Puede que la comunidad de Navarra sea pequeña, pero no dejes que su tamaño te engañe: te esperan ciudades cosmopolitas, paisajes sobrecogedores, pintorescos pueblos y castillos sobre colinas. Maravíllate con el contraste entre los verdes valles de los Pirineos navarros y el paraje semidesértico de las Bardenas Reales. Sigue leyendo para inspirarte y encontrar tu casa rural perfecta en Pamplona, Tudela, Roncesvalles o Puente la Reina. ¡Deja que Navarra te sorprenda!

Casas rurales cerca de Pamplona

Si aún no conoces Pamplona, no te lo pienses más: sus animadas callejuelas, sus imponentes murallas y una gastronomía irresistible enamoran a todo el que pone un pie en ella. Empieza tu recorrido por la ciudad en la plaza Consistorial, famosa en todo el mundo por ser el escenario anual del chupinazo, comienzo de los legendarios Sanfermines. ¿Quieres explorar el casco antiguo de la ciudad? Olvídate del mapa: piérdete por sus sombreadas callejuelas y levanta la vista para admirar la típica arquitectura popular navarra. Coge fuerzas degustando sus famosos pintxos antes de dirigirte a las antiguas murallas de Pamplona, del siglo XVI, que se conservan casi intactas. Los bastiones y fuertes de sus 5 kilómetros de recorrido te transportarán a otra época y te permitirán disfrutar de unas vistas únicas de la ciudad. Si te alojas en una casa rural cerca de Pamplona, tendrás todo esto y mucho más al alcance de la mano para disfrutarlo a tu ritmo. ¡No te lo pierdas!

Reserva esta casa rural en Larráun, Navarra

Casas rurales cerca de Tudela

Tudela es la segunda ciudad más importante de Navarra y se encuentra en un lugar inmejorable para conocer varios de los rincones más fascinantes de esta comunidad. Sin duda, uno de ellos son las majestuosas Bardenas Reales. Este sobrecogedor paraje semidesértico te dejará sin aliento con sus sorprendentes formas, causadas por la erosión del agua y el viento. Descubre lugares que no pensabas que pudieran existir, como Castildetierra, la Bardena Blanca o el Barranco Grande. A menos de una hora en coche de Tudela se encuentra la localidad de Olite, hogar de uno de los castillos mejor conservados y más impresionantes del país. Atraviesa la muralla que aún rodea el casco histórico del pueblo y siéntete en una ciudad medieval paseando por sus estrechas calles flanqueadas por casas de piedra. Si quieres conocer esta fascinante zona a fondo, te recomendamos que alquiles una casa rural cerca de Tudela. ¡Explórala como prefieras!

Casas rurales cerca de Roncesvalles

El pequeño municipio de Roncesvalles, en el corazón de los Pirineos navarros, conserva su pasado mítico en sus impresionantes monumentos y en las tradiciones que aún perviven en sus calles empedradas. Hoy en día, Roncesvalles es el punto de partida de los peregrinos que quieren recorrer la ruta francesa del Camino de Santiago. No te pierdas el antiguo hospital para peregrinos, convertido ahora en la majestuosa Colegiata de Santa María de Roncesvalles, con su iglesia de estilo gótico. Déjate atrapar por sus leyendas, su historia, su espiritualidad y un entorno natural perfecto para los amantes del senderismo y la montaña. A solo 20 kilómetros encontrarás la fascinante Selva de Irati, un enorme conjunto de hayas y abetos único en el país. Explóralo en bicicleta o a pie para empaparte de la tranquilidad de este bosque casi virgen. Busca el embalse de Irabia para disfrutar de una vista espectacular bajo la niebla, con los brillantes tonos de la primavera o los colores cálidos del otoño. ¡Un paisaje de cuento!

Alquila este alojamiento rural en Erro

Casas rurales cerca de Puente la Reina

La villa medieval de Puente la Reina es un importante cruce de caminos: en ella se encuentran las dos rutas jacobeas que vienen de Francia, la de Roncesvalles y la de Somport. ¡Prepárate para ver peregrinos, báculos y conchas durante tu visita! Acércate a la estrecha calle Mayor, todo un monumento en sí misma: flanqueada por casas señoriales, alberga la famosa iglesia del Crucifijo, fundada por los templarios, y la iglesia de Santiago el Mayor, cuyo altísimo campanario guía a los peregrinos hasta la villa. No te pierdas las tallas artesanales de los pórticos ni el espectacular retablo del interior. Pero si en Puente la Reina hay un lugar impregnado de historias, leyendas y espiritualidad, ese es su puente románico sobre el tranquilo río Arga. Esta bellísima construcción, que dio nombre a la villa, te transportará a un tiempo pasado: solo debes sumergir la mirada en las aguas que lo reflejan como un espejo y dejar que su hechizo te atrape. ¡Y no olvides hacer una foto antes de irte!