Barómetro del Alquiler Vacacional de Cataluña

Estudio 2017

OBJETIVOS

El objetivo perseguido por la encuesta es disponer de una radiografía del usuario de viviendas de uso turístico en España.


El informe se estructura de la siguiente forma siguiendo los mismos apartados del cuestionario:

 

  • Frecuencia de uso de la VT en los últimos dos años, duración de la estancia y personas con las que la compartió la última vez.
  • Motivos de la estancia vacacional o de ocio de la última vez en que se alojó en una VT.
  • Destino turístico de la última VT en la que se alojó: factores de elección y experiencia.
  • Valoración de la última VT en la que se alojó: fuentes de información utilizadas, factores de elección, grado de satisfacción.
  • Gasto vinculado a la última VT en la que se alojó.
  • Predisposición al pago de una tasa vinculada al uso de la VT.

 

Esta es la misma estructura que se sigue para el análisis de los resultados correspondientes al último hotel contratado por quienes también han utilizado este tipo de alojamiento en los últimos dos años.


La elección del tipo de alojamiento depende de lo que esté buscando el viajero. A priori, VT y hoteles podrían ser tanto complementarios como sustitutivos, dependiendo del objetivo del periodo vacacional, del precio del alojamiento, la localización, el número de días de estancia, y el número y tipo de personas alojadas. Igualmente, el gasto se ve influido por estas mismas variables. El grado de satisfacción en uno y otro caso, dependerá de las distintas expectativas sobre el alojamiento, sea VT u hotel, y la realidad que experimenta el individuo durante el consumo del servicio de alojamiento.

 

Los individuos que se alojan tanto en VT como en hoteles suponemos que consideran que ambos tipos de alojamiento son complementarios, mientras que los usuarios sólo de VT o sólo de hotel representan a los que por sus preferencias, son fieles bien a VT o a hotel. En cualquier caso, la mayor parte de los usuarios de VT comparten su utilización con el uso de hoteles en sus viajes de vacaciones u ocio. La comparación entre los patrones de comportamiento asociados a VT y a hotel permitirá aportar una representación de la experiencia de elección y uso de viviendas turísticas y hoteles de los residentes en España.

FICHA TÉCNICA Y METODOLOGÍA DE TRABAJO

 

2. FICHA TÉCNICA Y METODOLOGÍA DE TRABAJO:

 

El público objetivo de la encuesta es el ciudadano residente en España que haya pernoctado en los últimos dos años al menos una vez en una vivienda de uso turístico o en un hotel para pasar sus vacaciones o tiempo de ocio, tanto si es la persona que la alquiló, como si no lo es. En el caso de que corresponda a un viaje de varias etapas, se considerará la estancia principal, es decir, la que mayor número de pernoctaciones haya implicado.

 

¿Qué es una vivienda turística?

 

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en su artículo 5, letra “e”, define la vivienda turística como “la vivienda que esté amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato y que se comercialice o promocione en canales de oferta turística con una finalidad lucrativa”. A partir de esta definición, a efectos de esta encuesta consideramos vivienda turística o vivienda de uso turístico (VT) a aquella vivienda privada cuyo propietario la cede a terceros a cambio de un precio. En las viviendas de uso turístico el titular de la actividad es siempre el propietario, que la arrienda habitualmente de forma completa, sea cual sea el número de días y siempre con carácter coyuntural y no permanente. Las viviendas de uso turístico se considerarán como tal, independientemente del entorno en el que se ubiquen (ya sea urbano, en costa o en zonas de interior).

 

La gestión del alquiler podrá llevarse o no directamente por el propietario, pudiendo éste contratar a un tercero (empresa o no) la gestión de la oferta, la contratación en alquiler temporal o el mantenimiento de la vivienda en alquiler. Si la vivienda se utiliza de forma gratuita, por razones de propiedad, parentesco, amistad u otras, no se considerará a nuestros efectos vivienda de uso turístico.

 


Gasto durante la estancia

 

Se entiende por gasto de estancia a todo gasto realizado por los visitantes o por cuenta de los visitantes durante su estancia vacacional. Este tipo de gasto está destinado fundamentalmente al consumo final realizado por un visitante correspondiente al último destino principal en el que pernoctó. El objetivo es recoger el gasto individual del viaje, independientemente de quien lo haya pagado.

 


Para favorecer la identifcación de los conceptos de gasto en el cuestionario y facilitar su contestación, se ha utilizado el desglose seguido inicialmente por EGATUR (Encuesta de gasto turístico) y FAMILITUR (Estadística de Movimientos Turísticos de los Españoles, encuesta ahora gestionada por el INE y denominada “Encuesta de Turismo de Residentes").

 

El INE utiliza estos conceptos de gasto en la metodología sobre la Encuesta de Turismo de Residentes y los agrupa en siete apartados de gasto. En nuestro informe agruparemos los gastos teniendo en cuenta parcialmente esta desagregación. El INE distingue los siguientes conceptos: gasto en paquete turístico, gasto en alojamiento, gasto en transporte, gasto en bares o restaurantes, gasto en actividades recreativas, culturales y deportivas, gasto en objetos valiosos/ bienes duraderos, y resto de gastos.

 

Los datos correspondientes a la identifcación sociodemográfca del encuestado son los que constan en la base de datos de panelistas de SONDEA, empresa a la que se ha contratado el trabajo de campo a partir de su propio panel de consumidores.

 

 

2.1 Selección de la muestra

 

Población objeto de estudio:


Personas residentes en España, de 18 a 65 años de edad.

 

Tipo de entrevista:

 

Auto-administrada a través del correo electrónico. Fecha de recogida: 19/04/2017 hasta 26/05/2017 inclusive, en total 8 días. Entre los días 7 a 11 de abril se hizo un pretest para conocer el grado de comprensión de las preguntas y detectar posibles problemas en cuanto al formato de las contestaciones.

 

Muestreo:

 

El presente estudio se ha realizado sobre una muestra inicial de 16.197 individuos de 18 a 65 años de edad, pertenecientes al panel de Sondea, seleccionadas de forma intencional y proporcional a las cuotas de la población española según INE, Avance del Padrón a 1 de enero de 2016, en función del sexo, grupo de edad y comunidad autónoma, a los que se les consultó previamente sobre su estancia en hoteles y viviendas de alquiler completo por motivos de ocio durante los últimos 2 años.

 

A partir de los resultados declarativos de esta primera consulta y partiendo de esta muestra inicial que representa a la sociedad española por cuotas de sexo, grupo de edad y comunidad autónoma según INE, y partiendo de los objetivos de tamaño objetivo de las muestras a considerar, se obtuvieron los siguientes tamaños muestrales:

 

1. 550 entrevistas a personas que se alojaron durante los últimos 2 años en hoteles y no en VT por motivos vacacionales o de ocio.
2. 263 entrevistas a personas que se alojaron durante los últimos 2 años en VT y no en hoteles por motivos vacacionales o de ocio.
3. 1.300 entrevistas de personas que se alojaron durante los últimos 2 años tanto en VT como en hoteles por motivos de ocio.

 

Dichas submuestras se compusieron de forma intencional, atendiendo a los datos de destino por comunidad autónoma de las personas que disfrutaron del alquiler de una vivienda completa de uso vacacional a partir de los resultados de la primera consulta para las submuestras 2 y 3. Estas dos submuestras siguen la distribución de alojados por comunidades autónomas siguiendo los resultados publicados por el INE en la “Encuesta de ocupación en alojamientos turísticos año 2016” (datos provisionales a 31 de enero de 2017), con el fn de que la muestra fnal de vivienda de alquiler vacacional no solo fuera representativa de la sociedad española por cuotas de sexo, edad y comunidad autó- noma, sino también de la sociedad española en cuanto al destino del alquiler elegido por comunidad autónoma.


Por otro lado, la selección muestral de la submuestra 1 se realizó de forma aleatoria a partir de los resultados de la consulta previa, ya señalada anteriormente, extraída de la muestra representativa de la sociedad española de 18 a 65 años de edad. A partir de las contestaciones a esta consulta previa, se invitó a contestar a la muestra de usuarios que se habían alojado solo en hotel, componiendo la muestra de forma que siguiese el reparto en función de la Comunidad Autónoma en el que se encontraba ese alojamiento hotelero utilizado, a partir de los datos publicados por el INE en la “Encuesta de Ocupación Hotelera año 2016” (datos provisionales a 23 enero de 2017). En la encuesta se consulta a los individuos por su experiencia con respecto al alojamiento disfrutado, preguntando en el caso de las estancias en hotel por la última estancia, mientras que en el caso del alquiler de VT por motivos vacacionales o de ocio se induce la respuesta hacia el alquiler de la VT situada en la comunidad autónoma prefjada desde la administración de este estudio, de entre las declaradas por el entrevistado en los últimos dos años, para asegurar el seguimiento del reparto del INE por comunidad autónoma antes comentado.

 

El número de entrevistados que componen estas tres muestras es el finalmente obtenido con posterioridad al proceso de depuración de la muestra para garantizar la mayor calidad posible de la información (han rellenado el cuestionario en su totalidad, cumplen con las cuotas establecidas, hay congruencia en sus respuestas y cumplen con el tiempo mínimo de respuesta al cuestionario). En el caso de alojados solo en hoteles y alojados tanto en hoteles como en VT se pudo obtener un número superior de entrevistas para asegurar el tamaño de la muestra inicialmente previsto por el equipo técnico del estudio una vez realizado el proceso de depuración de cuestionarios. Hemos tenido mayores difcultades para obtener un mayor tamaño de muestra en el caso de personas que solo se habían alojado en VT al ser un colectivo más reducido, si bien consideramos que el tamaño fnalmente obtenido después del proceso de depuración, es sufciente para llevar a cabo un análisis comparativo a nivel nacional, pero no es sufciente para realizar un análisis separado como parte del  informe de cada una de las cuatro comunidades autónomas más importantes como destino de los viajeros o usuarios de VT residentes en España.

 

Dado que el objetivo del estudio, además de la elaboración del informe nacional, también es contar con un informe de cada una de las cuatro comunidades autónomas con mayor relevancia como destinos de usuarios de VT, se llevaron a cabo un mayor número de entrevistas de las señaladas en las submuestras 2 y 3 para reforzar su tamaño en estos casos y, por tanto, la fabilidad de los resultados obtenidos en estos informes.

 

A efectos de este informe en particular, se seleccionaron aquellos que contestaron que habían utilizado, en Cataluña, al menos una VT en los dos últimos años. 316 individuos cumplían el requisito, de éstos, 282 habían utilizado vivienda turística y hotel, y el resto (34) había utilizado vivienda turística (pero no hotel). El análisis de los datos se presentará distinguiendo únicamente los valores de las respuestas de los viajeros o usuarios de VT (tanto si han utilizado de forma exclusiva VT o conjuntamente con hoteles) que corresponden a los 316 individuos de la muestra total, y los valores de los usuarios de hoteles, que son los 282 individuos que, además de VT, también declaran haber utilizado hotel en el periodo de los dos años considerados.

 

Error muestral:

 

Al 95,5 % de nivel de confanza

  • Una muestra de 316 personas se corresponde con un error muestral de + / - 5,63 % (usuarios que se han alojado en vivienda turística en el periodo considerado, sea o no la VT la única forma de alojamiento).
  • Y una muestra de 282 se corresponde con un error muestral de + / - 5,95 % (usuarios que se han alojado en vivienda turística y en hotel en el periodo considerado).

 

 

 

3. PERFIL DE LA MUESTRA:
 

La distribución de la muestra por CC.AA. de origen y por variables sociodemográdicas es la que aparece reflejada en las tablas 3.1 y 3.2.

 

3.1.PNG

 

3.2.PNG

 

 

RESULTADOS

 

4. RADIOGRAFÍA DEL USUARIO DE VIVIENDAS TURÍSTICAS:

 

Mediante los siguientes análisis se persigue examinar el comportamiento viajero de los usuarios de alojamientos vacacionales de Cataluña. Además, dado que un cuestionario similar a este se utilizó en su día para elaborar la “Radiografía del viajero vacacional en España 2015”, donde sea posible, se ofrecerá en este informe una comparación entre los resultados de ambas “radiografías”.

 

4.1 Utilización de alojamientos vacacionales o de ocio en los últimos dos años:

 

De media el número de alojamientos vacacionales utilizados en los últimos dos años (abril 2015 a abril 2017) es aproximadamente siete para la muestra alojada en VT en Cataluña (N = 316). De los siete, un 37,5 % son VT, y un 45,3 % hoteles.  El 17,2 % restante corresponde a otro tipo de alojamiento, distinto de hotel o VT (tabla 4.1.1). Si tuviéramos en cuenta la muestra de individuos que ha estado tanto en VT como en hotel (N = 282), el número medio de alojamientos vacacionales contratados se sitúa ligeramente por encima de siete (tabla 4.1.2). En relación a los datos de 2015 se observa que la utilización de alojamientos vacacionales es mayor tanto para VT como para hoteles.

 

La mayoría de los usuarios que se ha alojado en VT en el periodo considerado, cuando contrataron la VT valoraron como alternativa alojarse en un hotel (62,0 %), pero decidieron contratar la VT en función de su conveniencia o como alternativa al encontrar el hotel completo. El 38,0 % restante tenía claro que quería alojarse en una vivienda de uso turístico. Tanto el porcentaje de personas que valoraron un hotel y finalmente eligieron VT como el porcentaje de personas que tenían claro que querían alojarse en VT son superiores respecto a los valores de 2015. Sin embargo, el porcentaje de personas que eligieron VT porque el hotel estaba completo, es menor en 2017. Estas cifras revelan una tendencia hacia la preferencia de la VT.

 

En lo que queda de 2017 (segundo semestre), los encuestados señalan que utilizarán un alojamiento turístico 3,6 veces, cifra que asciende a 3,7 si tenemos en cuenta solo a aquellos que han estado tanto en hoteles como en VT en el periodo considerado. En cuanto al número de veces que tienen pensado contratar cada tipo de alojamiento, la intención es 1,8 veces hotel y 1,2 veces VT, cifra que representa un aumento con respecto a 2015, año en el que fue de 1,0. La misma tendencia se observa para la muestra de usuarios que han estado tanto en hotel como en VT (n = 282), en este caso, la intención es contratar 2,0 veces hotel y 1,2 veces VT, mientras que la cifra de 2015 fue de 1,2 veces, tablas 4.1.4, 4.1.5.

 

Solo teniendo en cuenta la frecuencia con la que se menciona cada tipo de alojamiento vacacional, independientemente del número de veces indicado, observamos que en lo que queda de 2017 la intención de contratación es mayor para todos los tipos de alojamiento que en el mismo periodo de 2015 (tablas 4.1.6, 4.1.7). Se aprecia un importante aumento en el porcentaje de personas que prevén utilizar hotel (alrededor de 20 puntos porcentuales) y, sobre todo, en el porcentaje que prevé utilizar VT (alrededor de 25 puntos porcentuales), lo que previsiblemente generará una mayor cuota de participación de la VT en el gasto total de estos usuarios.

 

4.1.1  4.1.2  4.1.3.PNG

 

4.1.4  4.1.5  4.1.6.PNG

 

4.1.7.PNG

 

5. DURACIÓN DE LA ESTANCIA Y PERSONAS ALOJADAS:

 

El número de noches que duró la estancia es mayor en VT que en hoteles: 4,9 y 2,8, respectivamente Lo mismo ocurre con el número de personas alojadas: 3,8 y 2,6, en VT y hotel respectivamente (tablas 5.1 y 5.2). Si comparamos estos datos con los obtenidos en 2015, se observa que ha aumentado ligeramente el número de personas alojadas tanto para hotel como para VT. Sin embargo, el número de noches ha disminuido pasando de 5,5 en 2015 a 4,9 en 2017 para VT y de 3,2 en 2015 a 2,8 en 2017 para hoteles.

 

En cuanto al tipo de compañeros de viaje, la VT se utiliza más cuando se viaja “En familia (pareja e hijos y/o otros familiares)” y “En pareja” (51,5 % y 29,1 % respectivamente). En el caso del hotel, también se utiliza más “En familia (pareja e hijos y/o otros familiares)” y “En pareja”. Sin embargo, en comparación a la VT, se utiliza en mayor medida en pareja y en menor medida en familia (tablas 5.3 y 5.4). La VT se utiliza en mayor medida “Con amigos o amigos y más personas” respecto al hotel, mientras que el hotel se utiliza en mayor medida “Solo” en comparación a la VT. En relación a los datos de 2015, la VT se utiliza en 2017 más “En familia (pareja e hijos y/o otros familiares)” y menos “Con amigos o amigos y más personas” y “En pareja”. En el caso del hotel, en 2017 se utiliza más “En familia (pareja e hijos y/o otros familiares)” y “En pareja” y menos “Con amigos o amigos y más personas” y “Solo” en comparación a 2015.

 

5.1  5.2.PNG

 

5.3  5.4.PNG

 

6. MOTIVACIÓN DE LA ESTANCIA:

 

El motivo más perseguido a la hora de elegir destino y establecimiento vacacional es “Disfrutar del tiempo libre con las personas con las que viajo”, y los menos buscados son: “Recibir tratamientos de salud y belleza”, “Practicar el esquí u otros deportes” y “Visitar a familiares y amigos”. Este planteamiento vale tanto para VT como para la contratación de hoteles (tablas 6.1 y 6.2). Comparando con los datos de 2015, el motivo más perseguido fue “Descansar, escapar de la rutina y el estrés”. Esta motivación es la segunda más señalada en el presente estudio si bien se debe tener en cuenta que “Disfrutar del tiempo libre con las personas con las que viajo” no se incluyó explícitamente en la encuesta de 2015.

 

 6.1.PNG

 

6.2.PNG

 

 

7. FUENTES DE INFORMACIÓN UTILIZADAS SOBRE VIVIENDAS DE USO TURÍSTICO:

 

La valoración de la satisfacción con el destino turístico puede realizarse observando cada uno de los factores que identifcan dicho destino, o de forma sintética a través de indicadores generales de la misma, como la satisfacción global o el deseo de recomendar y de volver a dicho destino. Ambas son aproximaciones que se complementan, por ello presentamos ambas aproximaciones en este epígrafe.

 

7.1 Valoración desagregada por factores de satisfacción:

La satisfacción con el destino turístico es alta en casi todos los aspectos que se mencionan. “Diversión” es el ítem que recibe mayor puntuación en VT seguido de “Amabilidad de la gente del lugar”. Para hoteles,  “Amabilidad de la gente del lugar” es el aspecto con el que más satisfechos están los usuarios, seguido de “Trato y calidad del servicio: camareros, taxistas y policías” y “Seguridad” (tablas 7.1.1 y 7.1.2). En comparación a los datos de 2015 en viviendas turísticas se observa una mejora de la satisfacción para todos los ítems a excepción de “Precio” y “Ausencia de masi- fcación”. En el caso del hotel, también han mejorado ligeramente todas las puntuaciones, a excepción de “Precio” y “Oferta de alojamientos”.

 

7.1.1.PNG

7.1.2.PNG

 

7.2 Valoración de la satisfacción general:

 

El grado de satisfacción con el destino turístico es alto en VT de acuerdo a los tres indicadores que se suelen utilizar para medirla: la satisfacción general, las ganas de repetir ese destino, y las ganas de recomendarlo a familiares y amigos. En los tres la puntuación es mayor que 4 en una escala de 5, cifra que también está en torno a 4 en el caso de hoteles (tablas 7.2.1 y 7.2.2). Un cuarto indicador que podría añadirse a los tres anteriores es la valoración sobre si, en esa experiencia vacacional con el destino turístico, el individuo se sintió como un vecino más (1) o, al contrario, como un turista (5), entendiendo que lo que busca el alojado es sentirse como una persona más e integrarse como uno más en dicho destino turístico. Tanto en VT como en hoteles, la valoración está más cerca de sentirse un turista que de sentirse como un vecino más (3,2 y 3,4 respectivamente). Todas las variables relacionadas con la satisfacción general reciben puntuaciones más elevadas en esta encuesta que en la de 2015 a excepción del aspecto “Te sentiste como un turista” que, en el caso de VT, la puntuación es inferior a la obtenida en 2015, lo que indica que están más cerca de sentirse como un vecino más.

 

7.2.1  7.2.2.PNG

 

8. UTILIZACIÓN DE WEBS ESPECIALIZADAS EN ALOJAMIENTOS VACACIONALES:

 

Las fuentes de información que puede utilizar una persona para informarse sobre destinos turísticos y alojamientos son de tipo interpersonal (recomendación de una persona conocida, ya la habíamos utilizado anteriormente, agencias de viaje) o electrónicas (webs de las administraciones webs especializadas en la contratación de alojamientos o webs de OTAs). Observamos que el número medio de fuentes utilizadas en la elección de la VT ha sido de 2,1, cifra que disminuye a 2,1 si tenemos en cuenta a quienes comparten el uso de VT con hoteles.  En el caso de hoteles, el número de fuentes ha sido 1,7 por parte de quienes comparten su uso con VT. Por lo tanto, hay más esfuerzo de búsqueda y comparación en la elección de VT que de hoteles.

 

La consulta a través de webs de empresas especializadas en la oferta de alojamientos turísticos es la fuente más utilizada, tanto para VT como hoteles, siendo utilizada por el 63,6 % de los usuarios para buscar VT y por el 53,9 % para buscar hoteles (tablas 8.1 y 8.2). Para los dos tipos de alojamiento, la segunda y tercera fuentes de información más utilizadas son las agencias de viajes online y la recomendación de una persona conocida. En el caso de VT, “Recomendación de una persona conocida” es utilizada en mayor medida mientras que en hoteles se utilizan más las “Agencias de viajes online”. Las agencias de viajes físicas se utilizan por un 15 % de los usuarios tanto para la elección del hotel como de la VT.

 

Aumenta el uso de las webs especializadas

Si tomamos la principal fuente de información, y comparamos los resultados con los obtenidos en el informe de 2015 (tablas 8.3 y 8.4) se aprecia un ligero incremento en el porcentaje de usuarios que utilizan web especializadas en alojamientos turísticos cuando se trata de informarse de VT. En cambio, en el caso de información sobre hoteles, la utilización de webs especializadas ha disminuido en estos dos años, siendo del 54,0 % en 2017.

 

De los que accedieron a estas webs especializadas, alrededor de un 85,0 % lo hicieron a través de ordenador y el resto a través de un dispositivo móvil (tablas 8.5 y 8.6). Si comparamos estas cifras con las obtenidas en 2015 se observa que el uso de los dispositivos móviles se ha duplicado tanto para hoteles como para VT.

 

8.1  8.2.PNG

 

8.3  8.4  8.5  8.6.PNG

 

 

 

9. FACTORES DISTINTIVOS DEL ALOJAMIENTO VACACIONAL ELEGIDO:

 

Los factores “Ubicación”, “Entorno” y “Precio” son los más relevantes a la hora de elegir el alojamiento vacacional, tanto en el caso de VT como de hotel. Destaca “Ubicación” como el más distintivo para ambos tipos de alojamiento. Sin embargo, el segundo más relevante es “Precio” en el caso de VT y “Entorno” en el caso de hotel. El resto estarían recogidos en un segundo grupo de factores menos relevantes (tablas 9.1 y 9.2). Las puntuaciones obtenidas en esta encuesta respecto a las de 2015 son muy similares en los factores que se miden de nuevo en 2017.

 

9.1  9.2.PNG

 

9.1 Preferencias sobre la ubicación del alojamiento:

 

El tiempo máximo que los usuarios estarían dispuestos a utilizar en el desplazamiento desde el alojamiento hasta los lugares de interés es menor en el caso de hoteles en comparación a VT (tablas 9.1.1 y 9.1.2). Un 45,0 % de los encuestados señalan “10 minutos o menos” en coche o transporte público en el caso de VT mientras que este porcentaje asciende a 57,6 % para los alojados en hotel. Alrededor de un 30,0 % de los alojados en VT indican “20 minutos” en coche o transporte público, opción menos frecuente entre los alojados en hotel (25,4 %). Si observamos las respuestas a esta pregunta cuando se trata de realizar el desplazamiento andando, la comparación entre hotel y VT sigue de nuevo el razonamiento anterior. Los alojados en VT están dispuestos a invertir más tiempo en desplazarse. Un 44,5 % señala “10 minutos o menos”, alrededor de un 30,0 % señalan “20 minutos” y un 16,5 % indican incluso “30 minutos”. Por su parte, un 54,0 % de los alojados en hotel señalan “10 minutos o menos”, un 27,0 % “20 minutos” y solo el 11,0 % estaría dispuesto a desplazarse andando 30 minutos.

 

La importancia de la ubicación

 

En cuanto a la preferencia de ubicación de la VT, la puntuación en una escala de 1 a 5 (donde 1 es “Lo más céntrico posible” y 5 es “En los alrededores o las afueras”) es de 3,1. Esto signifca que para los usuarios una ubicación céntrica es indiferente, e incluso se podría decir que se inclinan ligeramente hacia una ubicación de la VT “En los alrededores o las afueras”. Lo mismo se podría decir de la preferencia de ubicación en cuanto a cerca o lejos de donde se concentra la gente. Para hoteles, cabe destacar que la puntuación para los dos ítems (céntrico vs. afueras y donde se concentra vs. donde no se concentra la gente) es menor que en VT, lo que signifca por tanto una mayor preferencia por ubicaciones céntricas y donse se concentra la gente.

 

9.1.1.PNG

 

9.1.2.PNG 

 

9.1.3  9.1.4.PNG

 

10. GRADO DE SATISFACCIÓN CON EL ALOJAMIENTO VACACIONAL UTILIZADO:

 

10.1 Valoración desagregada por factores de satisfacción:

 

Las valoraciones de todos los factores explicativos de la satisfacción con la experiencia vacacional, tanto en VT como en hoteles, se sitúan en torno a los cuatro puntos de una escala de 5. De hecho, el grado de satisfacción general, expresado a través de una pregunta directa, también se sitúa en ambos casos en cuatro puntos, cifras muy similares a las de 2015. Así, tanto en VT como en hoteles, la experiencia vacacional es satisfactoria y no hay diferencias entre ellos a este respecto (tablas 10.1.1 y 10.1.2).

 

Una medida adicional del grado de satisfacción es la existencia o no de quejas derivadas de la interacción con vecinos (VT) o con otros alojados (hoteles). El número de quejas es similar para VT y hoteles (entorno al 1,0 % para los dos tipos de alojamiento) dato que supone una disminución respecto a lo observado en 2015 en VT y hoteles (2,3 %, en ambos casos), tablas 10.1.3 y 10.1.4.

 

10.1.1.PNG

 

10.1.2.PNG

 

10.1.3  10.1.4-1.PNG

 

10.2 Valoración de la satisfacción general:

 

Además de la valoración general de la satisfacción a partir de una pregunta directa, vamos a consi- derar un aspecto que se debería desprender del nivel de satisfacción, como es la recomendación.

 

A la vista de las tablas 10.2.1 y 10.2.2, la recomendación alcanza un valor alto en VT y en hoteles (4,1 y 4,0 respectivamente), en consonancia con el alto nivel de satisfacción antes señalado. Estas cifras son superiores a las obtenidas en 2015.

 

Otra de las medidas que corrobora el grado de satisfacción es el grado de implicación del usuario en difundir su experiencia con el alojamiento a través de alguna de las webs públicas especializadas o en redes sociales. El porcentaje de personas que ha puesto un comentario es importante, en torno al 41,0 % en VT y 36,0 % en hoteles, de los cuales la inmensa mayoría son positivos (tablas 10.2.3 y 10.2.4). Respecto a las cifras de 2015, para VT se observa un aumento de los usuarios que ponen un comentario positivo. Las cifras para hoteles son similares a las de 2015.

 

10.2.1  10.2.2.PNG

10.2.3.  10.2.4.PNG

 

 

11. GASTOS DE ALQUILER Y ESTANCIA EN EL ALOJAMIENTO VACACIONAL:

 

El importe total del alquiler del alojamiento vacacional depende de varios factores: del número de noches contratadas, del número de personas, del tipo de alojamiento y de los ser- vicios incluidos como parte de la contratación. Los hoteles suelen contratarse con regímenes diferentes (SA, AD, MP, PC, TI), algo que el usuario incluye como parte del importe del alquiler ya que muchas veces no llega a conocer la desagregación entre alquiler en sí y servicios incluidos. De hecho, en esta encuesta sólo el 18,8 % de los que contratan hotel para sus vacaciones incluye sólo la habitación, y el 34,8 %, habitación y desayuno; por tanto, el 46,4 % restante incluye en la contratación almuerzo, cena u otros servicios (tabla 12.4). Estos datos muestran la existencia de una tendencia entre 2015 y 2017 a reducir la contratación de servicios al ho- tel por parte de una parte mayoritaria de sus clientes, lo que implica un trasvase de contratación de servicios de manutención del hotel al otros agentes ajenos al hotel (bares, restau- rantes, comercios de alimentación,…). Así, los que han contratado SA y AD han pasado de representar el 49,7 % en 2015, a ser un 53,5 % en 2017, disminuyendo la contratación de MP y PC, lo que hace más homogénea la comparación en el gasto en alquiler entre VT y hoteles en este Barómetro de 2017. Hay que destacar también que el segmento de mercado que representan los que contratan TI ha aumentado en este periodo de tiempo del 11,1 % al 15,2 %; son los clientes que buscan comodidad contratando todos los servicios al hotel.

 

Los comentarios que se señalan a continuación se hacen teniendo en cuenta esta difcultad para hacer comparaciones homogéneas entre VT y hoteles. Primero, nos fjaremos en el gasto en alquiler y de estancia para todos los alojados, por persona, y por persona y noche (tabla 11.1); para, a continuación, comentar la distribución del gasto correspondiente a la estancia en VT y en hoteles (tablas 11.2, 11.3, 11.4 y 11.5).

 

El gasto en alquiler en VT ascendió a 525,3 €, cifra signifcativamente mayor que el gasto en alquiler en hoteles (402,2 €), tablas 11.2 y 11.3. Al comparar con el año 2015, se observa un valor superior para el caso de VT pero, para el caso de los hoteles, en 2017 el valor ha descendido. Como se puede observar en las tablas, para ambos tipos de alojamiento, el gasto en alquiler ha aumentado respecto al 2015.

 

Sin embargo, si consideráramos el gasto de alquiler por persona, las diferencias entre VT y hotel se reducen, puesto que los grupos viajeros en VT son mayores, produciendo valores de alquiler por persona muy similares en VT y hoteles: 155,4 € y 158,7 € respectivamente.

 

Los gastos de estancia por persona son bastante mayores en VT que en hoteles, 469,9 € y 320,0 € respectivamente (tabla 11.1). En VT la cifra es muy parecida a la de 2015, mientras que para hotel es inferior (320,0 € frente a 354,0 € en 2015).

 

Los gastos de estancia para todos los alojados también son superiores en VT que en hoteles (tabla 11.1). Por tanto, atendiendo a la tabla 11.1 es claro que el gasto total generado por cada contratación de VT (2.248,2 €) es superior al generado por hotel (1.285,1 €), siendo tanto el gasto en alquiler como el de estancia superior en el caso de la VT.

 

Sin embargo, para un usuario que considere sustitutivos una y otra forma de alojamiento, y considerando el gasto total por persona y noche a efectos de homogeneizar la comparación, resultaría algo más económica la VT que el hotel (140,4 € frente a 172,0 €), siendo el alquiler por persona y noche superior en hoteles, así como el gasto de estancia por persona y noche.

 

Por último, es interesante analizar el gasto total generado por una persona a lo largo del año y comparar el resultado entre VT y hotel. Aunque hay una mayor frecuencia de utilización del hotel a lo largo del año en relación a la VT (1,7 frente a 1,2 de la VT), el número medio de noches es superior en VT que en hotel (tabla 11.1). Por lo tanto, el gasto total generado por una persona a lo largo del año, teniendo en cuenta todas las veces que los utiliza, es mayor en VT (834,3 €) que en hoteles (787,3 €). Además, el valor encontrado para VT en este estudio, en comparación con el hallado en el estudio de 2015, es superior (834,3 € frente a 720,3 €), pero para el caso de los hoteles, el valor es ahora inferior (787,3 €) frente a 973,9 € del 2015.

 

A la hora de valorar el impacto económico en la zona en la que se encuentra el alojamiento de las estancias en VT y en hoteles, es preciso tener en cuenta que el 15,2 % de la contratación de hoteles se hace dentro de un paquete turístico; es decir, corresponde a un pago centralizado en la agencia o el canal de comercialización del hotel y de forma previa al desarrollo de la estancia. Una parte de ese paquete incluye generalmente el pago por manutención y por actividades en la zona. En este sentido, se constata que el 15,2 % declara que la contratación del hotel es con “Todo incluido” y que el 12,0 % es con “Pensión completa”. Una parte sustancial de los hoteles pertenece a cadenas de ámbito nacional o internacional, que gestionan los ingresos y gastos de forma centralizada. En cambio, las VT pertenecen a particulares que gestionan ingresos y gastos en la misma zona en la que se ubica el alojamiento, lo que implica que son actividades con una mayor vinculación local en comparación con las cadenas hoteleras; aspecto que hay que tener en cuenta a la hora de valorar el efecto económico de la contratación de ambos tipos de alojamiento en el ámbito local.

 

Tanto para hoteles como para VT, los usuarios gastan aproximadamente la mitad en establecimientos próximos (54,9 % y 56,8 % respectivamente). Entrando en los apartados de este gasto de estancia por persona en VT, el gasto claramente más importante es el de las comidas, tanto las que se hacen fuera del alojamiento, como las que se compran para consumir en el alojamiento (133,3 € y 67,7 € respectivamente), seguido de gastos por compras de otros productos (51,6 €) y gastos de diversión nocturna (44,5 €). Estas cifras son muy similares a lo que se observó en 2015.

 

Estos mismos epígrafes son también los de mayor gasto en usuarios de hoteles, aunque el tercer puesto en este caso es para “Transporte público local, gasolina, aparcamiento y peajes en destino”. Las cuantías son claramente inferiores en el caso de hoteles.

 

Para hacer un análisis más claro de cara a observar la composición y cambios en la estructura de gasto de estancia por persona alojada, presentamos en las tablas 11.4 y 11.5 una agregación de estos gastos de acuerdo a la distinta motivación que los justifca, y entendiendo que con ello se puede hacer un seguimiento más realista del impacto del gasto en la zona de ubicación de la VT o del hotel. Esta agregación por conceptos de gasto es la siguiente:

 

Esta agregación por conceptos de gasto es la siguiente:

 

  • Gastos en actividades deportivas, culturales y recreativas: “Gasto por asistencia como espectador a actividades deportivas”, “Gasto por realización de actividades deportivas”, “Gasto por alquiler de barcos de recreo u otro tipo de equipos”, “Gasto en visitas culturales (museos, iglesias, pueblos, monumentos, bodegas...)”, “Gasto por asistencia a espectáculos culturales, musicales, etc.”, “Gasto de servicios tipo balnearios, talasoterapia, spa”, “Gasto en parques temáticos”.
  • Gastos en diversión nocturna, casinos y salas de juegos: “Gasto en  casinos / salas de juegos”, “Gasto en actividades de diversión nocturna, copas, discotecas, clubs, etc.”.
  • Gastos en excursiones y transporte: “gasto en excursiones fuera del lugar donde estaba alojado”, “Gasto en alquiler de un vehículo en origen”, “Gasto en alquiler de un vehículo en destino”, “Gasto en transporte público local, gasolina, aparcamiento y peajes en destino”.
  • Gastos en compras y consumiciones de todo tipo de productos y servicios: “Gasto en la contratación de servicios como limpieza, cuidado de niños, arreglos de la vivienda o de su equipamiento, etc.”, “Gasto en comidas y consumiciones fuera del alojamiento:  restaurantes, cafeterías, bares, etc.”, “Compras de comestibles, bebidas y otros productos de consumo cotidiano para consumir principalmente en el alojamiento”, “Gastos en compras de otros productos: ropa, joyas, vino, artesanías, productos típicos, regalos, etc.”.
  • Gastos extraordinarios: “Gastos extraordinarios: reparación de vehículos,  gastos por enfermedad o accidentes, etc".

 

Los gastos en compras y consumiciones de todo tipo de productos y servicios representan en torno al 50,0 % de los gastos totales de estancia, variando desde el 53,9 % en hoteles al 55,6 % en VT. Este gasto es fundamental a la hora de valorar el impacto económico del desembolso que realizan los turistas, ya que más del 50,0 % de los gastos que se realizan en establecimientos comerciales, se produce en comercios próximos al alojamiento turístico, sea este VT u hotel (tablas 11.2 y 11.3). Al comparar con 2015, esta partida de gastos en compras ha crecido en términos absolutos, tanto en VT como en hoteles. En concreto, el gasto es de 9,8 € más en hoteles, probablemente por el trasvase del gasto del hotel a otros agentes distintos al hotel tal y como apuntamos al principio de este epígrafe. En términos relativos, esta partida crece tanto para VT (de 53,3 % a 55,6 %) como para hoteles (46,0 % en 2015 y 53,9 % en 2017). En un contexto en el que gasto total de estancia por persona se mantiene para VT, el gasto realizado en establecimientos comerciales aumenta en detrimento del resto de epígrafes de gasto.

 

En VT, los gastos en actividades deportivas, culturales y recreativas duplican los gastos en diversión nocturna y son también superiores a los gastos en excursiones y transporte. En hoteles, la situación es parecida: los gastos en actividades deportivas, culturales y recreativas tienen un peso similar a los gastos en excursiones y transporte y, a continuación, se situaría el gasto en diversión nocturna.

 

 

12. ESTIMACIÓN DEL GASTO TOTAL EN VIVIENDAS DE USO TURÍSTICO EN CATALUÑA:

Considerando la estimación de gasto en alquiler y estancia por persona, y teniendo en cuenta el número de veces que se ha contratado VT en el periodo analizado (abril 2015 – abril 2017), podemos hacer una estimación del gasto generado en Cataluña como consecuencia de la utilización de VT por parte de la población residente.

 

Como se detalló inicialmente en el apartado 2.1, para seleccionar a los individuos que formaron parte de la muestra, se hizo una encuesta previa a 16.197 individuos respetando las cuotas por edad, sexo y comunidad autónoma de residencia señalados en el Padrón de Población de España del INE. El único fn era identifcar a la población que había utilizado VT u hoteles en el periodo de tiempo de dos años atrás. A partir de las respuestas, se identifcaron los marcos muestrales con los que se obtuvieron las muestras representativas de usuarios de VT, tanto si lo habían sido conjuntamente con hoteles (VT+Hotel), como si las habían utilizado en exclusiva (solo VT), además de identifcar a los que solo habían utilizado hoteles (solo Hotel). A partir de estas respuestas, se obtuvo que el 32,5 % de las personas habían utilizado una VT en ese periodo de dos años en España. Teniendo en cuenta la Encuesta de Ocupación de Apartamentos Turísticos 2016 (datos provisionales, publicados a 31 de enero de 2017), se deduce que, de los que han contratado VT en España, un 11,0 % acude a Cataluña.

 

Por tanto, aplicando esos dos porcentajes correspondientes a utilización de VT en España y participación de Cataluña como destino de estos viajeros o usuarios en este periodo de dos años, estimamos que ha habido 1.075.551 personas residentes en España y con una edad de 18 a 65 años que han contratado una VT en Cataluña. De los cuales, a partir de los resultados de la encuesta preliminar a la que aludimos en el epígrafe 2.1 de este informe, el y 11,4 % han utilizado solo VT y el 88,6 % lo ha hecho conjuntamente con hoteles. Es decir, mayoritariamente se piensa en VT y hoteles como alojamientos complementarios que cubren necesidades diferentes, dependiendo del tiempo de alo- jamiento, el número de personas que se alojen, los servicios que deseen contratar y el precio que como máximo deseen pagar.


Estimamos que el gasto total generado en Cataluña en 2016 por los usuarios de VT residentes en España, ha sido de 871.122.983 €, de los cuales el 25,0 % (216.502.817 €) correspondió a alquiler de la VT y el 75,0 % restante (654.620.167 €) a gastos de estancia. En relación al estudio realizado en 2015 (estimación del gasto de 2014) y que recoge la tabla 12.2, ha habido en esos dos años un incremento del gasto total asociado a la utilización de la VT del 32,7 %, siendo este incremento algo mayor en gasto en alquiler (38,2 %) que en gastos de estancia (31,0 %). Este importante aumento se debe a la mayor tasa de utilización de la VT por parte de la población residente en España, junto con un incremento de un punto en la cuota que capta la Cataluña de este mercado, ya que pasa de representar el 11,0 % al 12,0 %, además de registrar un aumento en el número de veces que se utiliza la VT por los viajeros que acuden a esta comunidad y, fnalmente, al aumento en el gasto por persona en alquiler ya que el de estancia se ha mantenido; estos gastos han pasado respectivamente de ser 147,1 € y 469,5 € en 2014, a 155,4 € y 469,9 € en 2016.

 

12.1.PNG

 

12.2.PNG

 

 

13. COMPARACIÓN CON LA MUESTRA NACIONAL:

 

En este último epígrafe se comparan los resultados obtenidos para Cataluña con los obtenidos para el total nacional. Para hacer esta comparación se utilizarán los resultados nacionales de aquellos que han utilizado tanto VT como hotel en el periodo de tiempo analizado, porque es el que más coincide con el perfl de la muestra de usuarios de VT ubicadas en Cataluña. Los principales aspectos que se destacan de esta comparación, son los siguientes:

 

  • En los últimos dos años, teniendo en cuenta los usuarios que utilizaron tanto VT como hoteles, el número medio de veces que se utiliza la VT es mayor (2,6 en Cataluña frente a 2,3 nacional). El número medio de veces que se utiliza el hotel es similar: 3,5 frente a los 3,4 de media nacional. Si observamos el número total de viajes realizados, el número de veces que se utilizan alojamientos vacacionales es mayor para aquellos que tienen como destino Cataluña (7,2 frente a 6,9).
  • En términos de consideración del hotel como alternativa de alojamiento, los resultados son similares a los de la muestra nacional. El 58,0 % de los usuarios (frente al 55,0 % en la muestra nacional) valoraron la opción del hotel pero fnalmente decidieron alojarse en VT:
  • Teniendo en cuenta los usuarios que simultanean el uso de hotel y VT, el número medio de veces que volverán a contratar hotel en lo que queda de año es mayor en el caso de Cataluña (2,0 frente a 1,7). Sin embargo, si se considera el porcentaje de usuarios que indican hotel, independientemente del número de veces, en Cataluña este porcentaje es inferior (60,8 % frente a 81,0 %).

 

CONCLUSIONES

Conclusión 1:

La VT ha generado 1.742 millones de euros en los dos últimos años por residentes en España, 429 millones más que lo obtenido en nuestro informe de 2015 (1.313 millones).

 

Conclusión 2:

La VT ha sido utilizada en más de 2,7 millones de viajes en los dos últimos años. En 2015 2,1 millones de viajes realizados por viajeros utilizaron VT.

 

Conclusión 3:

De los residentes en España que contratan VT por ocio, el 88,6 % contratan tanto VT como hoteles y el 11,4 % contratan solo VT.

 

Conclusión 4

El número de viajes realizados en estos dos últimos años por usuarios de VT ha sido de 6,9. Si tenemos en cuenta solo a los usuarios de VT que también han utilizado hoteles, el número de viajes ha sido de 7,2. En 2015 los viajes realizados por usuarios de VT fueron 5,9 y 6,7 de aquellos que simultanean su uso con hotel

 

Conclusión 5:

Quienes se alojan en VT contratan un mayor número de noches (4,8) que los que se alojan en hotel (2,8). De igual forma, el número de personas que se alojan es claramente mayor en VT (3,8) que en hoteles (2,6).

 

Conclusión 6:

Familia (51,5 %), pareja (29,1%) y amigos (16,1 %) son los principales usuarios de VT; mientras que en hoteles son las parejas (54,9 %) y familia (34,4 %). VT ha aumentado uso por parte de las familias respecto de 2015 (42,5 %).

 

Conclusión 7:

La satisfacción con el destino turístico supera los 4 puntos (4,1) sobre 5 para los usuarios de VT, misma cifra que en 2015. En consonancia con la satisfacción, el deseo de repetir ese destino (4,0) y el deseo de recomendación (4,1) también alcanzan valores altos. Al comparar con lo observado en 2015, ambos aspectos recibieron valores similares: intención de repetir destino (4,0) y el deseo de recomendación (4,0).

 

Conclusión 8:

La utilización de webs especializadas en alojamientos lideran esta búsqueda de información tanto si se trata de buscar una VT (63,6 %), como si se trata de buscar un hotel (53,9 %). Si añadimos al uso de estas webs el que se hace de las agencias de viaje online, se obtiene que el 75,0 % las consulta para VT y el 67,4 % para hoteles.

 

Conclusión 9:

Si bien la ubicación y el precio siguen siendo los principales factores que marcan la elección del tipo de alojamiento, los usuarios de VT son más permisivos con la ubicación que los usuarios de hoteles (distancia y tiempo invertido para llegar a los principales lugares de interés). La ubicación en coche o transporte público a 20 o menos minutos de los lugares de interés, concentra el 75,4 % de las preferencias de los usuarios de VT, frente al 82,9 % de hoteles.

 

Conclusión 10:

La satisfacción general con la VT y el hotel es de 4,0 sobre un total de 5 puntos, mismos valores obtenidos en el informe de 2015.

 

Conclusión 11:

La conflictividad de los usuarios de VT y hoteles con su entorno (vecinos/huéspedes) se ha reducido considerablemente en comparación con los valores obtenidos en 2015: 99,0 % en VT y 98,9 % en hoteles en 2017 no han tenido problemas vs 97,6 % en VT y 97,6 % en hoteles en 2015.

 

Conclusión 12:

La disposición a recomendar el alojamiento por parte de los usuarios de VT es alta y ligeramente superior a la de los usuarios de hoteles (4,1 y 4,0 sobre 5, respectivamente). El valor de recomendación por parte de los usuarios de VT y hotel es algo mayor que en 2015 (4,0 y 3,9, respectivamente).

 

Conclusión 13:

Los usuarios de VT publican mayor número de opiniones en 2017 que en 2015 (47,4 % vs 41,2 % y desciende en el caso de los hoteles (35,4 % vs 35,6 %). Hay que resaltar el aumento de las opiniones por parte de los usuarios de VT con 6,2 puntos porcentuales más que en 2015. Además, en relación al total de opiniones, las VT y los hoteles concentran un elevado número de opiniones positivas (95,3 % y 93,9 %, respectivamente).

 

Conclusión 14:

El usuario que se aloja en VT gasta más durante la estancia (469 €) que el usuario de hotel (320 €), situación que ya se observó en nuestro informe de 2015 (469 € y 353 € respectivamente). Los gastos en compras y consumiciones de todo tipo de productos y servicios (comidas y consumiciones fuera del alojamiento, comestibles y otros productos para consumir principalmente en el alojamiento y otras compras de productos y servicios) superan el 50 % de los gastos totales de estancia: representaron el 55,6 % de ese gasto en usuarios de VT y el 53,9 % en usuarios de hoteles, lo que representa un aumento de 2,2 puntos porcentuales en VT y una variación de 7,9 en hoteles si lo comparamos con 2015.

 

 

En total se estima que, de media, el gasto por parte de los usurarios alojados en una VT es de 2.248 € (frente a los 1.285 € del hotel). De éstos, 525 € son del alquiler de alojamiento en VT (402 € en hotel) y 1.722 € de otros gastos vinculados a la estancia (882 € en hotel). Los datos relativos al gasto en 2015: gasto en una VT fue de 2.170 € (frente a los 1.361 € del hotel). De éstos, 470 € correspondieron al alquiler de alojamiento en VT (378 € en hotel) y 1.699 € a otros gastos vinculados a la estancia (982 € en hotel). Lo que representa un ascenso nominal del gasto total entre 2015 y 2017 del 4 % en VT y una disminución del 6 % en hoteles.