Una casa rural en Huesca, un entorno natural y rural único

¿Te fascinan el mundo rural y las zonas de montaña? Pocas provincias de España pueden presumir de contar con tres parques naturales y un parque nacional entre sus fronteras y, además, tener unas vistas imponentes de los Pirineos al norte. ¿Te imaginas la cantidad de rutas y actividades que se pueden hacer alquilando una casa rural en Huesca? Sin embargo, aquí no todo es naturaleza: además de una preciosa capital, esta provincia tiene un montón de pueblos que te encantarán, como Torla, Alquézar, Biescas o Formigal. La lista es larga y apasionante, ¡así que no te pierdas este artículo!

Disfruta del alquiler de una casa rural en Huesca capital

Reserva esta casa rural en Albella

¿Te gustan las ciudades con una gran riqueza histórica y patrimonial? Una casa rural en Huesca hará las delicias de todo viajero que busque turismo cultural, pues cuenta con multitud de atractivos de enorme valor histórico, como su catedral, un enorme templo con estilos gótico y renacentista, la plaza de la Universidad, con su elegante estilo clásico, o la colorida plaza de Luis López Allué, con sus altos arcos. Por otra parte, si lo que te gustan son los museos, disfrutarás de lo lindo visitando el museo arqueológico provincial, situado en el palacio de los Reyes de Aragón, o el museo diocesano, ubicado dentro de la catedral.

Alquila una casa rural en Huesca y disfruta de sus pueblos

La extensa y variada provincia de Huesca contiene multitud de pueblecitos, todos ellos muy diferentes, que te enamorarán y te animarán a perderte por sus calles y plazas con un gran valor patrimonial. Panticosa, Formigal, Biescas y un largo etcétera: la oferta es tan variada que tendrás que venir más veces a esta provincia para conocerlos todos; aunque, por otra parte, después de la primera visita, es algo que desearás hacer. Por si su encanto fuera poco, muchos de ellos están rodeados de entornos naturales únicos en los que podrás hacer rutas de senderismo o esquiar en las mejores pistas del país si decides alquilar una casa rural en Huesca.

Alquila una casa rural en Torla, a un paso de los Pirineos

Reserva esta casa rural en Torla

En el norte de la provincia se encuentra Torla-Ordesa, un municipio que parece sacado de un cuento por su fantástica ubicación junto al río Ara y sus verdes montañas. Este pueblo es la puerta de acceso al parque nacional de Ordesa y Monte Perdido y, de hecho, desde su preciosa iglesia se pueden ver cinco picos de más de 2000 metros de altura. ¿Te gustan el rafting, el barranquismo o el senderismo? Alquilar una casa rural en Torla te brindará la oportunidad de hacer todo esto y mucho más. ¡Son las ventajas de ser un pueblo pirenaico! Con respecto a su patrimonio, todo sigue el tipo de arquitectura altoaragonesa, con casas típicas de montaña que enamoran a primera vista.

Una casa rural en Alquézar, un pueblo de una belleza única

A pocos kilómetros de la capital se encuentra uno de los pueblos más alucinantes de Aragón: Alquézar. Se trata de una villa medieval situada a orillas del río Vero que cuenta con un imponente castillo del siglo IX que te dejará sin palabras. Sus calles medievales te transportarán directamente a la Edad Media, y aún se conserva una de las puertas de acceso a un pueblo 100 % defensivo. Alquilar una casa rural en Alquézar ofrece, además, una larga lista de actividades naturales que se pueden hacer en sus alrededores, como barranquismo, escalada o espeleología, todo un imán para aquellas personas a las que les guste mezclar cultura y aventura. ¿Te lo vas a perder?

Una casa rural en Biescas: una buena dosis de montaña

Alquila esta casa rural en Biescas

¿Te apasionan los pueblos pirenaicos? Alquilando una casa rural en Biescas te sumergirás de lleno en el espíritu montañés del Pirineo, una zona donde el tiempo parece haberse detenido y el estrés desaparece como por arte de magia. Entre sus atractivos patrimoniales están las iglesias de El Salvador y San Pedro, o la bonita ermita de Santa Elena. Pero, para llenar tus pulmones de aire puro, te recomendamos que des un paseo por sus preciosos alrededores, donde también tendrás la opción de hacer actividades deportivas y acuáticas, incluidos el esquí y el parapente. Está claro que la provincia de Huesca tiene un sinfín de atractivos que ofrecer, así que prepárate para una experiencia que jamás olvidarás. Ya nadie más podrá decirte que en las zonas rurales de interior hay poco que hacer.