Si por algo se conoce a la Costa Dorada, como bien nos indica su nombre, es por el color dorado de la arena de sus playas que adquiere cuando el sol brilla sobre ellas. La Costa Dorada forma parte del extenso litoral de Cataluña que se encuentra en el Mar Mediterráneo. En esta extensa zona la pesca es una tradición tanto para los habitantes como para quienes disfrutan de unas vacaciones en la zona.

El paisaje de la Costa Dorada es inmejorable para disfrutar de una jornada de pesca. El sol siempre luce radiante, las gaviotas vuelan por encima de los barcos que salen de pesca y el mar salpica el barco por todos lados.

Quienes son aficionados a la pesca en la Costa Dorada parten del puerto a las 6 de la mañana, antes miran las previsiones del mar para ver cómo va a estar el temporal durante la mañana. A 15 millas aproximadamente de la costa es donde suelen parar para pescar, aunque las embarcaciones siempre suelen avanzar lentamente para que sea más fácil capturar a las presas.

Durante la mañana es tradición parar para “almorzar” y cómo no, se suelen comer algunos peces típicos de la Costa Dorada como la dorada, la lubina, la merluza o algunas piezas de marisco. Es el mejor momento para disfrutar de una entretenida conversación en buena compañía.

Si tenéis pensado disfrutar de esta modalidad de pesca podéis alquilar una pequeña embarcación o contratar alguna de las salidas de pesca desde Cambrils que ofrecen las empresas de la zona. Tendréis la seguridad de contar con profesional que llevan muchos años trabajando en este sector, contaréis con el mejor equipo y os llevarán hasta los mejores sitios para pescar. Disfrutaréis de un día muy divertido y diferente, muy aconsejable para los amantes de los hermosos paisajes y de la aventura.

Otra opción es disfrutar de la pesca en alguna de las playas de la Costa Dorada, como la de Altafulla o Calafell. Lo ideal para disfrutar es acudir de madrugada a la playa y prepararse para una noche entretenida de pesca. En esta parte de la costa abundan la dorada y la herrera, y su pesca es todo un placer.

Antes de llegar hasta las localidades de Cambrils y Salou hay muchas zonas rocosas y profundas donde la pesca es muy buena. Es esta zona las aguas son muy limpias y se pueden pescar doradas de grandes tamaños. Las “picadas” suelen ser abundantes, por lo que salir a pescar con dos cañas sin ser un pescador experto puede resultar estresante. Lo mejor para disfrutar toda la noche de una buena pesca es llevar una gran provisión de cebo, como los gusanos o las lombrices de arena para las herreras.

Tras pasar la zona de la playa de l’Almadrava y Vandellós, donde la pesca también es muy buena, comienza una extensa zona rocosa hasta llegar a la localidad de L’Ametlla de Mar. En las piedras podemos ver grandes sargos y corvallos que se esconden entre las rocas. En toda la Costa Dorada se seguirán encontrando doradas y herreras, que son los peces que más abundan en esta costa. Os recomendamos ir hasta l’Ametlla de Mar donde desde el espigón de su pintoresco puerto se pueden pescar otras especies como los jureles, las anjovas, los besugos o las bogas.

La mejor época para pescar del año empieza con la primavera y acaba con la llegada del otoño, más o menos en octubre.