Vacaciones de esquí de última hora: 6 magníficos chalets y apartamentos

Ya seas un esquiador novato o experto, disfrutes practicando snowboard o simplemente otras actividades de montaña, el invierno no es lo mismo sin un viaje a la nieve ni sin un acogedor alojamiento en la sierra en el que degustar un buen tazón de chocolate caliente. Hemos recopilado varios chalets y apartamentos de esquí con disponibilidad de última hora perfectamente ubicados para disfrutar de las mejores pistas de esquí, pero también para poder relajarte al máximo, tal vez en una acogedora taberna en donde sirven tazas de vino caliente o en un balneario en el que ofrecen un masaje con el que calmar tus sufridos músculos.


1) Pon a tus pies las pistas de esquí de Panticosa

Un balcón y una terraza con tumbonas hacen de este contemporáneo apartamento dúplex de líneas puras y tres dormitorios el nido perfecto para apreciar el paisaje montañoso circundante. Si te puedes despegar de la chimenea, tienes a tu disposición actividades de esquí y snowboard para todos los niveles en las más de 40 pistas con que cuentan los Pirineos aragoneses, así como caminatas invernales, trineos inflables, motos de nieve y trineos de perros. El pueblo de calles empedradas es famoso por sus balnearios históricos; justo lo que necesitas para recuperar tu vigor. Además, el apartamento dispone de una zona comunal de juegos, además de espacio para guardar el material de esquí.


2) Haz como las estrellas y escápate a esquiar a Francia

Este chalet de lujo para ocho personas es tan fascinante y acogedor que no tendrás ganas de salir de él. Embriágate con sus vistas al Mont-Blanc desde su balcón sur y emociónate oyendo el viento silbar entre las montañas. Si a pesar de todo quieres surcar sus cercanas pistas, ¡no te resistas! Tienes a tu disposición 500 kilómetros de pistas resplandecientes repletas de nieve en polvo, la posibilidad de hacer excursiones con raquetas de nieve, disfrutar de paseos en trineos de caballos o de perros, de practicar skijöring, patinaje sobre hielo e incluso escalada sobre el hielo. O si te apetece algo más tranquilo, las calles peatonales de Chamonix están repletas de cafés, tiendas de lujo, librerías, establecimientos de delicatessen y hasta un museo alpino. Y si el frío aprieta, entra en calor en el Petit Zenith, con sus paneles de madera reciclada, acogedora chimenea de leña, muebles de diseño y comodidades tales como un calentador de botas de esquí.


3) Disfruta de la nieve en el pueblecito suizo de Le Grand Bornand

Con sus seis habitaciones, este elegante chalet de madera te dejará asombrado gracias a su decoración de estilo alpino, su amplia terraza con vistas a la montaña, romántica sauna, sala de juegos y acogedora chimenea de piedra. Su ubicación es igualmente atractiva: tranquila pero a pie de pistas y cerca de las atracciones de este encantador pueblo ubicado a apenas una hora de Ginebra. La localidad es famosa por el exquisito mimo con el que cuidan sus pistas de esquí y por su parque de nieve. Le Grand Bornand también tiene mucho que ofrecer a quienes no deseen esquiar: paseos en trineo, vuelos en parapente, una pista de patinaje sobre hielo, un mercadillo semanal y un museo dedicado a la agricultura. Y cuando tengas frío, regresa al chalet, entra en calor en su sauna y, a continuación, reúnete en torno a la mesa del comedor y comparte con tus familiares o amigos las aventuras del día.


4) Zermatt, la estación a los pies de la montaña más famosa de Suiza

Descubre el silencio y respira el aire puro de la montaña desde el balcón de este moderno, elegante y tranquilo apartamento de tres habitaciones. Se encuentra además a apenas 15 minutos a pie del centro de Zermatt, una preciosa localidad totalmente peatonal. Su excelente ubicación te permite desconectar y disfrutar de un gran relax, pero con la tranquilidad de saber que, si te apetece un poco de bullicio, lo tienes a un corto paseo. De hecho, si no te gusta esquiar, en las callejuelas de Zermatt descubrirás innumerables boutiques de lujo, fantásticos bares y restaurantes, y un museo dedicado al monte Cervino. Además de ser un complejo emblemático que forma parte de una vasta red de pistas de esquí conectadas entre sí, Zermatt también ofrece patinaje sobre hielo, curling y paseos en carruajes de caballos. En el apartamento, los esquiadores encontrarán un amplio espacio comunitario en el que guardar a buen recaudo su material de esquí y disfrutar de unos estupendos calentadores de botas, mientras que los aficionados a la cocina podrán hacer sus pinitos culinarios y elaborar contundentes platos de montaña utilizando los utensilios de fondue y raclette.


5) Descubre cómo se esquía en Italia: Courmayeur

En el valle de Aosta descubrirás el auténtico encanto italiano de la mano de este apartamento de una habitación perteneciente a una preciosa casa de piedra restaurada. Dispone de suelos de madera pulida, una exquisita decoración que combina muebles clásicos y contemporáneos, e increíbles vistas a la montaña. Si te gusta esquiar, su ubicación a 250 metros de la estación de esquí de Dolonne–Plan Chécrouit lo hace aún más atractivo. Al estar enclavado a los pies del Mont Blanc, Courmayeur tiene acceso a la amplísima variedad de pistas de esquí que ofrece el valle de Aosta, así como a varias de las mejores zonas de Europa para la práctica del heli-esquí. Las actividades de trineos de perros, escalada sobre hielo, y una pista de hielo olímpica también están al alcance de la mano, pero sin duda alguna las calles empedradas con sus restaurantes y tiendas de moda te seducirán para que te relajes al mejor estilo italiano.


6) Esquiar en Austria: cosas que hacer al menos una vez en la vida

Una vista de ensueño con las montañas de fondo te da la bienvenida a esta vieja posada de guardabosques; eso sí, acompaña tu estancia degustando el típico pastel casero Gugelhupf, miel de bosque y una botella de Prosecco. En el alojamiento descubrirás que sus interiores de estilo rústico incluyen lujosas mantas, una chimenea abierta y una máquina de café expreso; y los más pequeños disfrutarán de un granero repleto de juguetes o de los trineos con los que cuenta la casa. Las cuatro habitaciones con las que cuenta tienen balcones, aunque también podrás disfrutar de sus increíbles vistas tumbado en su increíble bañera de hidromasaje o desde las terrazas y jardines que lo rodean. La zona dispone además de un autobús gratuito con el que podrás ir a Dachstein West, Hallein-Dürnberg o Gaisau-Hinersee; o si lo prefieres, toma tu coche y en apenas 30 minutos llegarás al área de esquí Amadé o bien visita el cercano balneario de Aqua Salza y relájate en sus saludables aguas. Si te apetece caminar, en apenas 10 minutos llegarás al centro del pueblo, donde podrás comprar pan recién hecho en su panadería, tomarte un café vienés en su cafetería o dar un romántico paseo en carruaje de caballos en compañía de tu media naranja.

Reserva tu villa en Bluntautal hoy mismo >