Cuatro destinos para alquilar una casa rural en Jaén

El mayor patrimonio de Jaén, y por lo que la provincia es conocida en todo el país, es su aceite de oliva. Pero Jaén tiene otros muchos atractivos que te sorprenderán: ciudades Patrimonio de la Humanidad, parques naturales, baños árabes ¡e incluso linces! Si estás pensando en escaparte unos días a la provincia de Jaén, no te pierdas nuestras ideas para alquilar una casa rural perfecta para tus vacaciones en Jaén, Úbeda, Baeza y la sierra de Cazorla. ¡Vamos allá!

Reserva esta casa rural en Jaén

Casas rurales en Jaén

La ciudad de Jaén es tierra de fortalezas y castillos; el más famoso de ellos es el de Santa Catalina, en la parte alta de la ciudad. Aquí encontrarás el mirador de la Cruz, desde donde puedes ver toda la ciudad. Desde el mirador también podrás tomar la mejor foto de la catedral; este enorme templo renacentista es el orgullo de los jienenses y domina el centro histórico de la ciudad con sus altas torres. Puedes visitar el interior e incluso subir a las galerías para ver una perspectiva diferente del casco histórico. Tampoco puedes perderte sus baños árabes perfectamente conservados: te enamorarán sus arcos y sus tragaluces decorativos. ¿Necesitas un descanso para recobrar fuerzas? Busca la cafetería en la terraza del edificio, con preciosas vistas sobre la ciudad, y relájate con un tentempié. Si te alojas en una casa rural en Jaén, podrás explorarla a tu ritmo, sin depender de los horarios de los restaurantes de la ciudad, además de dormir en un entorno de lo más tranquilo.

Casas rurales en Úbeda

La ciudad de Úbeda, Patrimonio de la Humanidad, puede presumir de conservar un espíritu renacentista solo comparable al de la ciudad italiana de Florencia. Empieza tu recorrido por esta fascinante ciudad en la plaza Vázquez de Molina, una de las más bonitas de España, que alberga los monumentos más importantes de Úbeda, como la colegiata de Santa María, la capilla de El Salvador y los palacios del Deán Ortega y Vázquez de Molina. Después, pasea hasta la sinagoga del Agua, una fascinante construcción herencia del pasado judío de la ciudad que estuvo oculta durante siglos bajo toneladas de piedra. Otro de los imprescindibles de Úbeda son sus murallas, con vistas a las tierras de olivos y a la sierra de Cazorla. Ah, y no te vayas de Úbeda sin probar los ochíos, unos bollitos de pan dulces o salados que puedes encontrar en cualquier taberna o restaurante. ¡Una delicia!

Alquila esta casa rural en Úbeda

Casas rurales en Baeza

No puede entenderse Úbeda sin Baeza, ni viceversa, así que te recomendamos que planifiques tu tiempo para conocer estas dos ciudades Patrimonio de la Humanidad. Para explorar Baeza, comienza visitando la catedral de la Natividad, de estilo renacentista y construida sobre una antigua mezquita. En la plaza de la catedral, acércate a admirar la fuente de Santa María, antes de seguir callejeando y tropezar con la pintoresca plaza del Pópulo. Este enclave te transportará al pasado con su suelo empedrado y sus fachadas en tonos ocres. Encontrarás el majestuoso arco de Villalar, la fuente de los Leones y la puerta de Jaén. Puedes descubrir la herencia musulmana de la ciudad en el fascinante torreón Puerta de Úbeda, guardián de la puerta de la ciudad desde la Edad Media. Te encantará saber que en Baeza encontrarás casas rurales alojadas en edificios con siglos de historia: duerme en un lugar con carácter propio y decorado con materiales tradicionales, como la piedra o la madera. ¡Mejor que en casa!

Casas rurales en la sierra de Cazorla

Paragraph: ¿Te apetece dormir en una casa rural en plena naturaleza? ¡Bienvenido al parque natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas! Este entorno privilegiado, con lagos, castillos medievales, ríos, linces y bosques, te ayudará a relajarte y a recargar las pilas en cualquier época del año. Si te gusta practicar senderismo, te recomendamos que busques una casa rural en Arroyo Frío, en La Iruela: de aquí parten las mejores rutas. Acércate hasta el embalse del Tranco, en el corazón del parque, y busca en medio de sus aguas turquesas la isla que acoge una pequeña fortaleza árabe, un paisaje de postal. Por la noche, toma asiento en el jardín de tu casa rural y contempla el espectáculo de los cientos de estrellas que centellean en el cielo de Jaén. ¡No querrás volver a casa!