Casas rurales en Aragón: un regalo natural y cultural

¿No te gusta renunciar a nada en tus viajes? Pues si alquilas una de nuestras casas rurales en Aragón tendrás la posibilidad de conocer infinidad de paisajes radicalmente distintos entre sí, desde zonas prácticamente desérticas hasta frondosos bosques y zonas de montaña. Además, sus capitales de provincia aportarán a tu escapada natural el plus de ocio y cultura perfecto. Zaragoza, Huesca y Teruel te ofrecerán entretenimiento casi ilimitado, pero también los infinitos pueblos con encanto de Aragón te garantizarán unas maravillosas vacaciones. Y, si te gusta la montaña, te gustará saber que los Pirineos sacarán tu mejor sonrisa. ¿Todo listo para conocer una comunidad apasionante?

Casas rurales en Aragón para descubrir las capitales

Reserva esta casa rural en Salas Bajas

¿No te gusta mucho alejarte demasiado de las ciudades? ¡No te preocupes! Elige una casa rural en Aragón cercana a una de sus tres capitales de provincia y planifica un viaje que combine el encanto de lo rural con la vitalidad de las ciudades. Así podrás empaparte del espectacular patrimonio de esta comunidad, donde podrás visitar Zaragoza con su basílica de Nuestra Señora del Pilar y el palacio de la Aljafería, la encantadora ciudad de Huesca con su muralla y su casco histórico, y Teruel con sus impresionantes torres mudéjares, como la de El Salvador.

Pueblos alucinantes que ver desde tu casa rural en Aragón

Como puedes imaginar, los pueblos dignos de visitar que tiene una comunidad con la superficie de Aragón son infinitos. Una casa rural en Aragón te permitirá descubrir los encantos de Aínsa, con un casco histórico para enmarcar que ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico, o de Alquézar, un pueblo encaramado a una colina que parece sacado de una película medieval. Por otro lado, si te decides por una casa rural en Matarraña, una de las joyas de Teruel, conocerás pueblos que parecen pertenecer a la Edad Media, como Valderrobres o Calaceite. Está claro que este viaje hay que hacerlo alguna vez en la vida. ¿El único problema? Querrás repetir año tras año.

Reserva esta casa rural en Sallent de Gállego

Alquila tu casa rural en Aragón y acércate a Albarracín

Considerado por muchos el pueblo más bonito de España, Albarracín es un lugar que deja huella. Si alquilas tu casa rural en Aragón cerca de Albarracín, podrás explorar este pueblo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que los aragoneses cuidan como un tesoro. Desde su impresionante castillo, totalmente amurallado, se puede observar todo el pueblo con la torre del Andador del siglo X como protagonista. Pero sus encantos no acaban ahí, ya que en este municipio también encontrarás la iglesia de Santa María, la catedral y el museo diocesano, ubicado en el interior del palacio episcopal. Sin duda, un destino perfecto para empaparte de historia.

Alquilar una casa rural en Calatayud: un lujo cultural

A solo unos pocos kilómetros de Zaragoza, Calatayud esconde un enorme patrimonio de un valor histórico incalculable. Si eres de los que disfrutan recorriendo un casco histórico de primera, alquilar una casa rural en Calatayud te llevará a descubrir maravillas como el yacimiento arqueológico de Bílbilis, una antigua ciudad romana cuyos restos nos permiten hacernos una idea del poder de esta zona en la época clásica. También están la alcazaba árabe, la preciosa colegiata de Santa María la Mayor, construida sobre una antigua mezquita en el año 1120, o la famosa iglesia de San Andrés, con su torre mudéjar de planta octogonal. ¿Te apuntas a una visita al pasado?

Reserva esta casa rural en Hoz de Jaca

Una casa rural en Broto, un lugar para perderse

Si lo que estás buscando es un pueblo de montaña precioso en el que deshacerte del estrés de tu día a día, alquilar una casa rural en Broto será una apuesta segura. Situado en pleno Pirineo aragonés y rodeado de unas espectaculares vistas de montaña, dar un paseo por Broto te regalará una sensación de paz y tranquilidad sin igual. En el corazón del pueblo se encuentra la iglesia de San Pedro Apóstol, del siglo XVI y con un tamaño inusualmente grande para un pueblo de estas dimensiones, ya que cuenta con una torre defensiva. Tampoco olvides acercarte a los jardines de la orilla del río o a la cascada de Sorrosal si quieres contemplar todo un espectáculo natural. Aragón se merece más de una visita para descubrirlo a fondo, eso seguro que ya lo tienes claro. Ahora solo te quedar elegir tu alojamiento ideal buscando entre nuestras casas rurales en Aragón baratas o de lujo y quitarte la espinita de no conocer esta maravillosa comunidad a la que desearás regresar.