Tres ideas para alquilar una casa rural en Grazalema

La peculiar orografía del parque natural Sierra de Grazalema hace de él uno de los lugares con más lluvia de España ¡y se nota! El agua en todas sus formas atraviesa este paraje natural de gran belleza, con lagos, cascadas y ríos de frías aguas flanqueados por senderos. Explora la sierra en bicicleta, a caballo o a pie; escala, practica deportes acuáticos o, simplemente, relájate en el jardín de tu casa rural rodeado de los sonidos de la naturaleza en estado puro. Te presentamos las mejores ideas sobre dónde alquilar una casa rural en el pueblo de Grazalema, Zahara de la Sierra y la Sierra de Grazalema. ¡Inspírate para tu próxima escapada!

Alquila esta casa rural en Grazalema

Casas rurales en Grazalema

Grazalema es un pintoresco pueblo gaditano considerado por muchos uno de los más hermosos de Andalucía. Sus casitas encaladas, sus calles empinadas, los tejados a dos aguas y las coloridas flores en todos los balcones invitan a pasear sin prisas. Detente en los miradores para contemplar el patrimonio más importante de Grazalema: su entorno natural. El mirador más conocido de la villa es el de los Asomaderos, que encontrarás en la plaza del mismo nombre, en pleno casco histórico. Levanta la vista para admirar la abrupta y rocosa sierra y bájala para ver el valle del río Guadalete. ¡Todo un espectáculo! En el pueblo, puedes explorar pequeñas iglesias y ermitas o pasear por la coqueta plaza de España, que alberga el ayuntamiento y la iglesia de la Aurora. Las casas rurales de Grazalema suelen ser construcciones tradicionales bien conservadas y reformadas con todo lo que los huéspedes puedan necesitar. En invierno, podrás relajarte frente a la chimenea del salón y en verano, disfrutar del buen tiempo en la terraza. ¡Un planazo!

Casas rurales en Zahara de la Sierra

En el centro del parque natural Sierra de Grazalema, un conjunto de casas blancas contrasta con el verde de los árboles y el tono rojizo de la montaña. Estamos en Zahara de la Sierra, un coqueto pueblecito de la provincia de Cádiz situado junto a un gran embalse. Abrazado por el agua y la roca, Zahara de la Sierra tiene unas vistas espectaculares desde los miradores con los que tropezarás a cada paso mientras paseas por el casco histórico. Pero la vista no será el único sentido que se despertará durante tu visita: el aroma de las fragantes flores que adornan las empinadas calles y los balcones de hierro forjado invade todo el pueblo. Justo al llegar a la mitad de la calle Ronda, encontrarás la Alameda de Lepanto, una plaza con fuente y mirador en la que merece la pena detenerse. Si quieres disfrutar de unas vistas aún más espectaculares de la sierra y el embalse, puedes subir al castillo del pueblo por un serpenteante sendero que pasa por las ruinas de la antigua iglesia Mayor, del siglo XV. Zahara de la Sierra es un destino perfecto para alojarse en una casa rural, porque tienes opciones tanto dentro del pueblo, si quieres tener sus restaurantes muy a mano, como en los alrededores, si prefieres dormir en plena naturaleza. ¡Tú decides!

Reserva esta casa rural en Zahara de la Sierra

Casas rurales en la Sierra de Grazalema

La Sierra de Grazalema es un paraíso para los aficionados al senderismo, la espeleología y los deportes acuáticos. Pero ¿y si solo quieres pasar unos días de relax en la sierra y, quizás, visitar un par de bodegas? ¡Pues también has acertado! La tradición vitivinícola de esta región de Cádiz es conocida entre los amantes del enoturismo; y es que el famoso vino de Pajarete, llamado así por las ruinas de la torre de Pajarete cercana a los viñedos, se elabora tradicionalmente y desde antiguo en la Sierra de Grazalema. Visita una de las muchas bodegas de la zona y prueba alguna de las variedades de uvas locales. Los que busquen emociones más fuertes pueden descender el vertiginoso cañón Garganta Verde o alquilar un kayak para surcar las aguas del embalse de Zahara de la Sierra. Para descubrir la historia de la sierra mientras admiras el paisaje, te recomendamos que te acerques hasta el mirador El Cintillo y Aguas Nuevas, en Benaocaz, desde el que verás los restos de la calzada romana que en su día unió Carteia con Acinipo. ¡La puesta de sol desde aquí es espectacular!