Buscando el pueblo de Papá Noel en Laponia

Cuando escuchas los cascabeles de los renos muy cerca o ves una luz surcando la noche cerrada, no cabe duda, es que ya llegó la Navidad y Papá Noel está llegando a la ciudad. Pero, ¿alguna vez te has planteado donde habita este ser bondadoso, de cara simpática, tez rosácea y barba esponjosa?

Pues Papá Noel (o Santa Claus, como es conocido en muchas partes del mundo) tiene su hogar en Rovaniemi, dentro del Círculo Polar Ártico de Finlandia. Bueno, realmente lo que se conoce como el Polo Norte. En este mágico lugar todo gira alrededor de este simpático señor vestido de rojo que se encarga de repartir los regalos a los niños y no tan niños cada noche del 24 de diciembre.

Papá Noel se encuentra en su casa cada día del año, salvo la noche que sale para repartir los juguetes, ¡claro! Por eso, si viajar en diciembre te da algo de pereza por el frío puedes pensar en visitarle cualquier otro día del año, incluso en verano él está dispuesto a recibir a todo el que quiera llegar hasta la aldea desde donde vigila que todos se porten bien.

Para llegar hasta este lugar mágico donde los elfos trabajan a diario, los renos esperan ansiosos su viaje y Papá Noel se encarga de que ningún niño se quede sin su regalo necesitarás tomar un vuelo hasta Rovaniemi. Puedes optar por llegar a otros aeropuertos de Finlandia, pero el de Rovaniemi se encuentra a tan solo tres kilómetros del pueblo de Papá Noel.

Una vez aterrices en el aeropuerto todo dependerá de dónde hayas elegido alojarte. Si tu casa está en Rovaniemi, dirígete hasta ella en un taxi, un bus o  un coche de alquiler. Una vez instalado, como estarás deseoso de conocerlo y  hacer tu visita al Santa Claus Village, desde Rovaniemi tendrás que tomar el autobús 8 que sale desde la estación de tren.

¿Qué te vas a encontrar allí cuando llegues? Pues nada más llegar a la aldea donde habita te encontrarás un arco que la hace ser identificada por cualquier visitante como la ciudad de Santa Claus. Dentro de ella, la casa de Papá Noel es el único punto de encuentro para entregar la carta en persona. Al entrar en ella lo primero que hay que hacer es registrarse, un pequeño formulario bastará para darle los datos necesarios a Papá Noel, ¿será para luego poder entregarte él tu regalo en persona? Con el formulario completado te adentrarás en unas misteriosas galerías que te llevarán hasta la habitación donde Papá Noel recibe a grandes y pequeños, y durante tu visita podrás entregarle en mano tu propia carta e incluso te harán una foto para el recuerdo.

Este rincón único en el mundo se completa con un Museo de la Navidad. Aunque está alejado del núcleo principal que es la casa y la oficina postal de Papá Noel, no tardarás mucho en llegar a él y te gustará descubrir cómo se vive la Navidad en diferentes partes del mundo.

No te lo pienses empieza a preparar tu maleta (eso sí, con buenos abrigos, camisetas térmicas, guantes, bufandas y gorros, sobre todo si tu viaje es en otoño o invierno) y pon rumbo a esas tierras que te adentrarán en un mundo de fantasía donde Papá Noel te devolverá a tus años de infancia.

En la villa de Santa Claus existe una oficina de correo postal, y es que, aunque el correo electrónico está muy de moda, Santa Claus es muy tradicional y le gusta recibir  o enviar las cartas en papel. En esta oficina puedes enviar cartas a cualquier lugar del planeta felicitando las navidades, dará igual en la fecha que la envíes, siempre llegará en Navidad. Eso sí, deposítala en el buzón rojo para no tener problemas.

En la ciudad también hay lugar para las compras y los recuerdos. Una pequeña tienda de regalos tiene todo lo necesario para llevar un detalle a los que se han tenido que quedar en casa o, por qué no, para comprar algo que te guste a ti y llevártelo como recuerdo de este viaje tan especial.