Nuestro plan para un gran día: despertarte en tu casa rural y desayunar tranquilamente, salir a pasear a orillas del río Miño y descubrir sus múltiples puentes, pasar la tarde en sus baños termales de aguas medicinales y terminar el día de vinos y tapeo por las coquetas callejuelas del casco histórico. Ourense te mimará durante tus vacaciones, y tú te sorprenderás con todo lo que tiene por ofrecerte. ¿Te lo vas a perder?

La ciudad de los puentes

En esta ciudad partida por el río Miño, los puentes que cruzan sus aguas tienen un papel fundamental en la historia de Ourense. De épocas y estilos totalmente diferentes, estas joyas arquitectónicas te llevarán de paseo a orillas del río para que disfrutes de un día tranquilo en familia o en pareja en un precioso entorno natural. No te pierdas el puente Viejo, el más antiguo de todos y que data de la época romana; el puente del Milenio, que sorprende por su estilo contemporáneo y su contraste con los demás puentes; o el encantador puente de Loña, de orígenes medievales y todavía transitable. ¡Una de las mejores formas de adentrarse en la historia de Ourense!

La ciudad histórica

El casco antiguo de Ourense es uno de los más mágicos y bellos de España, un auténtico laberinto de piedra donde descubrirás de primera mano la historia de este lugar y sus ancestrales tradiciones. Perdiéndote por sus estrechas callejuelas y sus plazas empedradas aterrizarás en algunos de los rincones con más encanto de Ourense, como la plaza Mayor y sus terrazas, la plaza del Trigo y su fuente, la imponente catedral de San Martiño, construida en el siglo XIII, o el palacio Episcopal y su fachada barroca. Y, finalmente, te encantará concluir esta visita degustando unas deliciosas tapas y acompañándolas de una buena copa de vino mientras te relajas en cualquiera de sus bares y terrazas y observas la vida ourensana. El corazón de esta ciudad gallega te robará el tuyo.

Reserva esta casa rural en Ourense

La ciudad de las aguas termales

No te olvides de llevarte el bañador, porque en Ourense descubrirás un paraíso de aguas termales mineromedicinales que será la guinda del pastel de tus vacaciones. Tanto en invierno como en verano, de día o de noche, disfruta de las históricas termas romanas de As Burgas, en pleno casco antiguo, o recorre la ruta del Miño termal y sus instalaciones situadas a lo largo de cinco kilómetros de senda peatonal, como la de A Chavasqueira o las de Outariz y Burgas de Canedo. Igual que los romanos que hace siglos habitaban estas tierras, sentirás los beneficios de estas aguas subterráneas, a la vez que te olvidas de las prisas, del trabajo y de la rutina.

La ciudad del pulpo

Aunque Ourense no se encuentra en la costa, te sorprenderá la cantidad de platos que saborearás con ese producto del mar, y por supuesto, por la gran calidad de la materia prima. No puedes perderte su famoso y tradicional pulpo, la estrella de todas las celebraciones y de la feria que se celebra los días 7 y 17 de cada mes. Si eres un amante de la carne, te alegrará saber que también que las carnes de cerdo y vacuno protagonizan también muchos de los platos de la cocina tradicional ourensana, acompañadas de verduras de la huerta y regadas con unos de los mejores vinos tintos del país. Todavía mejor: te sugerimos "ir de vinos", como dicen por aquí, por las tabernas y restaurantes del centro histórico de Ourense, una manera divertida y sabrosa de visitar la ciudad sin perder bocado.

Reserva esta casa rural en Ourense