Tres destinos para alquilar una casa rural en Almería

La provincia de Andalucía esconde encantos que atraen a todo tipo de viajeros: sus 200 kilómetros de costa mediterránea ocultan playas vírgenes en las regiones de levante y otras más animadas en las zonas de poniente. Ciudades llenas de historia, tranquilos pueblos blancos, fortalezas árabes, una exquisita gastronomía... Sigue leyendo para sacar todo el partido a tus vacaciones en la ciudad de Almería, Las Negras y Rodalquilar, en el cabo de Gata. ¡No querrás irte!

Alquila esta casa rural en Almería

Casas rurales en la ciudad de Almería

La impresionante fortaleza andalusí de la Alcazaba domina la bahía de Almería desde las alturas del cerro de San Cristóbal y recuerda a todos los visitantes el pasado morisco de la ciudad. ¡Descubre los más de mil años de historia que ocultan sus murallas! En el antiguo zoco almeriense, visita la plaza de la Constitución, rodeada de pórticos y que alberga el espectacular ayuntamiento. Ah, y no puedes irte de Almería sin descubrir su catedral, un templo-fortaleza con mucho carácter en pleno centro de la ciudad. Y hablando de carácter, la gastronomía almeriense es una de las joyas de esta provincia; gracias a su cercanía al mar y a la montaña, su cocina es muy variada y combina las herencias mediterránea y árabe, las verduras locales, los pescados de la costa y algunas carnes. Tampoco podemos olvidar las típicas sopas frías andaluzas elaboradas con verduras y aceite de oliva, como el gazpacho cortijero o el ajo colorao. Si te alojas en una casa rural en Almería, podrás elaborar tus propias recetas con ingredientes locales y sin depender de los horarios de los establecimientos. ¡Mejor que en casa!

Casas rurales en el cabo de Gata

La joya de Almería es, sin duda, el Parque Natural Cabo de Gata, en Níjar, una extensión de playas de fina arena y salvajes calas acariciadas por las cálidas aguas del Mediterráneo. Deja tus huellas en la arena tostada de las dunas más fascinantes de Andalucía y busca en el horizonte la silueta de los torreones que aún vigilan los barcos que se acercan por mar. Si te alojas en una casa rural en el cabo de Gata, podrás dormir escuchando el ruido de las olas y sentir la brisa desde tu terraza sin renunciar a tu privacidad. Aquí tienes nuestra guía para alquilar una casa rural en Las Negras y Rodalquilar, en el Parque Natural Cabo de Gata. ¿Te vienes?

Reserva esta casa de campo en Almería

Casas rurales en Las Negras

El pueblo blanco de Las Negras, en pleno Parque Natural Cabo de Gata, es un destino perfecto para alojarte en una casa rural: duerme dentro del pueblo para tener todo lo que necesitas muy cerca, o en las afueras, si lo que buscas es absoluta tranquilidad. Ah, y las casas rurales de Las Negras suelen tener terraza con vistas al mar o un jardín con piscina, para que saques todo el partido a tus vacaciones. Este antiguo pueblo pesquero respira tranquilidad y un espíritu bohemio que convive con las tradiciones locales. Si buscas un destino para disfrutar de unos días relajantes en las playas más salvajes de Almería ¡lo has encontrado! Te recomendamos que te acerques hasta la coqueta cala de San Pedro, de arena blanca y agua turquesa, y rodeada de románticas ruinas. Está a una hora andando desde el pueblo, aunque también puedes llegar en barca desde la playa de Las Negras. Mucho más cerca del pueblo, a solo diez minutos a pie, tienes la cala del Cuervo, perfecta para practicar esnórquel. Si te apetece hacer una excursión a una de las playas más bonitas de Almería, coge el coche y conduce hasta la ensenada de Mónsul, con una cala de aguas cristalinas y rodeada de rocas de curiosas formas moldeadas por siglos de erosión. Te recomendamos que lleves todo lo que puedas necesitar, porque es un paraje virgen sin establecimientos cercanos. Otras calas de belleza indómita que están cerca de Las Negras son la del Plomo y la de los Muertos, salpicada de rocas gigantes. ¡Olvídate de todo en tu paraíso particular!

Casas rurales en Rodalquilar

Rodalquilar se encuentra un poco más al interior, en el corazón de un valle y rodeado de colinas que hacen de este pueblo de casitas encaladas un auténtico oasis. A solo un kilómetro de este pintoresco pueblo tienes el Playazo, un arenal a los pies del majestuoso castillo de San Ramón, que defendía la región de los ataques por mar. Esta playa es una de las más populares del cabo de Gata, por su extensión, su hermoso entorno, sus tranquilas aguas y su arena fina. Al otro lado del castillo encontrarás una pequeña cala de difícil acceso, aunque si te atreves tu esfuerzo tendrá recompensa; se trata de la cala de Bergantín, desde donde disfrutarás de unas vistas espectaculares: solos el mar, las montañas y tú.