Estudio Nacional del Alquiler Vacacional (Completo)

2014

 

 

Estudio Nacional de Alquiler Vacacional - Vídeo e infografía del estudio

 

INTRODUCCIÓN


Juan Carlos Fernandez.png
En nombre de HomeAway y como su Director General para el Sur de Europa, es un placer presentaros este Barómetro del alquiler vacacional, el primer estudio que se realiza en España de esta naturaleza y con el que queremos dar un paso más en el entendimiento de esta modalidad de alojamiento, con el objetivo de aportar datos fiables que ayuden a mejorar el conocimiento de la sociedad española sobre nuestro sector.

 

En este camino, contamos con un socio excepcional, la Universidad de Salamanca. Quiero agradecerles su esfuerzo y el trabajo realizado. Nuestra intención es que esta colaboración se prolongue en el tiempo y nos permita desarrollar iniciativas encaminadas a colocar al alquiler vacacional en el lugar que se merece.


Como plataforma online líder mundial en alquiler vacacional, que ha alcanzado recientemente el millón de anuncios, HomeAway se posiciona como el mayor proveedor de casas de vacaciones presentes en 190 países. Desde esta posición, constatamos que el alquiler vacacional no es una moda pasajera, sino una tendencia global que contribuye al crecimiento de las economías locales. Los viajeros son cada vez más exigentes, y no es casualidad que esta actividad esté en constante crecimiento. No existe mayor prueba del grado de satisfacción de los turistas que el aumento constante de la demanda.


En España, en tan sólo tres años, hemos pasado de anunciar 15.000 alojamientos a ofrecer más de 58.000. La demanda de alquiler vacacional por parte de los españoles en 2013 creció un 18%, lo que demuestra una satisfacción por parte del cliente que se hospeda en este tipo de alojamientos. Una tendencia de crecimiento que se confirma también en 2014, en cuyo último balance de verano, seguimos obteniendo cifras positivas: la demanda nacional de alquiler vacacional aumentó el 20%.


A nivel internacional, España tiene un peso notorio: somos una potencia mundial como mercado receptor de usuarios de viviendas de alquiler vacacional. Nuestro país es, tras Estados Unidos y Francia, el tercer destino preferido por los más de 442 millones de usuarios únicos que visitaron nuestras 51 webs en todo el mundo (datos de junio de 2013 a junio de 2014).


Por este motivo, me alegra compartir con vosotros este estudio pionero en la materia, que ayudará a sentar unas bases en un sector en auge como es el alquiler vacacional, una actividad cada día más próspera para el turismo y la economía en general.  


Juan Carlos Fernández

 

 

OBJETIVOS


Este proyecto tiene como principal objetivo conocer el perfil del viajero español que elige la vivienda vacacional para disfrutar de sus vacaciones. Un estudio elaborado con la intención de facilitar una radiografía precisa que aporte información relevante sobre los hábitos y costumbres del usuario de viviendas de uso turístico.
 

Un estudio que quiere ser referencia indispensable para conocer y aclarar la percepción real de este tipo de alojamientos así como la experiencia y la satisfacción de sus usuarios. El barómetro de alquiler vacacional en España nace con vocación de continuidad, porque un sector tan reciente como éste necesita de datos fiables que ayuden a mejorar su conocimiento por parte de la sociedad española.

 

FICHA TÉCNICA


FICHA TECNICA 1.JPG
 

METODOLOGÍA

Para conseguir los objetivos descritos se ha elaborado un cuestionario online. 

El público objetivo de la encuesta ha sido el ciudadano
residente en España que ha disfrutado en los últimos
tres años al menos una vez de una vivienda turística 
para pasar sus vacaciones o tiempo de ocio.


El trabajo de campo se realizó del 4 al 17 de junio de 2014.


El cuestionario se compone de tres bloques principales:
 

1. Procedimiento de búsqueda de
información, elección y reserva/

pago del establecimiento.

2. Utilización del establecimiento y
sus diferentes variables.

3. Valoraciones y comportamiento
tras la utilización del establecimiento.

 

 

 

PERFIL DE LA MUESTRA

Muestra representativa a nivel nacional de 2.077
individuos con cuotas de edad, sexo y comunidades autónomas

 

ficha tecnica 2.JPG

 

RESULTADOS


4.1. Comportamiento en el proceso de búsqueda de información,elección y reserva/pago de la vivienda turística.

 

En este apartado se aporta información sobre la última utilización de una vivienda turística, según se deriva de la encuesta, sobre las fuentes de información consultadas, el grado de influencia de dichas fuentes, los criterios que se manejan en la elección de la vivienda turística, forma de contratación, antelación al viaje con la que se realiza la contratación, y gasto realizado.


 

4.1.1 Fuentes de información consultadas.

 

La “consulta de webs especializadas” (53,6%) y la “recomendación de una persona conocida” (46,3%) son las fuentes más citadas, mencionándolas alrededor de un 50% de la muestra. La “consulta a través de otra página web” y “ya habíamos utilizado la vivienda turística anteriormente” se citan por el 33,2% de los encuestados. El resto de opciones que se presentaron a los encuestados fueron marcadas por menos del 30%: “consulta de web turística del gobierno de la comunidad autónoma de destino” (26,7%), “a través de una agencia de viajes” (21,8%), y “Otros” (11,3%).

 

A. Fuentes Utilizadas.PNG

 

 


4.1.2. Grado de influencia de las fuentes de información utilizadas en la elección de la vivienda turística.

 

El 51,5% de los que indican que han “consultado webs especializadas en alojamientos turísticos”, citan esta fuente como la más influyente. Así mismo, el 69,1% de los que mencionan la “recomendación de una persona conocida”,la mencionan como principal fuente. Y para el 53,3% de los que “ya habían utilizado la vivienda turística anteriormente”,éste es el principal factor para elegirla de nuevo.Sin embargo, de los que señalan que “consultan a través de otra página web”, sólo el 20,9% señalan esta fuente como la más importante, para el resto delos que la señalan (79,1%), no es la principal fuente.

 

B. Grado de Influencia de cada Fuente.PNG


 

4.1.3. Medio utilizado para la consulta de la web.

 

Un 94,4% señala que ha utilizado como medio principal el ordenador. Tiene un uso marginal, el uso de dispositivos móviles (teléfono/tableta).

 

C. Medio utilizado en la consulta web.PNG

 

*Nota: Debe tenerse en cuenta que esta pregunta se podía contestar solo por los que seleccionaron como fuente" Web turística del gobierno de la couminda autónoma de destino", "webs especializadas en alojamientos turísticos" y/o "a través de otra página web".

 

 


4.1.4. Factores importantes en la elección de la vivienda turística.

 

Destacan como factores más importantes para la elección de la vivienda turística: el precio y la ubicación de la vivienda. En una escala que va desde 1-nada importante hasta 5-muy importante, el precio tiene un valor medio de 4,219 y la ubicación, de 4,089. El resto de factores se queda por debajo del 4: “entorno” (3,844); “equipamiento interior y decoración” (3,671); “trato con los dueños o con personas del lugar” (3,509); “comentarios o puntuaciones de anteriores usuarios en Internet” (3,457); “disponibilidad de piscina u otro tipo de equipamiento externo” (3,399); “aspecto exterior del edificio” (3,296); y por último, “posibilidad de viajar con animales” (2,573).

 


D. Importancia de cada aspecto en la elección.PNG


4.1.5. Forma de contratación final de la vivienda turística.E. Forma de contratación final.PNG

La contratación se hace, sobre todo,

online a través de una web (39,9%

de los encuestados) o por teléfono

(36,6% de los encuestados). El resto

de opciones tienen una importancia

bastante menor: “personalmente o a

través de otras personas” (12,9%); “a

través de correo electrónico” (9,9%);

“por correo postal” (0,7%).

 

 

 

 

 

 

 

F.Asunción a la hora de contratar la vivienda.PNG

 


4.1.6. Quién asumió el mayor papel a la hora de contratar la vivienda turística.

Un 76,4% de los individuos encuestados

se habían encargado ellos mismos de

contratar la vivienda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

G. Cancelación en la contratación.PNG


4.1.7. Antelación al viaje con la que se realiza la contratación de la vivienda turística.

 

Un 26,5% de los encuestados se anticipan

entre 1 y 2 meses, ésta es la opción

más frecuentemente contestada. Por

detrás quedarían el resto de opciones:

“entre 15 y 30 días” (18,7%), “entre 2 y

3 meses” (18,2%), “entre 3 y 6 meses”

(16,6%), “entre 7 y 15 días” (10,3%),

“menos de 7 días” (5,6%), y por último,

“más de 6 meses” (4,1%).

 

 

 


4.1.8. Gasto en alquiler de vivienda.

El gasto medio en alquiler es de 539,9€ y el gasto medio del total del grupo viajero en otras partidas distintas del alojamiento es de 1.042,4€. Las villas, seguidas de cerca por los chalets son la opciones que suponen un mayor gasto medio en alquiler, 874,9€ y 809,2€ respectivamente. Por otro lado, las opciones más baratas son el bungalow y la casa de turismo rural (alquiler íntegro), 454,7€ y 459,5€. Paralelamente, los alojados en villas y chalets son también los que más gasto destinan en vacaciones a otras partidas distintas del alquiler de vivienda propiamente dicha. Éstos se gastan de media 389,5€ y 294,9€ por persona, respectivamente. De nuevo, la casa de turismo rural y el bungalow son las de menor gasto en vacaciones, 185,1€ y 194,0€ de gasto por persona, respectivamente. El apartamento es una oferta intermedia a este respecto, con un gasto medio por alquiler de 520,4€, más próxima al bungalow y a la casa de turismo rural que a la villa y al chalet; y un gasto medio en otras partidas distintas del alquiler de 278,0€ por persona, cercano, aunque inferior, al gasto que destinan a dichas partidas los alojados en un chalet. El gasto medio total (gasto en alquiler más gasto total del grupo viajero en otras partidas) es de 1.582,3€, siendo el bungalow el tipo de alojamiento que tiene asociado el gasto medio total más bajo para el grupo viajero (1.205,3€). Por su parte, la villa se caracteriza por el gasto medio total más alto (2.696,0€).

Tablas H e I.png

 

 


4.2. Utilización de la vivienda turística.

 

En este apartado se aporta información sobre la última utilización de una vivienda turística, según se deriva de la encuesta, sobre la intensidad de uso del formato vivienda turística frente a otros formatos, el tipo de vivienda turística utilizado, la comunidad autónoma donde se encuentra la vivienda turística, la duración de la estancia, el tamaño del grupo, el tipo de compañía, el motivo principal de la estancia vacacional y el tiempo pasado en la vivienda durante la estancia.

 

J. Número de veces por tipo de alojamiento.PNG

 


4.2.1. Utilización de la vivienda turística frente a otros formatos.

Desde enero de 2011, los encuestados

han alquilado de media, 2,7 viviendas

turísticas. Sin embargo, en ese mismo

periodo han alquilado 3,4 hoteles y 2

alojamientos de otro tipo, distinto de

hoteles o viviendas turísticas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


4.2.2. Tipo de vivienda turística alquilada.

La opción más frecuente es el apartamento (51,5%), seguido de la casa de turismo rural de alquiler íntegro (25,0%). Las otras opciones contempladas de vivienda turística son bastante minoritarias: “chalet” (9,5%), “bungalow” (9,0%), “villa” (3,6%), y “otros” (1,3%).

 

K. Tipo de vivienda turística por CCAA.PNG


4.2.3. Comunidad autónoma en la que se encuentra la vivienda turística.

Andalucía es la comunidad autónoma donde más viviendas turísticas se alquilaron (21,1%), le siguen con un porcentaje bastante más bajo la Comunidad Valenciana (13,0%), el extranjero (10,9%), Cataluña (9,6%) y Islas Canarias (8,5%). El resto de destinos queda por debajo del 6,5% (Asturias, Castilla y León, y Galicia) o incluso por debajo del 4,0% (Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Aragón, Cantabria, R. de Murcia y Comunidad de Madrid (1,8%), País Vasco, Extremadura, C.F. Navarra y La Rioja).

 

L. CCAA de origen y destino.PNG


4.2.4. Días de estancia y número de personas.

De media, los encuestados se alojan durante 7,4 días y en grupos de 4,6 personas. Esto varía según el tipo de alojamiento. Los tipos de vivienda turística donde las estancias son más prolongadas son: el chalet (8,8 días) y el apartamento (8,6 días). Por otro lado, las estancias más cortas se dan en la casa de turismo rural (4,9 días). Respecto al tamaño del grupo alojado en la vivienda, el mayor es el alojado en la casa de turismo rural (6,5 personas), seguido por el alojado en el chalet (4,9 personas) y en la villa (4,7 personas). Los grupos más pequeños se alojan en “apartamentos” (3,7 personas), “bungalows” (4,1 personas) o en otros tipos de alojamiento, “otro”, (3,6 personas).

 

M. Días y número de personas por tipo de alojamiento.PNG


4.2.5. Tipo de compañía.


La opción más citada en cuanto a tipo de compañía al alquilar una vivienda turística es la familia (citada por 46,1% de la muestra). Por otro lado, la pareja se cita por el 27,0% de la muestra, y los amigos, por el 25,0%. Las demás opciones en la encuesta son muy minoritarias: “compañeros de trabajo” y “otros” (0,4%), y “solo” (1,1%).

 

N. Tipo de compañía.PNG


4.2.6. Motivo del tiempo vacacional en el que se alquiló la vivienda turística.

El tiempo vacacional en el que se alquiló la vivienda turística estaba destinado sobre todo para disfrutar de la playa (45,4%). En segundo lugar, se cita el disfrute de la naturaleza y el campo (32,9% de la muestra). Las otras opciones son minoritarias: “ciudad” (7,3%), “patrimonio artístico” (3,9%), “visitar a familiares y amigos” (2,8%), “esquí u otros deportes” (2,0%), “gastronomía” (1,1%), y “otros” (4,6%).

 

Ñ. Motivo del tiempo vacacional.PNG


4.2.7. Tiempo pasado en la vivienda durante la estancia.

La respuesta a la pregunta sobre el uso de la mayor parte del tiempo de la estancia obtuvo un valor medio de 3,7 en una escala de 5 puntos (1-principalmente disfrutamos de la vivienda turística y sus instalaciones; 5-principalmente empleamos el tiempo en actividades fuera de la vivienda). Por lo tanto, no se debe descuidar la oferta de actividades en el entorno donde está localizada la vivienda turística, puesto que este es un factor que tiene importancia de cara a la satisfacción del turista.

 

O. Tiempo pasado en la vivienda durante la estancia.PNG


4.3. Valoraciones y comportamiento tras la utilización del establecimiento.

En este apartado se aporta información sobre la última utilización de una vivienda turística, según se deriva de la encuesta, sobre el grado de satisfacción, el comportamiento boca-oído, la valoración de la vivienda turística después de hotel.

 


4.3.1. Grado de satisfacción con la vivienda.


El grado de satisfacción es alto, puesto que el valor medio para todos los aspectos sobre los que se ha preguntado (precio, equipamiento interior, descanso, estado de conservación, limpieza, trato, confort, entorno y satisfacción general) está en torno al 4 sobre una escala de 5 puntos, donde “1” representa “nada satisfecho”, y “5”, “muy satisfecho” (P). En concreto, la respuesta a la preguntasobre la satisfacción general (“En general,considero que mi grado de satisfacciónfue”), obtiene un valor medio de 4,054. Además, tal y como muestra el gráfico (Q), una amplia mayoría de los encuestados (97,1% de la muestra) señala que no ha tenido problemas con los vecinos. Por su parte, la respuesta a la pregunta “Las características reales de la vivienda en relación a las que se mostraban en Internet o que os comentaron previamente eran”, obtiene un valor medio de 3,49, sobre una escala de 5 puntos (1-mucho peores; 5-mucho mejores). Esto indica que las expectativas de la mayoría de los encuestados, formadas a partir de lo que vieron en Internet o lo que les dijeron, se cumplen o se superan (R).

 

P. Grado de satisfacción con la vivienda.PNG

 


4.3.2. Si pudieses volver atrás en el tiempo…

La gráfica (S) muestra que muy pocos encuestados, si pudieran volver atrás, cambiarían a otro tipo de alojamiento (hotel u otro alojamiento distinto de vivienda turística), sólo un 4,1%. Por su parte, un 22,7% preferiría contratar otra vivienda turística distinta a la que contrataron. Pero, la mayoría repetiría su estancia en la misma vivienda turística, un 73,2%.

 

S. Repetición de la experiencia si pudiera volver atrás en el tiempo.PNG


4.3.3. Si en el lugar al que quieras ir en el futuro no hubiese viviendas turísticas…

La gráfica (T) muestra la respuesta a la pregunta “Si en el lugar al que quieras ir en un próximo periodo vacacional no hubiese oferta de viviendas turísticas, ¿buscarías otro lugar?”, y se observa que obtiene un valor medio de 3,2 sobre una escala de 5 puntos (1-seguiría yendo a ese lugar y buscaría otra forma de alojamiento; 5-cambiaría a otro lugar que tuviese viviendas turísticas para alquilar). Podemos considerar esta pregunta como definitoria del grado de preferencia que tiene el turista sobre las viviendas turísticas. La respuesta a esta pregunta representa un punto intermedio en la escala (3,2). Este resultado por sí solo no permite extraer conclusiones prácticas, pero se intuye que probablemente hay dos segmentos tras esta respuesta: los que consideran que lo más importante es el destino y, por otro lado, los que sienten que lo más importante, incluso antes que el destino, es el formato de vivienda turística. El conocimiento de posibles diferencias en el comportamiento de dichos segmentos, podría permitir extraer conclusiones prácticas relevantes. Por tanto, para un estudio de dichos segmentos hemos dividido la muestra distinguiendo entre quienes han respondido 1 o 2, es decir, que son más proclives a mantenerse en el lugar, aunque esto implique un cambio en el tipo de alojamiento, y quienes han respondido 4 y 5, es decir, que son más proclives a mantener su preferencia por la vivienda turística aunque tengan que cambiar de lugar. Los que contestan 3 no los vamos a considerar en el análisis ya que es la puntuación media de la escala utilizada en esta pregunta y no denota preferencia ni a una ni a otra opción.

 

T. Si no hubiese oferta de viviendas turísticas donde tí quieres....PNG

 

En las tablas (U) y (V) se muestra la comparación en la distribución de las respuestas entre ambos grupos. Los análisis muestran como resultado diferencias estadí sticamente significativas en los siguientes aspectos:

Veces en las que se ha contratado un hotel

Principal motivo de disfrute durante el tiempo vacacional

• Poner un mensaje en un medio electrónico sobre la experiencia vacacional

Importancia a la hora de elegir una vivienda turística de que haya piscina u otro equipamiento externo en la vivienda turística y la posibilidad de viajar con animales

Comparación del hotel con la vivienda turística en cuanto a precio, comodidad y localización

 

En cambio otras variables no presentan diferencias significativas, como:

Sexo y edad del entrevistado

Veces en las que ha contratado una vivienda turística u otro tipo de alojamiento

• El tipo de vivienda turística que se utilizó en la última ocasión

• Tipo de personas con las que compartió el alojamiento

Variables relacionadas con el gasto: número de personas alojadas, días de estancia, gasto en alquiler, gasto por persona en el lugar durante la estancia

Webs consultadas por quienes utilizaron Internet en su elección

Importancia a la hora de elegir una vivienda turística de una buena ubicación, equipamiento interior, aspecto exterior del edificio, precio, entorno, comentarios sobre la vivienda en Internet y trato con los dueños y personas del lugar

Tiempo dedicado a estar en la vivienda o fuera de la vivienda

Insuficiencia en la oferta de viviendas turísticas

 

Considerando sólo las respuestas que presentan diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos, la comparación se sintetiza en la siguiente tabla:

 

Diferencias en el compartamiento del turista según preferencia por el lugar...

 

Por tanto, comparativamente, los que prefieren el lugar están más condicionados por su deseo de visitar alguna población en concreto, bien por el atractivo de la misma, bien para visitar a familiares y amigos; en el pasado han utilizado en mayor medida hoteles; están menos familiarizados con Internet, ya que utilizan en mayor medida el teléfono a la hora de contratar en vez de hacerlo a través de la web y, además, son menos proclives a poner mensajes en Internet sobre su experiencia vacacional; tienen una valoración inferior de la vivienda turística en relación al hotel en términos de precio, comodidad y localización.

 

U. Diferencias en el comportamiento del turista según preferencia por el...

 

V. Diferencias en el comportamiento del turista según preferencia por el...


4.3.4. Valoración de la vivienda turística frente al hotel.

La gráfica (W) muestra el grado de acuerdo/desacuerdo (1- totalmente en desacuerdo; 5- totalmente de acuerdo) respecto a distintas afirmaciones que comparan el hotel frente a la vivienda turística. Se observa que a estancias más largas, existe más grado de desacuerdo en que es mejor el hotel que la vivienda turística (fin de semana, valor medio de 3,4; una semana, valor medio de 2,7; más de una semana, valor medio de 2,5). Sin embargo, para viajes en pareja, se considera que es mejor el hotel (valor medio de 3,4 sobre una escala de 5 puntos). Por otro lado, para viajes con la familia se concibe en mayor medida como opción adecuada la vivienda turística, por tanto existe un mayor grado de desacuerdo sobre que el hotel sea mejor que la vivienda turística para dicho tipo de viajes (valor medio de 2,5).

 

W. Valoraciones.PNG


4.3.5. Comportamiento en relación con el boca-oído.

Un 31,1% de los encuestados ha puesto un comentario y/o valoración en una red social y/o página web (X). En este sentido, la gráfica (Y) detalla, en qué plataformas se pusieron los comentarios. Más de la mitad (50,39%) de los encuestados que pusieron comentarios utilizaron para ello la web del propio alojamiento. En menor medida, pero también con un uso importante estarían las “redes sociales (Facebook, Twitter)” y las “webs especializadas en turismo, viajes o alojamientos”, utilizadas para valorar por un tercio de los encuestados que pusieron comentarios. En concreto, por un 33,02% y 32,87%, respectivamente. La colocación de valoraciones en “otra web” (no especializada en turismo, viajes o alojamientos) es minoritaria (4,65% de los que pusieron comentarios).

 

X. ¿Han puesto algún comentario o valoración el algún medio electrónico.PNG

 

Y. Medio en el que puso comentario.PNG

 

PERFIL


Según se deduce de los resultados anteriores, el usuario tipose ha alojado en los últimos 3 años (enero de 2011- junio de2014) 8,14 veces en alojamientos turísticos, de las cuales,2,68 veces han disfrutado de viviendas turísticas en alquiler. El formato de vivienda turística más utilizado es el apartamento,localizado en la comunidad autónoma de Andalucía (y en menormedida en la Comunidad Valenciana y en el extranjero). Se alquila sobre todo para viajes en familia, alojándose en la vivienda una media de 4,6 personas y para una duración de 7,4 días, en los que se quiere disfrutar de la playa. En la búsqueda y elección de la vivienda vacacional es muy importante Internet.

 

El orden de los factores que influyen en la elección de la vivienda turística es el siguiente: precio, ubicación, entorno,equipamiento interior, trato, comentarios online de otros usuarios, piscina, aspecto exterior y posibilidad de viajar con animales. Se reserva por teléfono o a través de una página web, con una antelación de entre 1 y 2 meses. El gasto medio en el alquiler de una vivienda vacacional es de 539,87€, y el gasto durante la estancia (excluyendo el alquiler de la vivienda) es de 1.042,40€.Los elementos con los que se queda más satisfecho son: el entorno, el trato por parte del arrendador y el descanso. El 31,10% ha puesto comentarios en Internet sobre el alojamiento.Si volviera atrás en el tiempo, un 95,90% repetiría la misma vivienda o elegiría una nueva vivienda vacacional y sólo el 4,10% se iría a un hotel u otro alojamiento. Asimismo, un 97,10 % confirmano haber tenido problemas con los vecinos. Al comparar viviendas turísticas y hoteles, los usuarios de viviendas turísticas asocian el alquiler de viviendas turísticas a viajes de mayor duración y en familia.

 

CONCLUSIONES


Demanda de Vivienda Turística.

De acuerdo a los resultados de esta encuesta, el 31,8% de las personas entre 18 y 65 años residentes en España en algún momento de los últimos tres años y medio (enero 2011- junio2014) han sido usuarios de viviendas turísticas. El número de veces que de media han utilizado anualmente este tipo de alojamiento ha sido inferior a uno (0,9), teniendo en cuenta que su utilización ha sido de 2,68 veces en estos algo más de tres años.


El patrón de comportamiento en relación a las veces de utilización de alojamientos vacacionales se reparte de la siguiente forma: el 33,0% corresponde a viviendas turísticas, el 42,0% a hoteles y el 25,0% a otro tipo de alojamientos (hostales, pensiones,campings, apartoteles y casa rurales alquiler habitaciones). Hay una relación positiva entre contratar más veces viviendas turísticas y las veces de utilización de hoteles u otro tipo de alojamientos. Es decir, que quien más viaja contratando hoteles u otro tipo de alojamientos, más veces contrata viviendas turísticas. Por tanto, podemos decir que en el patrón de consumo de estas personas hay una relación de complementariedad entre los tres tipos de alojamientos contemplados. Viajan más y en consecuencia contratan más veces alojamientos quienes son más jóvenes, los de clase social alta, los de nivel de estudios superiores y los de mayores ingresos.

 

Utilización de la vivienda turística.

De entre las distintas alternativas de viviendas turísticas disponibles por parte del potencial usuario, el apartamento con un 51,5% es claramente el más utilizado, seguido por la Casa de Turismo Rural de alquiler íntegro con el 25,0%. Los que se declaran de clase social “baja” tienen un nivel de preferencia mayor por el apartamento y los de clase social “alta” por el chalet. Hay que resaltar que ni en nivel de renta ni en nivel de estudios, como variables habitualmente relacionadas con clase social, se obtienen valores diferentes en cuanto a la utilización de apartamentos. La villa es la única categoría que presenta diferencias por rentas y nivel de estudios, siendo los de mayores niveles los que más las demandan. En casas de turismo rural ninguna de las variables sociodemográficas de perfil utilizadas es significativa, lo que quiere decir que es una categoría de interés para la población en general.


En cuanto a las preferencias por las zonas geográficas, los de menos edad observan una preferencia mayor por Islas Canarias y los de más edad por Castilla y León y por Asturias. Por clase social, los que se consideran de baja tienen mayor preferencia por Islas Canarias y Comunidad Valenciana, que se corresponden además con las preferencias de los de menores ingresos, y la clase social más alta por las Islas Baleares.


La distancia condiciona en gran medida las decisiones de elección del alojamiento turístico ya que la zona en la que se encuentra suele corresponder a comunidades autónomas próximas. Así, los residentes en Comunidad de Madrid observan mayor preferencia que la media nacional por zonas cercanas: Castilla - La Mancha, Castilla y León y Comunidad de Madrid, y menos por las regiones más alejadas como Islas Canarias, Cataluña y Andalucía. Lo mismo cabe decir de Cataluña ya que presenta mayor preferencia por la misma Cataluña y por las Islas Baleares, y menos por las más distantes como Andalucía; sorprende en este caso también la menor preferencia por las viviendas turísticas de la Comunidad Valenciana dada la cercanía entre las dos zonas. Los residentes en Andalucía manifiestan una preferencia mayoritaria por viviendas turísticas localizadas en la misma comunidad autónoma, lo mismo que ocurre con la preferencia de los residentes en Islas Canarias por elegir viviendas turísticas en Islas Canarias, aunque en este caso la distancia (tiempo y dinero) juegan si cabe un papel claramente más desmotivador.


La estancia media fue de 7,40 días, con un número medio de personas alojadas de 4,58, principalmente familias (46,1%), parejas (27,0%) y amigos (25,0%). Cuanta mayor es la edad del que responde, mayor es el número de días de estancia y mayor es la proporción que representa la familia, y cuanta menos edad, más se viaja en pareja y con amigos. Ni por clase social, ni por nivel de ingresos, ni por estudios se aprecian diferencias en relación a los datos medios en estas tres variables: estancia, número y tipo de las personas alojadas.


Estas decisiones sobre el tipo de vivienda turística utilizada, días de estancia y número de personas (tamaño de la vivienda turística) definen una parte sustancial del gasto en alquiler. De media el gasto en alquiler fue de 540,0€ que varían obviamente en función del tipo de alojamiento. Los alojamientos más baratos fueron el bungalow (454,6€), la casa de turismo rural (459,5€) y el apartamento (520,4€), y las más caras los alquileres de villas (875,0€) y chalets (809,0€). El tramo de mayor edad, la pertenencia a la clase social alta, disponer de estudios superiores y mayores ingresos, implica tener un mayor gasto en alquiler. También se puede apreciar que es el nivel de renta del encuestado el que explica tanto el mayor gasto en este tipo de alquiler como el número mayor de veces que se contratan al cabo del año.


Ir a la playa (45,4%) y disfrutar de la naturaleza y el campo (32,9%) explican más de las tres cuartas partes de las motivaciones para viajar de los encuestados. El motivo principal para viajar y alquilar una vivienda turística varían en función de la edad; los más jóvenes están más motivados por la práctica de deportes, como el esquí, o visitar ciudades; en cambio las personas de mayor edad buscan naturaleza y campo y patrimonio artístico. Por otra parte, los que disponen de estudios superiores presentan una mayor preferencia por visitar ciudades, que los de menor nivel de estudios.

 

La elección de la vivienda turística.

La búsqueda de información a través de webs especializadas es el principal canal de información (23,7%) seguido de la recomendación de una persona conocida (20,5%). De media un demandante de este tipo de viviendas utiliza algo más de dos fuentes de información antes de decidirse.


El usuario utiliza tres estrategias de búsqueda de información: (1) las recomendaciones de personas conocidas y la propia experiencia que lleva a repetir la utilización de dicha vivienda turística; (2) agencias de viaje como canal personal de contacto; y (3) canales online, en el que entrarían las webs especializadas, webs dependientes de las agencias de la Administración u otro tipo de webs.


Un tercio de la demanda se genera de la experiencia previa de consumo; el 33,2% repiten la misma vivienda turística que ya utilizaron. Si además añadimos la recomendación (opiniones) de una persona conocida; es decir, la experiencia de otros, podemos concluir que seguramente más del 50,0% de los potenciales usuarios de estas viviendas podrían participar del negocio de las empresas que ofertan este tipo de alojamiento. Esto significa que la buena satisfacción del propio cliente, o bien de una persona cercana, explica la repetición de la contratación del alquiler. De ahí la relevancia de cuidar el servicio ofrecido al cliente y medirlo como instrumento de gestión clave en este negocio. Por otra parte, cabe destacar que un 21,8% de los demandantes acude a una agencia de viajes posiblemente para complementar información. Las personas con mayor nivel de estudios son los que menos utilizan las agencias de viajes.


La consulta se hace a través de ordenadores y marginalmente a través de dispositivos móviles (5,55% de los que consultan webs). Son los más jóvenes los que más tienden a utilizar este tipo de dispositivos (tabletas y móviles).


¿Qué es lo que un cliente busca a la hora de elegir la vivienda turística? Los aspectos que tienen las puntuaciones más altas (grado de importancia) son la ubicación de la vivienda y el precio. Los más jóvenes asignan al precio y a los comentarios que dejan en la red los usuarios, valores superiores a la importancia media. Justo al contario, los de mayor edad asignan valores superiores a casi todos estos aspectos salvo precio, comentarios de los usuarios y equipamiento externo. Las personas de rentas más bajas también dan una mayor importancia al precio. Un dato interesante es que la posibilidad de viajar con animales es algo que valoran en mayor medida las personas de clase social alta y baja, así como los que tienen estudios básicos.


En cuanto a la contratación, la opción más utilizada es la contratación a través de la web con el 40,0% de los encuestados, lo que también significa que un 60,0% del negocio de contratación se realiza a través de otras vías como el teléfono (36,6%), de forma personal (12,9%) o a través de correo electrónico (9,9%). Comparando con los datos sobre fuentes de información, el 53,6% de los encuestados declara utilizar webs especializadas, pero finalmente llegan a contratar a través de estas webs solo ese 40,0%. Los más jóvenes presentan una contratación significativamente mayor que la media a través de las webs y los de más edad alcanzan valores mayores en la contratación de forma personal, sobre todo si tienen estudios básicos. Los que disponen de estudios superiores y mayores rentas utilizan en mayor medida el correo electrónico.


En general, se contrata con bastante antelación la vivienda turística; solo el 16,0% lo hace en un plazo inferior a 15 días previos al disfrute de la vivienda, por tanto es una decisión bastante planificada y no se destacan diferencias en cuanto al perfil del entrevistado.


Finalmente, un aspecto complementario a la utilización de la vivienda turística es el gasto personal realizado por cada una de las personas alojadas durante el tiempo en el que estuvieron alojados, además del gasto en alquiler al que anteriormente nos hemos referido. De media por persona este gasto ascendió a 252,0€; claramente más alto cuando nos referimos a personas alojadas en villas (389,5€) y chalets (294,9€) y más bajo en casas de turismo rural (185,0€) y bungalows (194,0€). Estas diferencias dependientes del tipo de alojamiento contratado también se observa si consideramos el gasto del conjunto de personas alojadas. Las personas de mayor edad gastan más que los más jóvenes, y los que se declaran de clase social alta y los de mayores ingresos gastan más que los demás. Si sumamos el gasto en alquiler y el gasto del conjunto de personas alojadas, el gasto medio total ascendió a 1.559,0€.

 

Valoración y comportamiento tras la utilización del alojamiento.

El aspecto clave en la valoración es el grado de satisfacción ya que contrasta en qué medida el disfrute de la vivienda y de su entorno están en consonancia con las expectativas previamente generadas.


En una escala de 1 a 5, el grado general de satisfacción es algo más de 4, por lo que podemos decir que el grado de satisfacción es alto, lo que originará un refuerzo de la preferencia por la vivienda turística en el futuro. Además solo un 3,0% declara que ha tenido algún problema con los vecinos. Este es también un tema importante ya que se valora bastante por los que contratan este tipo de viviendas vacacionales que haya un trato con los dueños (sobre todo por las personas de mayor edad) y con las personas del lugar en el que se encuentra la vivienda. Por tanto, las relaciones interpersonales en el lugar del alojamiento también cuentan a la hora de propiciar un alto grado de satisfacción del cliente.


El 73,2% de los usuarios de vivienda turística señalan que si tuviesen que volver a decidir sobre la contratación o no de la vivienda turística que utilizaron, volvería a la misma vivienda; el 22,7% preferiría contratar otra vivienda turística, en algunos casos más por búsqueda de variedad que por insatisfacción; y solo un 4,1% se irían a un hotel u otro tipo de alojamiento. Por tanto, en la inmensa mayoría de las ocasiones, quien contrata una vivienda turística quiere seguir contratando viviendas turísticas. Otro contraste sobre las implicaciones que conlleva el obtener un grado de satisfacción elevado es que los encuestados preferirían en alguna medida cambiar de lugar si no hubiese oferta de viviendas turísticas, que seguir en el mismo lugar y contratar otra forma de alojamiento. Los que no cambiarían de lugar se destacan por una mayor motivación por conocer ciudades y por visitar a familiares y amigos y tienen una tasa de utilización mayor en hoteles. En cambio, los que muestran más preferencia por cambiar a otro lugar en el que haya disponibilidad de viviendas turísticas, buscan en mayor medida naturaleza y campo, contratan en mayor medida a través de webs especializadas,son más activos poniendo recomendaciones en medios electrónicos y están más seguros de que en la próxima ocasión seguirán contratando una vivienda turística. Por tanto, son los clientes de alquiler vacacional los que presentan una mayor fidelidad a esta categoría de alojamiento.


El 31,1% de los usuarios ha puesto al menos un comentario en Internet sobre su experiencia de disfrute de la vivienda turística, principalmente en la propia web del alojamiento (41,67%) y en menor medida en webs especializadas (27,8%) o en redes sociales (27,3%). Los que tienen estudios superiores ponen más mensajes en las webs especializadas en alojamientos turísticos que los de estudios más bajos.


Para estancias de fin de semana, para ir en pareja y para ir al extranjero, la opinión general es que es mejor el hotel que la vivienda turística. En cambio, para estancias de más días, en familia o con amigos, es mejor la vivienda turística. Los encuestados perciben que aún es insuficiente la oferta de viviendas turísticas en España y que por tanto debería aumentar.

 

Búrbujas 1.PNG

 

Búrbujas 2.PNG

 

EQUIPO


Elaboración del estudio

Universidad de Salamanca (Campus de Excelencia Internacional):

• Dr. Pablo Muñoz

• Dra. Rosa M. Hernández

• Estefanía Hernández

• Marta Nieto

 

Trabajo de campo y tratamiento de datos

Instituto de Investigación de Mercados Sondea:

• David Martín

• Sonia Gómez

• Sandra del Real

 

Iniciativa y dirección

Departamento de Comunicación de HomeAway:

• Joseba Cortázar

• Laura Rivera-Casares

• Verónica Álvarez

 

Comunicación y diseño

The Blueroom Project:

• Alejandro Pérez-Ferrant

• María Redondo

• Sergio Flecha

 

Primer Barómetro del Alquiler Vacacional - Datos Nacionales 2014 (PDF)