Ideas para alquilar una casa rural en San Sebastián

¿A qué esperas para conocer San Sebastián? Esta romántica ciudad es famosa en todo el mundo por su arquitectura de gran belleza, pero también por su festival internacional de cine y sus hermosas playas. Pasea descalzo por la orilla de la icónica playa de la Concha y, después, recorre el paseo que discurre en paralelo disfrutando de las vistas a la bahía y la isla de Santa Clara. Busca en el horizonte el conjunto escultórico Peine del viento, que desafía a las bravas aguas del Cantábrico y se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. Y, por supuesto, explora la Parte Vieja y enamórate de sus tesoros... y de sus pintxos. Aquí tienes algunas ideas para alquilar una casa rural en la ciudad y sus alrededores. ¿Te vienes a San Sebastián?

Reserva esta casa rural en San Sebastián

Casas rurales en San Sebastián

Si eres un enamorado del mar, busca la casa rural de tus sueños en San Sebastián y descubre una de las bahías urbanas más hermosas de Europa. Esta señorial ciudad se abre al Cantábrico y lo abraza, rindiéndole homenaje con sus animadas playas y el distinguido paseo de la Concha. Admira sus espectaculares farolas y la famosa barandilla blanca, emblema de la ciudad. ¡Y no te pierdas el atardecer desde este extraordinario mirador! A los pies del majestuoso palacio de Miramar, de estilo inglés, disfruta de la tranquilidad de la elegante playa de Ondarreta. Relájate sobre la fina arena dorada o da un paseo por la orilla; si te animas a darte un chapuzón para refrescarte, puedes llegar a nado fácilmente hasta la intrigante isla Santa Clara. Por supuesto, San Sebastián es famosa por sus espectaculares olas: los amantes del surf tienen una cita en la playa de la Zurriola, en el barrio de Gros, junto al Palacio de Congresos y el Kursaal. Hasta aquí llegan cada día surfistas de todo el mundo en busca de la ola perfecta. Si prefieres admirar la destreza de los surfistas desde tierra firme, te recomendamos que reserves unas horas para explorar el barrio de Gros y degustar los mejores pintxos de la ciudad. Esta dinámica zona de San Sebastián, que se extiende entre el Kursaal y el monte Ulia, se asoma al Cantábrico y es el hogar de jóvenes aficionados a los deportes acuáticos... y a la vida nocturna. No puedes perderte la Parte Vieja, el barrio más bullicioso y visitado de la ciudad. Recorre las animadas calles Pescadería o 31 de agosto y busca un hueco en alguna de sus populares barras de pinchos, muy frecuentadas por visitantes y vecinos. ¿Quieres conocer la cara más divertida de San Sebastián? Sube al monte Igueldo en el pintoresco funicular de principios del siglo pasado y no te pierdas la mejor perspectiva de la ciudad desde el mirador de su cima. Si quieres sentirte como un auténtico donostiarra y disfrutar de la ciudad a tu ritmo, alquila una casa rural con vistas a la bahía para desayunar ante un paisaje de postal. ¡Inolvidable!

Alquila esta casa rural en San Sebastián

Casas rurales cerca de San Sebastián

¿Quieres dormir muy cerca de San Sebastián disfrutando de la tranquilidad de la naturaleza? Te recomendamos que te alojes en una casa rural cerca de la ciudad; así, podrás dormir en un entorno con mucho encanto y llegar en solo unos minutos a cualquier lugar. A 10 kilómetros de San Sebastián, encontramos el pueblecito de Usurbil, meca de la sidra vasca. Si te alojas en una casa rural de esta zona, tendrás muy cerca algunas de las mejores sidrerías del País Vasco y desayunarás cada día con vistas a las brumosas montañas que rodean la villa. Al este de San Sebastián, encontramos el parque natural Aiako Harria. En uno de sus portales de acceso puedes visitar el interesante yacimiento minero de Arditurri: desciende a las profundidades de la tierra y asómbrate con el paisaje de la superficie. La localidad de Oiartzun ocupa parte del parque Aiako Harria; el pueblo, atravesado por ríos y rodeado de verdes montañas donde pastan ovejas, tiene un interesante casco histórico. Después de un día recorriendo San Sebastián, puedes regresar al sosegado Oiartzun, pasear por sus callejuelas repletas de historia y despedir la tarde brindando en uno de sus fabulosos restaurantes tradicionales. ¡Un día redondo!