Seis pueblos donde alquilar una casa rural en la Alpujarra

La Alpujarra granadina, en el parque nacional de Sierra Nevada, es una tierra fértil, escarpada, mágica y tradicional. Sus pueblecitos blancos tratan de aferrarse a las laderas de los altos picos entre campos de almendros y viñedos. Si aún no has estado en la Alpujarra, no te lo pienses más y busca una casa rural en alguno de sus tranquilos pueblos o en plena naturaleza. Aquí te damos algunas ideas sobre dónde puedes alquilarla en las zonas de Pitres, Órgiva, Pampaneira, Bubión, Busquístar y Cáñar. ¡Tú decides!

Alquila esta casa rural en Alpujarra

Casas rurales en Pitres

Estás a 1400 metros de altitud y, mires donde mires, las vistas son espectaculares: te encuentras en Pitres, en la región de La Tahá, a 80 kilómetros de Granada. La influencia andalusí es visible en la torre de la iglesia del pueblo, construida sobre la antigua mezquita. Desde tu casa rural en Pitres puedes hacer una excursión a pie hasta la cascada del río Bermejo o pasear hasta el vecino pueblo de Capilerilla. ¿Quieres llevarte un recuerdo de tu estancia? Nada mejor que uno de sus azulejos artesanales con motivos geométricos o naturales con toque andalusí. ¡Una maravilla hecha a mano!

Casas rurales en Órgiva

En el corazón de la Alpujarra, Órgiva respira un ambiente bohemio y libre que atrae a viajeros de toda Europa desde hace décadas. La silueta de las torres gemelas de la iglesia de Nuestra Señora de la Expectación, construida en el siglo XVI, puede verse desde cualquier calle de este pintoresco pueblo de raíces árabes. Las casas rurales de Órgiva en las que puedes alojarte están decoradas con mucho carácter para que vivas una verdadera experiencia alpujarreña. Desayuna con vistas a la sierra y date un chapuzón en tu propia piscina. ¡Mejor, imposible!

Reserva esta casa rural en Órgiva

Casas rurales en Pampaneira

Muchos opinan que Pampaneira es el pueblo blanco más bonito de la Alpujarra. Y es que su particular emplazamiento, en el vertiginoso barranco del río Poqueira, le aporta un carácter especial. Cuando pasees por sus callejuelas, admira el contraste entre el blanco de las fachadas y los colores de las alfombras típicas de la región. Visita alguno de los talleres de los artesanos del pueblo y llévate a casa un trocito de la Alpujarra granadina en forma de alegre jarapa, talla de madera o plato de cerámica. Mézclate con los vecinos en su animada plaza y no te pierdas la fuente de San Antonio, que encontrarás cerca de la iglesia de la ciudad; antes de saciar tu sed, lee el poema que cuenta su leyenda. ¡Pura magia alpujarreña!

Casas rurales en Bubión

La villa de Bubión es un paraíso para los aficionados a la historia, puesto que aquí encontrarán huellas de las civilizaciones romana y andalusí. El pueblo en sí mismo es un mirador con espectaculares vistas sobre el valle a sus pies, pero ahí no acaba todo: callejea entre sus casas con tejado plano y chimenea o busca los típicos tinaos alpujarreños, unos soportales que crean acogedores rincones donde los vecinos se reúnen al resguardo de las inclemencias del tiempo. Alójate en una casa rural y disfruta de la vida en la sierra durante unos días en un entorno único. ¡Inolvidable!

Casas rurales en Busquístar

Busquístar, rodeado de bosques de castaños, se encuentra justo en la entrada al parque natural de Sierra Nevada, al borde del barranco del río Trevélez. Este centenario pueblo de raíces bereberes es uno de los mejor conservados de la Alpujarra granadina. Párate a admirar los tinaos cubiertos de launa de la arquitectura alpujarreña y las casitas, que se adaptan al escarpado terreno a lo largo de estrechas y empinadas calles. Disfruta del patrimonio cultural de uno de los pueblos más pintorescos de la zona y duerme rodeado de la naturaleza en estado puro de la alta montaña. Busca ya tu casa rural con jardín y piscina en Busquístar y alójate en una auténtica vivienda alpujarreña, con paredes encaladas, suelos de barro y techos con vigas de madera. ¡Encantador!

Casas rurales en Cáñar

Estamos a más de 1000 metros sobre el nivel del mar, entre fríos arroyos, sombreados rincones y robles centenarios. Las viviendas que flanquean las callejuelas tienen fachadas de un blanco impoluto y tejados planos que contrastan con el accidentado terreno que las acoge. Hemos llegado a Cáñar, un pueblo de la Alpujarra desde el que puedes visitar dos monumentos naturales que no deberías perderte: el paraje de Puente Palo, un gran pinar que abraza el nacimiento del río Chico, y la cueva de Sortes, inspiración del poeta andaluz García Lorca. ¡Un lugar fascinante!