Cuatro pueblos donde alquilar una casa rural en Aracena

El norte de Huelva es una tierra llena de atractivos y la Sierra de Aracena es el lugar perfecto para perderte unos días en cualquier estación del año. Los encantadores pueblos del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche están rodeados de un vergel que te recordará a las zonas del norte de España. ¡Sorprendente! Déjate seducir por pueblos blancos de empinadas calles, castillos de herencia árabe, dehesas y grutas. Y, por supuesto, disfruta del jamón ibérico, una exquisitez que aquí podrás degustar en las pequeñas bodegas de los productores. Te damos ideas para encontrar una casa rural perfecta para relajarte en Aracena, Fuenteheridos, Alájar y Jabugo. ¿Te vienes?

Reserva esta casa rural en Aracena

Casas rurales en Aracena

Aracena invita a pasear por sus empinadas calles salpicadas de casas blancas y a detenerse para recobrar fuerzas en sus coquetas plazas empedradas. El pueblo respira paz y ha conservado perfectamente sus tradiciones y su esencia serrana. La joya de Aracena es la gruta de las Maravillas, una gran cueva de increíble belleza oculta bajo el casco histórico del pueblo. La galería del Gran Salón, el lago de aguas transparentes y la sala de los Garbanzos te dejarán con la boca abierta. ¡Parece imposible que el agua y la piedra creen estas esculturas! Desde la gruta, puedes subir a pie al castillo para disfrutar de unas vistas espectaculares y del interesante aljibe. A solo media hora de Aracena encontrarás el misterioso parque minero de Riotinto; la historia de esta mina a cielo abierto se remonta a las civilizaciones fenicia y romana. Sin duda, la mejor forma de conocer la mina es montar en el tren de vagones de madera y asomarte por la ventana para no perderte nada de este paisaje rojizo y desnudo ¡como de otro planeta! Aracena es un pueblo ideal para alojarte en una casa rural: disfruta de la privacidad, la personalidad de la decoración tradicional serrana, la naturaleza y el aire libre. ¡Una experiencia auténtica!

Casas rurales en Fuenteheridos

En el corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, rodeado de bosques de castaños y encinas, encontrarás Fuenteheridos, un pueblo siempre acompañado por el alegre murmullo del agua de sus fuentes y manantiales naturales. Su casco urbano tiene un gran patrimonio histórico y una pintoresca arquitectura: pasea por sus calles pavimentadas con piedra caliza hasta tropezar con la acogedora iglesia del Espíritu Santo y haz una parada para saciar la sed en la fuente de los Doce Caños, la protagonista de la plaza del Coso. Si te alojas en una casa rural en Fuenteheridos, tendrás mucho espacio y no dependerás de los horarios de los restaurantes del pueblo. ¡Relax asegurado!

Alquila esta casa rural en Fuenteheridos

Casas rurales en Alájar

Desde Aracena, solo tardarás 20 minutos en coche al pequeño pueblo de Alájar. Esta villa sencilla y bella tiene las casitas típicas de las sierras andaluzas y un mirador de espectaculares vistas, la peña de Arias Montano. Una vez en la peña, detente a admirar el coqueto arco de los Novios. ¡Pregunta a los vecinos por la leyenda detrás del nombre! Después, visita la acogedora ermita de la Reina de los Ángeles, del siglo XVI, y asciende por el camino frente a ella. Este te llevará a un mirador mucho más alto y con unas vistas aún más vertiginosas de Alájar y otros pueblos de la provincia, incluso del mar en los días despejados. ¡El esfuerzo vale la pena! Ah, y si te apetece pasear hasta Fuenteheridos, desde Alájar puedes coger un hermoso sendero que te conducirá al pueblo vecino entre vistas panorámicas, fuentes y grupos de alcornoques. ¡Un día redondo!

Casas rurales en Jabugo

A los pies de la sierra San Cristóbal, entre dehesas de encinas y alcornoques, valles, riachuelos y bosques, reposa el tranquilo pueblo de Jabugo. Este pueblecito es conocido en todo el mundo por su jamón ibérico, y aquí podrás darte el lujo de probarlo en las mejores bodegas de España y conocer las dehesas en persona. ¡Divertido y sabroso! La mejor manera de descubrir Jabugo y los pueblos de los alrededores es diseñando tu propia ruta según tus gustos: actividades de aventura, como paseos en kayak o a caballo, visitas culturales para explorar el patrimonio de los pueblos o catas enogastronómicas. ¡Tú decides!