Todo el entorno natural de Jerte desde una casa rural

El norte de Extremadura es una de las zonas con más encanto de nuestro país, y alquilar una casa rural en Jerte puede ser la mejor forma de conocer a fondo todo lo que esta zona tiene que ofrecer. ¿Te gusta disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor? Pues no te pierdas el espectáculo para la vista de la floración de los cerezos, que llenan de blanco los campos de la zona. En este artículo te damos algunas ideas para que aproveches al máximo tu escapada rural. ¡Saca papel y bolígrafo, y empieza a apuntar!

Casas rurales en Jerte: un capricho al alcance de la mano

Si te gusta la tranquilidad, alquilar una casa rural en el bello pueblo extremeño de Jerte puede ser una manera increíble de conectar con esta tierra llena de encantos y cultura. Se trata de uno de los pueblos más atractivos de la zona gracias a sus calles llenas de historia, entre las que encontrarás rincones de gran valor patrimonial como la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, un templo de origen defensivo restaurado en el siglo XVIII. Para ver monumentos naturales, te recomendamos que te acerques a Los Pilones, unas piscinas formadas por la erosión del agua donde podrás darte un buen baño mientras disfrutas de sus caprichosos relieves.

Pueblos cercanos a tu casa rural en Jerte

Reserva esta casa rural en Hervás

Cuando viajas, ¿te gusta recorrer la zona en busca de pueblos maravillosos? El municipio de Jerte está situado en una zona con multitud de atractivos, rodeado de pueblos con muchísima historia y con toda una reserva natural a las puertas del pueblo. Sin duda, si alquilas una casa rural en Jerte te resultará muy sencillo hacer turismo por los alrededores. A pocos kilómetros de tu alojamiento encontrarás verdaderas joyas, como Hervás, Zarza de Granadilla o Cabezuela del Valle, entre otros muchos pueblos. Si hay algo que puedes tener claro es que no te aburrirás recorriendo una de las zonas más bonitas de Extremadura.

Hervás: una visita obligatoria cerca de Jerte

Reserva esta casa rural en Hervás

¿Eres experto en buscar lugares únicos durante tus viajes? Entonces no te puedes perder una visita a Hervás, un encantador municipio situado a pocos kilómetros de Jerte. Dos de sus principales atractivos son la iglesia de Santa María de Aguas Vivas, construida sobre un antiguo castillo y situada en una ubicación con vistas privilegiadas, y el puente de la Fuente Chiquita, toda una reliquia romana. Pero sin duda la estrella de esta localidad es su maravillosa judería llena de callejuelas estrechas, vestigio del pueblo hebreo que vivió en esta zona y cuyo origen se remonta al siglo XIII.

Tu casa rural en el Jerte: entorno natural y gastronomía

Aparte de por su impresionante entorno natural, si por algo es conocida esta zona de España es por su famosa cereza picota. Alquilando una casa rural en Jerte tendrás la oportunidad de moverte por la zona e ir descubriendo sus encantos naturales. Desde el famosísimo valle del Jerte hasta la reserva natural Garganta de los Infiernos, te aseguramos que esta zona dejará huella en tu memoria y querrás volver en cuanto tengas ocasión.

Deliciosos sabores desde tu casa rural en el Jerte

Reserva esta casa rural en Casas del Castañar

¿Quién no ha visto alguna vez el espectáculo de los cerezos en flor, aunque sea por televisión? El centro de toda esa maravilla natural está en el valle del Jerte, un lugar que reúne las condiciones para que todos los años se produzca un evento natural mágico e impresionante que tiñe el valle de blanco. Además, si tu escapada a una casa rural en Jerte es durante los meses de verano, tendrás ocasión de disfrutar de la Cerecera, un festival en el que podrás, entre otras cosas, degustar deliciosos platos elaborados con la cereza picota de la zona.

Garganta de los Infiernos: turismo activo en Jerte

Si te gustan las actividades en la naturaleza, la reserva natural Garganta de los Infiernos debe estar en tu lista de imprescindibles. Desde tu casa rural en el Jerte tendrás acceso a un sinfín de rutas de senderismo, rutas en bicicleta de montaña e incluso recorridos en vehículo todoterreno. ¿Buscas emociones más fuertes? Atrévete con el barranquismo, o haz una travesía en kayak o en piragua. Ah, y no te olvides de meter los prismáticos en la maleta, porque puede que tengas la suerte de ver un águila real o un buitre leonado. Declarado bien de interés cultural desde el año 1973, este valle será un acierto seguro que hará que tu escapada sea inolvidable. ¿Te lo vas a perder?