Moshi haya un señor con tu nombre en un cartel esperando a recogerte (señor al que sólo le habíamos escrito un mail para pedir información sobre safaris pero que dio por hecho que ya lo habíamos contratado…ojo a esto)

…  terminar viendo un partido de la premier bebiendo una Kilimajaro en un bar lleno de hombres enloquecidos por ver jugar al cabra de Tévez

… despertar y tomar un café horrible (con efectos inmediatos y muy malos) contemplando el Kilimanjaro y su nevada cumbre

… compartir un todoterreno con un vividor argentino de 70 años, una pareja de canadienses muy happies  e hippies , un cocinero mudo y un guía llamado Mosha (que curiosamente no dormía con nosotros porque se iba con su amante…lo que hacen las largas horas de viaje en el 4x4...)

… cruzar el Serengueti esquivando cebras, ñus, hienas… y no evitar recordar al pequeño Simba cuando se vio atrapado en la estampida…pobrecillo

… comer pescado en mitad del Serengueti, no darte cuenta que no hay un mar cerca y sufrir sus terribles consecuencias (me hice amigo de un bichillo que me acompañó todo el viaje y unas cuantas semanas en Madrid)

… dormir al raso oyendo las hienas, leones y demás bichos de la zona

… visitar el cráter del Gorongoro a pesar de haberte levantado a la 5 de la mañana y pensar que algunas veces despertarse al alba merece muchísimo la pena

… creerte Isak Dinesen (más conocida por Karen Blixen) pensar en vivir  tus propias “Memorías de África” y no encontrar a ningún Robert Redford que te lave el pelo en el rio

… esperar durante más de una hora a que el león que se había sentado junto a la rueda del jeep decida marcharse

… volver a Moshi y descubrir que en el primer hotel te han tomado un poco el pelo con el precio

… volar a Stone Town pensando que el avión turbohélice no llegaría a su destino por su aspecto frágil y las turbulencias

… descubrir que el hostal no está en la mejor zona de la ciudad pero que tiene el encanto especial del África de la década de los 40

… que el mercado de Darajani es lugar colorido donde los aromas de las especias embriagan al visitante … o más bien anestesian para poder soportar el hedor de los pescados “frescos”

… visitar  la casa del Dr. Livingstone y al entrar decir al guardia de seguridad “Dr. Livingstone, ¿supongo?" y te lance una mirada asesina

… que el Old Dispensary y el Palacio del Pueblo sean joyas desconocidas

… cantar Radio Ga Ga de Queen  al más puro estilo Freddy Mercury en el bar al que “en teoría” era asiduo y que te inviten a irte

… descubrir que viajar en un minibús con los lugareños hasta el norte de la isla mola cuando terminas charlando animadamente con ellos sintiéndote uno más del lugar

 

 

Qué más da todo lo que te toca vivir, cosas buenas y menos buenas, durante el camino si finalmente llegas aquí….

 

… un 6 de enero

… sin ningún turista más

… y descubrir el auténtico significado de la palabras PARAISO

Nungwi

 

 

Hakuna Matata

Qué más da celebrar el cambio de año con m&m`s y una botella de vino calentorro sobrevolando El Cairo y rodeado de rusos adormilados …  … que a la llegada a Dar es Salam el termómetro marcara 35 grados, cuando eran tan solo 2 los que hacía cuando dejamos Madrid …  que el visado para entrar en el país fuera un trozo de papel para envolver carne …  que un listillo del lugar te engañe para coger un autobús a precio de oro para recorrer 400 kilómetros en 8 horas …  quedarse dormid@ (a pesar de la música repetitiva y machacona al más puro estilo african power del autobús) y que al parar en un pueblo cercano a Moshi haya un señor con tu nombre en un cartel esperando a recogerte (señor al que sólo le habíamos escrito un mail para pedir        información sobre safaris pero que dio por hecho que ya lo habíamos contratado…ojo a esto) …  terminar viendo un partido de la premier bebiendo una Kilimajaro en un bar lleno de hombres enloquecidos por ver jugar al cabra de Tévez … despertar y tomar un café horrible (con efectos inmediatos y muy malos) contemplando el Kilimanjaro y su nevada cumbre  … compartir un todo terreno con un vividor argentino de 70 años, una pareja de canadienses muy happies  e hippies , un cocinero mudo y un guía llamado Mosha (que curiosamente no dormía con nosotros porque se iba con su amante…lo que hacen las largas horas de viaje en el 4x4...) … cruzar el Serengueti esquivando cebras, ñus, hienas… y no evitar recordar al pequeño Simba cuando se vio atrapado en la estampida…pobrecillo … comer pescado en mitad del Serengueti, no darte cuenta que no hay un mar cerca y sufrir sus terribles consecuencias (me hice amigo de un bichillo que me acompañó todo el viaje y unas cuantas semanas en Madrid) … dormir al raso oyendo las hienas, leones y demás bichos de la zona … visitar el cráter del Gorongoro a pesar de haberte levantado a la 5 de la mañana y pensar que algunas veces despertarse al alba merece muchísimo la pena … creerte Isak Dinesen (más conocida por Karen Blixen) pensar en vivir  tus propias “Menorías de África” y no encontrar a ningún Robert Redford que te lave el pelo en el rio … esperar durante más de una hora a que el león que se había sentado junto a la rueda del jeep decida marcharse … volver a Moshi y descubrir que en el primer hotel te han tomado un poco el pelo con el precio … volar a Stone Town pensando que el avión turbohélice no llegaría a su destino por su aspecto frágil y las turbulencias  … descubrir que el hostal no está en la mejor zona de la ciudad pero que tiene el encanto especial del África de la década de los 40 … que el mercado de Darajani es lugar colorido donde los aromas de las especias embriagan al visitante … o más bien anestesian para poder soportar el hedor de los pescados “frescos”  … visitar  la casa del Dr. Livingstone y al entrar decir al guardia de seguridad “Dr. Livingstone, ¿supongo? y te lance una mirada asesina … que el Old Dispensary y el Palacio del Pueblo sean joyas desconocidas  … cantar Radio Ga Ga de Queen  al más puro estilo Freddy Mercury en el bar al que “en teoría” era asiduo y que te inviten a irte … descubrir que viajar en un minibús con los lugareños hasta el norte de la isla mola cuando terminas charlando animadamente con ellos sintiéndote uno más del lugar   Qué más da todo lo que te toca vivir, cosas buenas y menos buenas, durante el camino si finalmente llegas aquí….  … un 6 de enero … sin ningún turista más … y descubrir el auténtico significado de la palabras PARAISO … Nungwi   Hakuna Matataerónica en Nungwi

 

 

Vive tu próxima aventura en África en un alojamiento HomeAway

bed and breakfast El refugio del lado de la montaña

lejos del ajetreo y el bullicio de los centros turísticos costeros, nuestra casa está idealmente ubicada en la ciudad de Saint Paul. La estación de autobuses, el famoso mercado de parques de atracciones, el cementerio marino donde descansan las pe...

Apartamento en residencia tranquila y segura baños salinos vista al mar

Este apartamento es un magnífico t2 ubicado en los baños salinos, a cinco minutos a pie de la laguna, cerca de todos los servicios farmacia, farmacia, panadería, tabaco, tiendas de prensa, bodega, restaurante, y rondavelle Este apartamento tiene u...

ESSAOUIRA, casa típica y acogedora en la medina.

La casa está situada en la Medina, cerca de la puerta "BAB MARRAKECH", en una calle tranquila a pocos pasos de los zocos. la opción ideal para una estancia con familiares o amigos. Está compuesto de la siguiente manera: 1 habitaciones dobles en ...

Villa Zeitoun - Magnífica villa con piscina privada

Hermosa villa en estilo que mezcla tradición y modernidad. Consta de 4 habitaciones que pueden alojar hasta 13 personas. La villa tiene una piscina privada. En la planta baja encontrará una sala de estar marroquí, una sala de estar moderna, un ri...

Encantadora Villa en residencia tranquila y segura, impresionante vista al mar

Las residencias paisajistas, Mont Roquefeuil - Saint Gilles les Bains Villa privada asegurada, con impresionantes vistas de la laguna de Saint-Gilles les Bains (playas de acceso a 5 minutos en coche), que ofrece vacaciones inolvidables a familias ...

Encuentre su casa de vacaciones

Encuentre la perfecta casa de alquiler para sus vacaciones