Podríamos decir que la semana de la moda es un fenómeno puramente moderno, del siglo XXI, puesto que fue a principios de este cuando en las capitales de la moda de todo el mundo establecieron esta semana dedicada a los más renombrados diseñadores de moda, en Nueva York, Londres, Tokio, Madrid… A estos eventos acude la prensa que se encarga de difundir las últimas tendencias de estos ciclos semianuales, otoño-invierno y primavera-verano.

La primera semana de la moda arrancó en Nueva York durante la Segunda Guerra Mundial, para desviar la atención del monopolio que poseía la moda francesa y por la imposibilidad durante aquellos años de viajar a "la France" para ver los desfiles de moda. Hoy en día la Semana de la moda en París sigue siendo uno de los eventos con mayores referencias, un espacio al que animamos a todos aquellos amantes de la moda a acudir.

La semana de la alta costura de París es siempre un referente en todo el mundo por su calidad y derroche de estilo en lo que a moda se refiere. La alta costura parisina funciona como un perfecto entramado de grandes agujas, las mejores y más conocidas casas de moda, unas modelos escogidas con gran refinamiento y las directoras de las revistas de moda más importantes.

El evento parisino tiene lugar dos veces al año, coincidiendo con el inicio de cada temporada, y para poder participar en él es necesario el cumplimiento de unas rigurosas normas que hacen posible el funcionamiento de este engranaje:

  • Las firmas han de organizar showrooms privados para sus clientes vip, normalmente antes de los desfiles.

  • Deben poseer un atelier en París donde trabajen al menos 15 personas en jornada completa.

  • Es necesario presentar la colección a la prensa especializada, que debe estar compuesta por al menos 35 outfits tanto para el día como para la noche.

La semana de la alta costura de París es una magnífica oportunidad para diseñadores y casas de moda. En ella se llevan a la realidad los sueños más especiales y bonitos del diseño. Tejidos maravillosos, confección artesanal, elección del lugar del desfile... Un trabajo laborioso que recrea un mundo de magia y ensueño.

En este enlace podréis conocer con más detalle el programa de desfiles de esta próxima temporada otoño-invierno en París.


Un poco de historia

La semana de la moda de París siempre muestra un gran alarde de ingenio, escenarios donde las modelos desfilan por un artificio de música y decorados.

Hace unos años, Chanel quiso remontarse al estreno en 1913 en París de La consagración de la primavera, de Igor Stravinski, para festejar ese espíritu vanguardista del que surgió la "Café Society", un exclusivo movimiento que reunió a aristócratas y artistas a lo largo de varias décadas, entre 1920 y 1960. Según fuentes de la firma francesa, también buscó emular esta intención rupturista con una colección que no reproduce los símbolos emblemáticos de la casa, como las estrellas o los leones, pero mantiene una brisa de camelia.

Sobre las tablas en las que se danzó a Stravinski, se expusieron joyas que se movieron como la bailarina principal, aguardaron entre bambalinas o se incorporaron al decorado. La música estuvo presente en collares como el "Charlestón", que rememoró los años veinte del siglo pasado con los flecos, y el contraste entre los diamantes blancos y el ónice negro, u otro que reprodujo la estructura del pentagrama…

Tan solo queda esperar unas pocas semanas para deleitarnos con lo que la nueva semana de la moda de París tiene que ofrecernos,  diseños rompedores, combinación de elementos sublimes, música, joyas, colores y los espacios con más encanto de la capital francesa. ¡No te la pierdas!