Descubre todo lo que Madrid puede ofrecer con una casa rural con jacuzzi

Alquilar una casa rural con jacuzzi es una forma estupenda de desconectar y recuperar la energía en cualquier época del año y Madrid es uno de los destinos más atractivos de la península para entrar en contacto con la naturaleza. Escapa de la ciudad para levantarte cada día respirando aire puro y oliendo la vegetación que te rodea. Podrás dar largos paseos para disfrutar de la flora y la fauna de la región antes de volver a darte un baño relajante en el jacuzzi de tu hogar vacacional. Estas vacaciones no lo dudes, ven a Madrid a alcanzar el relax.

Pueblos con encanto

Aunque todos asociamos Madrid con la gran capital, el ritmo frenético y los enormes edificios, la comunidad tiene otra cara más tradicional y amable: sus pueblos con encanto. En muchos de ellos, parece que el tiempo no haya pasado; no solo por la arquitectura tradicional, sino también por su ritmo de vida más pausado y menos estresante. Elige una casa rural con jacuzzi en uno de los pueblos de los alrededores de Madrid y ven a descubrir una naturaleza tan espectacular como la de la sierra de Guadarrama o la sierra Norte, lugares ideales para realizar actividades campestres. Estos son algunos de los pueblos favoritos de nuestros clientes.

Rascafría

Situada en plena sierra de Guadarrama, la localidad de Rascafría es una combinación perfecta de naturaleza y patrimonio histórico y artístico. Desde ella, podrás tener fácil acceso a infinidad de rutas senderistas con asombrosos paisajes y también podrás descubrir un centro histórico repleto de lugares interesantes como el ayuntamiento y el monasterio cercano.

Chinchón

Chinchón es un bonito pueblo que ha sabido conservar su carácter medieval. Reserva una casa rural con jacuzzi en esta acogedora villa y siéntete como un habitante más. Además, aquí podrás probar el famoso anís y una gastronomía que no deja a nadie indiferente.

El Berrueco

El Berrueco se ha convertido en un sitio de veraneo muy popular gracias a su cercanía a un pantano. En él, podrás llevar a cabo todo tipo de actividades acuáticas para huir del calor veraniego. Desde el mismo pueblo tienes varias rutas senderistas con una increíble variedad paisajística.

La Hiruela

Te lo advertimos: cuando alquiles una casa rural con jacuzzi en La Hiruela deberás llevas tu cámara fotográfica a mano en todo momento. Y es que, no solo no pararás de fotografiar el encantador pueblo de arquitectura tradicional, sino que cuando te acerques al cercano hayedo de Montejo es probable que te den calambres en el dedo del disparador.

Alquila esta casa rural con jacuzzi en Robledo de Chavela

Actividades para tu estancia en una casa rural con jacuzzi

Una escapada rural invita a hacer actividades en plena naturaleza, ya que te da la oportunidad de ver los mejores paisajes de la región y de olvidarte del estrés acumulado antes de las vacaciones. Desde la comodidad de tu casa rural con jacuzzi en Madrid podrás acceder a todo tipo de actividades: acuáticas, terrestres e incluso aéreas. Elige lo que más te pida el cuerpo, ya sea algo tranquilo o la experiencia más adrenalínica, y vuelve de tus vacaciones en Madrid con las pilas totalmente recargadas. Estas son algunas de las divertidas actividades que puedes hacer en Madrid.

Rutas a caballo

Contempla el paisaje a lomos de un caballo y míralo con otra perspectiva desde tu posición privilegiada. En Madrid podrás hacer rutas a caballo que discurren por enormes bosques y pacíficas llanuras. Algunas incluso pasan por sitios emblemáticos y edificios históricos.

Piragüismo

Una de las actividades más refrescantes y entretenidas para una estancia en una casa rural con jacuzzi en Madrid es el piragüismo. Sube a tu embarcación y prepárate para recorrer los ríos y embalses más hermosos de la provincia.

Salto en paracaídas

Si te apetece una aventura de verdad, prueba a hacer salto en paracaídas durante tu estancia rural en Madrid. Contempla la tierra a vista de águila antes de saltar al vacío y gritar de emoción.

Reserva esta casa rural con jacuzzi en Toledo