Casas rurales en los Pirineos ideales para una escapada de montaña

Si estás planeando unas vacaciones rurales, los Pirineos son una excelente opción con múltiples posibilidades: rutas de senderismo en asombrosos parajes naturales, actividades de aventura para descargar toda tu adrenalina, una gastronomía tradicional muy apreciada y un entorno perfecto para relajarte y desconectar de la vida urbana. Si todo esto te suena bien, a continuación te proponemos algunas ideas para alojarte en el Pirineo aragonés, catalán, navarro o francés, y te desvelamos nuestros planes favoritos para sacar el máximo partido a esos días libres tan merecidos.

Alquila esta casa rural en el Pirineo

Casas rurales en el Pirineo aragonés

El Pirineo aragonés alberga algunos de los paisajes más bonitos de España. Preciosos valles, parques naturales, impresionantes glaciares, populares pistas de esquí y encantadores pueblos medievales forman el cóctel perfecto para una magnífica escapada rural. Si te decides por el valle de Tena, en la provincia de Huesca, podrás recorrer maravillosos pueblos con un rico patrimonio histórico, como Biescas o Tramacastilla de Tena; esquiar en la estación de Formigal-Panticosa; lanzarte por una de las tirolinas más largas de Europa, en Hoz de Jaca, y, sobre todo, relajarte en un envidiable entorno natural. Todo esto sin olvidarnos de una gastronomía para chuparse los dedos: las migas a la pastora, el ternasco, las setas, los quesos, los boliches o las chiretas son algunos platos de la cocina aragonesa que podrás degustar durante tu viaje. ¿Qué más le puedes pedir a tu retiro rural?

Casas rurales en el Pirineo catalán

Lo confesamos: los pueblos del Pirineo catalán nos han enamorado. Y es que, ¿cómo resistirse a esas casitas de piedra entre montañas, rodeadas de un paisaje mágico? Nosotros, desde luego, no lo hemos conseguido. Basta con acercarte al valle de Arán, en la provincia de Lérida, para caer rendidos ante parajes únicos. Si vas en temporada de esquí, la estación de Baqueira-Beret te recibirá con los brazos abiertos para ofrecerte diversas actividades, además de esquiar: paseo en trineo, excursiones con raquetas y motos de nieve… ¡Lo que te apetezca! Y si lo tuyo no es la nieve, podrás practicar senderismo para conocer alguno de los hermosos lagos de los que presume el valle. Y respecto a los pueblos más bonitos, aunque nos cuesta decidirnos, te recomendamos incluir en tu lista lugares como Vielha o Bausen, dos auténticas joyas para completar un viajazo de montaña.

Alquila esta casa rural en el Pirineo

Casas rurales en el Pirineo navarro

Y si los destinos anteriores son hermosos, los del Pirineo navarro no se quedan atrás. ¡Ni mucho menos! Basta con echar un vistazo a nuestras casas rurales en el valle del Salazar, donde destacan pintorescos pueblos como Ochagavía o Jaurrieta, en pleno corazón de los Pirineos. Para hacer algo de senderismo, lo tenemos claro: la selva de Irati. Se trata de uno de los mayores bosques de hayas y abetos de Europa, y te ofrece un entorno de intensos colores, ideal para huir del estrés y volver a conectar con lo que te rodea. Y si te quedas con ganas de más, ¿por qué no te animas con el Camino de Santiago? El hermoso pueblo de Roncesvalles es uno de los puntos de partida más populares, por lo que, si llevas tiempo con esta idea en la cabeza, ¡tal vez sea el momento de hacerla realidad!

Casas rurales en el Pirineo francés

Terminamos nuestra lista de propuestas con una idea para cruzar la frontera. ¿Qué mejor manera de conocer el país vecino que alojarte en una casa rural en pleno Pirineo francés? Desde luego, reservar una cabaña al pie de la montaña en pueblos como Cauterets o Gavarnie-Gèdre suponen toda una experiencia para los sentidos. No dejes de visitar el circo de Gavarnie, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que cuenta con la mayor cascada del continente europeo y te ofrecerá las mejores instantáneas de tu viaje. Además, si vas con peques, te interesará saber que se trata de una ruta de senderismo muy sencilla, por lo que es apta para toda la familia. Por último, te recomendamos también visitar el parque nacional de los Altos Pirineos, un espacio protegido con más de 200 lagos y una gran variedad de flora y fauna.